“Nuestro accionar en la Cámara de Diputados siempre es en prioridad y privilegiando los intereses de los misioneros”, sostuvo Jorge Franco para encuadrar el sentido del voto, no sólo en el tema tarifas sino en cada proyecto de ley. “Los que tienen responsabilidad de gobernar tienen que dar respuestas a las demandas de la sociedad, que son concretas”, agregó para diferenciarse de los abordajes ideologizados. “Hoy Macri necesita de la política”, afirmó

Posadas (Domingo, 13 de mayo) Ya no constituye una novedad la forma en que votan y se alinean los dirigentes renovadores en las dos Cámaras del Congreso de la Nación.
Esta semana, los cinco diputados nacionales que integran el bloque de la Concordia de Misiones dieron quórum para la sesión que trató la ley que retrotrae el precios de las tarifas de los servicios públicos a noviembre del año pasado pero no votaron a favor sino que dejaron sus bancas en un gesto ostensible y coherente con la palabra empeñada por la conducción política de la Renovación y el Gobierno de Misiones.
Jorge Franco, que preside el bloque y no había firmado el dictamen en comisión, fue claro al subrayar en una charla con nuestros periodistas, que “nuestro accionar en la Cámara de Diputados se va entender siempre si sepresta atención a que damos prioridad y privilegiamos los intereses de los misioneros”.
Es un dato político central, que se está entendiendo y haciendo consciente en la gente que, al principio lo cuestionaba y criticaba duramente la predisposición al diálogo institucional desde el mutuo respeto que se resumióo en la fórmula; “gobernabilidad con gobernabilidad se paga”. Hoy la mayoría de los misioneros asume el nuevo tiempo  y reconoce el esfuerzo de los legisladores.
El tema fue abordado en una charla que mantuvimos en el despacho del diputado Franco aquí en Posadas. Con más de dos años que lleva ejerciendo la representación de Misiones en el Congreso puede dar testimonio de momentos claves de la historia reciente y hacer un cuadro de situación.
Se es consciente que estas horas, la mayoría de los argentinos está pensando en si es bueno o malo recurrir al FMI y en cuál será el costo político del Presidente si veta la ley que limita el tarifazo. Son preocupaciones que no pueden eludir un debate de fondo pero que lamentablemente siempre queda oscurecido por la demagogia política, tanto de las oposiciones como del oficialismo. Es cierto que son debates que definen el mediano plazo, pero Franco observa que la política no tiene los tiempos de la academia. “Los que tienen responsabilidad de gobernar tienen que dar respuestas a las demandas de la sociedad, que son concretas”. Y esa responsabilidad asumida por todos los legisladores nacionales de la Renovación, es lo que marca una diferencia sustancial en los abordajes de cada tema. Y a pesar de las diferencias son también respetadas por las oposiciones más intransigentes. Como muestra, vale trasgredir el off-de record para revelar la existencia de un amable intercambio de mensajes en wathassp con Kicillof o Randazzo.
“Cuando en diciembre discutíamos las reformas que había anunciado Macri, más allá de la médula de los temas, nosotros discutíamos si se pagaban aquí los sueldos en enero”, explicó Franco cuando en la charla se le preguntó por el tema. “Y con qué cara veníamos en ese momento a Misiones si no apoyábamos con gobernabilidad al presidente Macri como lo hicimos ahora”, agregó.
Y continuó: “La política oponerse por la oposición misma sin ninguna duda que no sirve y por consiguiente no construye. Aprendimos que debemos respetar la gobernabilidad porque exigimos gobernabilidad y ésta se da a veces en términos económicos y a veces en términos políticos. Hoy el tiempo es político y, el que está necesitando gobernabilidad es el presidente Macri
Desde esa lógica consideró que el gobierno de Misiones y Misiones como provincia, quedaron muy bien posicionados desde el punto de vista político. En ese sentido valoró la convocatoria a Hugo Passalacqua formulada por el Presidente y destacó que el llamado al diálogo a los gobernadores para hablar de las problemáticas económicas y de las nuevas relaciones económicas internacionales que deberá asumir el país, refuerza la política como herramienta.

El diálogo como construcción política

Subrayó la existencia del diálogo que, sostuvo, no fue algo natural sino una construcción política. Al respecto no dejó de valorar que ese buen diálogo entre el Presidente el Gobernador se reflejó en la invitación a Olivos. “Passalacqua dialogó casi en privado con Macri sobre los temas que les interesan a todos los argentinos”.
Al referirse a la participación del bloque misionerista en el espacio más amplio llamado Federal, reveló que “hoy somos los que más diputados aportamos al bloque Federal, somos cinco”. Si bien rescató el espacio como expresión de las provincias, sostuvo que más allá de la cuestión numérica reiteró que el Bloque de misioneros trabaja disciplinadamente referenciados a la premisa de que “primero está Misiones por eso a veces también votamos en disidencia con el Bloque Federal, porque privilegiamos la agenda provincial por encima de la nacional”.

Macri necesita de la política

Franco no eludió ningún tema. No negó que el presidente Macri está siendo afectado por una merma en su popularidad, pero lejos de asumir una actitud oportunista, lo que remarca el diputado es que “en estos momentos es cuánto más necesita del apoyo de la política”. Es la circunstancia, en la que también valora el gesto de la Renovación misionera en el Congreso y particularmente el gesto del Gobernador de respaldar a Macri, con gestos como la Foto en Olivos y hechos concretos como no respaldar la ley sobre las tarifas. Insistió con la prédica que se le escuchó en Diputados desde hace dos años: “defender la política como alternativa válida a la hora de discutir los grandes temas nacionales”. Defender la política es defender el diálogo y los consensos respetando el funcionamiento de las instituciones y los mandatos que tienen delegados por el pueblo tanto el gobierno nacional como los provinciales.

Nada de helicóptero

En ese sentido desacreditó las movidas especulativas que llevaron a un canal de TV a partir la pantalla informando de un lado sobre la corrida cambiaria y del otro reiterando el arribo de un helicóptero a la Casa Rosada como mensaje subliminal. Nada que ver –dijo Franco- “en la semana que terminó no temí un helicóptero sobrevolando la Casa Rosada. El momento más tenso se vivió hacia fines de diciembre, aunque no se deben pensar en el helicóptero al que usted se refiere. En este momento el presidente apeló a la política y eso lo ayudó”
Reveló que estaba junto al diputado Ricardo Welbach en la Casa Rosada en el momento en que se empezaba a discutir la situación por la corrida cambiaria cuando presenciaron como el ministro del Interior Rogelio Frigerio hablaba con los gobernadores abriendo el juego. “Justamente estábamos reunidos con él en su despacho por temas, poniendo con consideración que no estamos recibiendo en la Provincia todo lo que nos merecemos recibir. Precisamente estábamos acordando que se establecerán las mesas de diálogo correspondientes para resolver los temas que aún no se resolvieron, como por ejemplo los programas de salud que han sido desfinanciados”.
Ante la insistencia en preguntarle sobre la estabilidad del Gobierno, Franco descartó teorías conspirativas pero se aventuró a decir: “creo que se aprendió la lección de recostarse en la política cuando hay crisis de este tipo que en definitiva no son solamente son crisis financieras sino también políticas. Pero también desde la oposición aprendimos que la política de oponerse por la oposición misma sin ninguna duda no sirve y por consiguiente no construye”.

Votar a favor de Misiones

Es el contexto en el que explica con la lógica de la dirigencia que tiene responsabilidades de gobierno: “cuando discutimos le tema tarifas ya sabíamos que iba a salir y ya sabíamos que el Presidente la va a vetar. Por eso en el bloque del Frente Renovador de las Concordia Social dijimos: privilegiemos los temas de la provincia. Eso nos llevó a nosotros a tomar la posición de acompañar para que la oposición tenga el quórum necesario y pueda dar el debate, pero decidimos retirarnos porque nos pareció que era la conducta más digna que pedir una abstención. Sabíamos que el tema tarifas el Presidente lo iba a vetar así que nuestra presencia no cambiaba en nada el escenario político más allá de los gestos políticos. El gesto político lo dimos estando presentes y dando le quórum; mostrando que estamos de acuerdo que las tarifas están mal y hay que ponerles un orden pero que también veíamos que cualquiera sea el destino de la votación el hecho final era el veto presidencial”.

Anuncios