Carlos Lannizzotto, presidente de Coninagro, dice que “no sirve de nada un dólar a 24 o 25 pesos si sigue acompañando de una alta inflación”. Planteó también su preocupación por la alta deuda que tienen las economías regionales.

Por Alejandro Spivak.

Posadas (domingo 13 de mayo). El presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro) Carlos Lannizzotto está convencido que no se pueden desregular las economías regionales y, en este sentido, apoyó la postura del sector yerbatero y del gobernador Hugo Passalacqua respecto a este tema.
Para el dirigente agrario de nada sirve un dólar a 24 o 25 pesos si sigue acompañando de una alta inflación. Planteó también su preocupación por la alta deuda que tienen las economías regionales.
“Como Coninagro seguimos las posiciones que cada asociación mantiene. Siempre manifestamos que el mercado sólo, sin ninguna regulación -es decir de oferta y demanda- se transforma en sanguinario tanto para el bolsillo del productor como del consumidor. Si no hay un acompañamiento del Estado que le dé transparencia al mercado y posibilidades a todos y no que haya excluido -es decir que sea para pocos- se produce una falacia”, indicó.

-Entonces, ¿la regulación debería ser para todas las economías regionales del país?
-El grado de regulación depende de cada una de las economías regionales. Pongo como ejemplo el tema yerbatero. Nosotros apoyamos totalmente la posición que tienen las entidades yerbateras misioneras de tener un precio sostén. Y, así lo traducimos a las demás enconías provinciales.

-¿Qué análisis hace Coninago del funcionamiento del Instituto Nacional de la Yerba Mate?
-La vemos con un protagonismo esencial en un ámbito de diálogo e institucionalidad que une a todo el sector yerbatero. Estamos convencidos que debemos ejecutar el convenio firmado el año pasado entre la carne, el vino y la yerba porque estamos convencido que beneficiará a las tres economías regionales.

-Sería muy engorroso para usted analizar brevemente cada una de las enconías regionales. En líneas generales. ¿Cuál es la situación de las economías regionales?
-La están pasando muy mal. Sólo hay algunas buenas notas en el maní, ganadería, cereales. Las demás economías, insisto, la están pasando mal por un problema de logística; impositivo; energético y las cargas sociales, entre otros puntos. Si las economías regionales no tienen salida al exterior no hay posibilidades de que puedan expandirse porque el mercado interno es muy chico; hoy está en secesión y ni que hablar de la corrida cambiaria de la semana pasada.

-El dólar por encima de los 24 o 25 pesos. ¿facilita la exportación?
-No facilita si las otras variables se quedaran quietas. Si tenemos un dólar por encima de los 24 o 25pesos, pero con tasas al 40 por ciento anual, con un reacomodamiento tarifario, un incremento de la logística y la reapertura de las paritarias porque las metas inflacionarias ya sabemos que no se van a cumplir. El dólar a ese precio no nos dice nada. Desde Coninagro defendemos un dólar alto para poder exportar, pero con estabilidad. Lamentablemente la corrida bancaria produjo desconfianza. Si esta pregunta me la hacía 20 días atrás con las perspectivas de una meta inflacionaria del 15 por ciento, le hubiera contestado que nos servía. Hoy, el dólar entre 24 y 25 pesos con una meta inflacionaria por encima del 20 por ciento y con una estructura de costos que tiende a subir y que se trasladara a los precios por ciento, no nos sirve.

-Si un inversor tuviera una vivienda valuada en 3,5 millones de pesos y la pone en alquiler obtendría una renta de unos 15.000 pesos mensuales brutos; en cambio si ese dinero lo pone en el mercado financiero y compra Lebac la ganancia se ubica en torno a los 150 mil pesos anuales, sin los problemas que ocasiona tener un inmueble rentado porque no sufriría el desgaste lógico del mismo. Lo mismo sucede con un productor. Si tiene el dinero para qué va a cosechar si le rinde más ponerlo en Lebac…
-Su razonamiento es muy ilustrativo y lógico. Ante las situaciones que estamos viviendo, si cosechamos estaremos peor que antes de cosechar. El endeudamiento que tienen las economías regionales es altísimo. A eso se le suma el contexto y el marco inflacionario en el que está inmersa la Argentina.

-El presidente Macri pide propuestas ante las críticas que recibe. ¿Coninagro tiene prepuestas concretas para elevarle al presidente para salir de esta dura situación que viven la mayoría de las economías regionales?
-Si. Coninagro sabe qué se debe hacer. Estamos consensuando una ley de economías regionales que plantee políticas diferenciadas para grupos de regiones que tienen situaciones similares y que están vinculadas al tema logístico, financiero e impositivo para que el Gobierno nacional pueda acompañarnos a un ciclo productivo, positivo y asociativo de inversión para que la viabilidad del pequeño y mediano productor, las Pymes y las cooperativas, sean viables en el país.

-Si hoy estuviera frente a frente con el presidente Macri. ¿Qué le diría?
-Le diría que no se puede aplicar una sola receta para solucionar un problema. Por ejemplo, elevar las tasas de interés para solucionar el problema inflacionario. Como no soy economista, no califico si está bien o mal la elevación de las tasas de interés, por ejemplo. Lo que sí puedo decir es que la vitivinicultura, el citrus, la yerba o la lechería -para dar cuatro ejemplos- tienen un mercado internacional que reclaman nuestros productos; por eso hoy hay que buscar varias medidas que, si bien esa coyuntura no están en sintonía con las políticas económicas macro del Gobierno nacional, aunque tenga un impacto fiscal, señor Presidente no tenga miedo porque con las exportaciones vamos a recuperar más divisas y a la vez podremos dar empleo.

Anuncios