Los trabajadores explicaron al Defensor del Pueblo de Posadas que desde el 31 de julio, unas 240 familias acampan ante la oficina de Desarrollo Social de Nación, en Posadas, donde hay unos 150 niños. “Esperamos que el organismo nacional nos atienda y escuchen nuestro reclamo”.

Posadas (martes 7 de agosto). Ante la incertidumbre que significa que la cosecha de yerma mate, este año termine antes de lo previsto, un grupo de tareferos que acampa desde hace varios días frente al Minsterio de Desarollo Social de la Nación, pidió al Defensor del Pueblo de Posadas, Alberto Penayo, que interceda ante las autoridades del Ministerio Desarrollo Social de la Nación.
El principal reclamo es por el subsidio de la Interzafra, aún no determinado, y la forma de acceder a este: que sean con tres recibos de sueldo y no con cinco, como está estipulado, porque al terminar antes el trabajo, muy pocos podrán contra con los cinco recibos y se quedarán afuera del subsidio.
En la oportunidad, explicaron a Penayo que desde el 31 de julio son unos “240 familias que estamos acampanado frente a la oficina en Posadas de Desarrollo Social de Nación, de los cuales unos 150 son niños, a la espera que desde el organismo nacional nos atiendan y escuchen nuestro reclamo”.
Entre los planteos de los tareferos, de los cuales se dejó constancia a través de un acta, se encuentran de que la Nación elevó los requisitos y de presentar tres recibos de sueldo ahora deben tener al menos cinco, situación que excluye a muchísimos trabajadores.
También fue elevado el tope de sueldos a 9.000 pesos, otro de los requisitos que los tareferos consideraron excluyentes para un gran porcentaje de los trabajadores rurales.
Entre los pedidos a la Nación, además de incrementar la ayuda económica durante los meses en los que no hay cosecha, los tareferos piden la implementación de la tarjeta alimentaria, módulos de alimentos, y cupos de salario social complementarios para las familias más desfavorecidas.
Finalmente, le comentaron a Penayo que se trata de “familias que estamos sufriendo mucho”, y pidieron la colocación de baños químicos, y la posibilidad de que les acerquen ropa de abrigo y calzado, así como colchones, frazadas y artículos de higiene personal.
Por su parte, el ombudsman posadeño se puso a disposición para colaborar en lo que sea posible, así como también desde la Defensoría fortalecer las gestiones que ya se encuentra llevando adelante el Gobierno provincial por esta problemática ante la Nación.

Fotografía: Penayo con los tareferos (Foto LaVoz del Pueblo).

Anuncios