La huelga general de hoy se hizo sentir en Misiones. La multisectorial se concentró en la ruta 105 a la altura del cruce de San José para que no se confunda el mensaje: la medida de fuerza fue contra el modelo económico de la Alianza Cambiemos

Posadas (Lunes, 25 de junio) La huelga general convocada por la CGT, las CTA y movimientos sociales se hizo sentir hoy en toda la provincia. El dato central quizá no pase por el número de adhesiones que siempre se pone en disputa estadística sino por el mensaje. La multisectorial que como se recordará quedó conformada en la provincia a principio de mes con el aditamento 21F en referencia a las movilizaciones de febrero, decidió concentrarse en la ruta 105 a la altura del cruce de San José. El mensaje fue claro: que no se mal interprete el sentido de la medida de fuerza que es en contra del modelo económico y las políticas de distribución regresiva del ingreso que aplica la Alianza Cambiemos.
El sindicato de camioneros integra la Multisectorial 21F de “resistencia a las políticas neoliberales de Cambiemos” junto a la Federación de Trabajadores Agrarios y de la Actividad Primaria; y más de veinte organizaciones provinciales.
En la evaluación de la medida de fuerza por parte de la CGT Misiones “Andrés Guacurarí” se mencionó que cerca de las 10 de la mañana, el microcentro de Posadas tuvo escaso movimiento, los bancos funcionando con personal jerárquico, los servicios de salud, con guardias mínimas. “Alto acatamiento del empleado público y posterior movilización en la Plaza 9 de Julio”, de Posadas, agregó el resumen de la organización sindical.
Para la CGT misionera fue “una jornada con un altísimo acatamiento a la medida de fuerza en todo el país, en protesta por la medidas económicas que estas castigando duramente a la clase trabajadora y a sus familias; por eso como se expresó en la conferencia de Prensa, la Conducción de la CGT Nacional, exigimos que el Gobierno Nacional produzca drástico cambio de rumbo de la política económica y social”.
Los oradores del acto coincidieron en las consignas levantadas en el orden nacional. “El Gobierno tiene que corregir el programa económico, que ha llevado al desastre”, sostuvo Juan Carlos Schmidt, que dejó una reflexión que descubre la intención de un sector de la CGT a seguir dialogando. “El paro general expresa en realidad el fracaso del diálogo social, y el fracaso de la política”, subrayó Schmid para admitir que “la protesta mostró que el malestar ha desbordado el encuadramiento sindical”. En ese sentido Héctor Daer, el más dialoguista del triunvirato reveló que “le fuimos a plantear al Gobierno hasta el último momento que cuidaran el empleo. No hubo una respuesta porque hubo una decisión política de no cuidar a los trabajadores”.
El apoyo de la Unión Tranviaria Automotor fue clave para la masividad de la adhesión en Buenos Aires, aunque los líderes manifiestos de la medida son el bancario Sergio Palazzo y el camionero Hugo Moyano.
La jornada estuvo cruzada con interpretaciones que no hacen más que desalentar la posibilidad de la búsqueda de consensos. Es imposible dialogar con un Gobierno que se propone devaluar el salario en dólares y al mismo tiempo abre las importaciones a productos que destruyen empleo nacional.
Cerca del mediodía, el presidente Mauricio Macri estuvo en un acto oficial en Tandil, su ciudad natal, donde recorrió las instalaciones de un hospital de niños. Lejos del epicentro del paro nacional de la CGT que paralizaba la Capital Federal el primer mandatario dijo que “los paros no contribuyen a nada, no suman” y agregó que “lo que hay que hacer es seguir con lo que venimos haciendo, sentados en conjunto en una mesa”, anticipando un llamado del ministro Triaca a los sindicatos para volver a la mesa de negociaciones.
“No suman porque yo no creo que haya habido un Gobierno en décadas con tanta preocupación por el empleo, por el trabajador, por generar nuevas oportunidades, por fortalecer los empleos que tenemos y crear nuevos”, afirmó en una entrevista realizada en el multimedios El Eco de Tandil.
Esas declaraciones reforzadas por sus ministros Triaca, Frigerio y Peña, terminan abonando el enfrentamiento o la construcción política de las dos veredas. No tienen sustento ni sociológico ni político. Los mismos actores, apoyaban las huelgas que Moyano le hacía a Cristina. Recordamos una nota de La Nación, “Macri apoyó a Moyano en su reclamo y criticó a Cristina: “Tiene que reconocer que se ha equivocado”, sostiene el título. Luego informa que el jefe de Gobierno porteño consideró que la movilización del camionero es “un llamado de atención a la presidenta a quién tildó de “intolerante” y la criticó porque no escucha.

macri PARO apoyo a moyanoWEBEl archivo es implacable también con Carlos Tomada. El entonces ministro de Trabajo consideraba que era un paro contra el Gobierno hecho por la oposición. Frigerio que hoy se alarma por las pérdidas que genera un paro general en 2014 los alentaba. Y así. La misma obra con cambio de roles.

tomada PARO no tiene sentido web

rogelio frigerio sobre el paro del 20N facebook 2012

A esta guerra de declaraciones, hoy trasferida a la esfera virtual y manejada por trolls y repetidores de audiencias redundantes, se le suma ahora la interpretación de los gurúes. Durán Barba mide todo en función de los votos y afirma que con la huelga y las declaraciones de Moyano: “Con Cristina comían todos”, recuperó imagen. La huelga para la gente que está en campaña permanente sirve para abonar el miedo al pasado y el retorno de Ella. Se sigue apostando al adormecimiento de las conciencias. Y el asesor del Presidente lo dice públicamente.
Pero debajo de los posicionamientos y especulaciones partidarias está la esencia de lo que está en juego en el paro general.
Por un lado, al interior de las organizaciones, los dialoguistas de la CGT se jugaron en la convocatoria sus liderazgos y permanencia. Fueron presionados por las bases. Lo reconocen en sus declaraciones. El temor, no sólo de la burocracia sino del Gobierno es la radicalización del movimiento obrero organizado. Por lo pronto a la huelga se llegó con dos victorias de Bancarios y Camioneros que pudieron torcerle el brazo al 15% de techo en las negociaciones paritarias.
Juan Grabois, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular sostuvo que la adhesión generalizada al paro de hoy expresa la resistencia a “un mayor nivel de ajuste sobre la sociedad, la clase media y los pobres, Argentina es inviable y no tengo duda de que esta respuesta es parte de una rebelión del pueblo, se empieza a rebelar contra medidas que atentan contra su propia subsistencia”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Anuncios