La Cámara de Representantes sancionó con fuerza de ley el programa de detección temprana y protección integral del TEA, con la premisa principal sostener un abordaje integral e interdisciplinario. El diputado Alarcón como miembro informante destacó que en Misiones funciona la primera escuela para niños con el trastorno. Víctor Kreimer resaltó la dimensión política de la ley al ponerla en contraste con los ajustes y desfinanciamiento de programas nacionales

Posadas (Jueves, 17 de mayo) La Cámara de Representantes dio esta noche fuerza de ley al programa de diagnóstico precoz, tratamiento, inclusión social y protección integral de las personas con Trastornos del Espectro Autista, TEA.
“Los misioneros somos los primeros en tener una escuela TEA y un programa de tratamiento integral”, subrayó el diputado Oscar Alarcón al fundamentar una serie de proyectos que se articulan con otras leyes ya sancionadas por el Parlamento que apuntan a la integración de los niños.
El término Trastorno del Espectro Autista (TEA) hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan el neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. No se trata de un trastorno sino de múltiples trastornos complejos que afectan al desarrollo del sistema nervioso central y al funcionamiento cerebral, que acompañan a la persona a lo largo de toda su vida, aunque sus manifestaciones cambian en función de las distintas etapas del desarrollo.
Destacó Alarcón que “las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) tienen el pleno derecho a llevar una vida independiente y a ser parte de la toma de decisiones que afecten su futuro; a acceder a los apoyos, los servicios y las tecnologías para desarrollarse plenamente; al acceso a la educación, el trabajo, la cultura y el ocio; a no ser discriminados y a disfrutar de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales
La Ley toma como premisa principal la necesidad de un abordaje integral e interdisciplinario de los TEA, focalizando el interés en la investigación, docencia, pesquisa, detección temprana, diagnóstico y tratamiento, determinando a su vez las prestaciones necesarias, realizando estadísticas y estudios epidemiológicos, campañas de difusión y formación de los recursos humanos necesarios.
Establece a cargo de la autoridad de aplicación la coordinación de las acciones necesarias a los fines de la completa inclusión de las personas que presentan Trastornos del Espectro Autista (TEA) a los diferentes niveles educativos, laborales y sociales, de acuerdo a lo establecido por la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la Ley 27.044 con jerarquía constitucional. A la vez, obliga a todos los agentes de salud -obras sociales, empresas de medicina prepaga como todas las organizaciones de la seguridad social- a brindar las prestaciones necesarias para la pesquisa, la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento de los Trastornos del Espectro Autista (TEA).
La importancia de la detección e intervención temprana de los niños/as con alteración del desarrollo, que se enmarcan dentro de un cuadro de espectro autista, es fundamental para alertar un pronóstico positivo. Para que esto ocurra es fundamental que padres, profesionales médicos estén interiorizados sobre las señales que indique algunas alteraciones del desarrollo normal del niño/a. La identificación temprana específica, personalizada para el niño y su familia, permite una inmediata evaluación diagnóstica, el comienzo de un tratamiento especializado y, consecuentemente, una mejoría en el pronóstico de la mayoría de los niños con TEA.
A pesar de ser muy deseable y necesaria, en la actualidad la detección temprana resulta sumamente difícil y a muy pocos niños se les deriva a servicios especializados antes de los tres años. Las barreras que provocan este reconocimiento tardío del TEA, se encuentran en los canales de detección, tanto en el ámbito familiar, como sanitario.

El diputado Víctor Kreimer, autor de uno de los proyectos, hizo un breve repaso histórico del proceso que derivó en el tratamiento de la ley que, recordó, fue un reclamo de familiares.  Destacó asimismo el contexto político económico, determinado por los sjustes y recortes presupuestarios a programas de salud, lo que por contraste realza la dimensión social de la iniciativa

 

 

 

 

 

Foto: Raúl Echagüë

Anuncios