El debate por el aborto tuvo un efecto inesperado al interior de la Alianza Cambiemos en Misiones. Schiavoni, renegado por los pastores evangélicos por su voto a favor, podría ser desplazado de la candidatura por Pastori que votó en contra.

Posadas (Miércoles, 15 de agosto) Luis Pastori podría desplazar a Humberto Schiavoni como candidato a gobernador de Cambiemos en las elecciones del año que viene, de acuerdo con información que circula en ámbitos reservados. La movida, por ahora silenciada, se inició ni bien se conoció la firme determinación de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de no apoyar en las elecciones 2019 a ningún candidato que haya votado por la ley de interrupción voluntaria del embarazo. De dónde, el debate por el aborto le abrió una oportunidad a Pastori. Hay que recordar que el ucerreísta en Diputados votó en contra y después se prestó a la campaña anti mostrándose en un homenaje que le hizo la filial local de la Universidad Católica de Santa Fe. Como se sabe, Schiavoni votó a favor en el Senado. Quedó preso de su apresuramiento. Le pasó lo mismo que a Pichetto y otros que entendieron que la marea verde era imparable. Por eso inmediatamente después de la histórica jornada en Diputados, cuando la multitud en la calle presionó y logró que varios legisladores cambiaran el sentido de su voto, el misionero se subió a la ola con epicentro en Buenos Aires y fue uno de los que posó en la famosa foto de los verdes de Cambiemos que hizo trinar a la vicepresidenta Michetti que después respondió con una contrafoto. El rechazo generalizado de las provincias y las marchas de los celestes, que en Misiones fueron lo suficientemente numerosas para computarse como un dato político sustancial, generó asimismo un clima que los viejos caciques de la UCR no están dispuestos a desaprovechar.
Saben, más por viejos que por diablos, que la advertencia formulada por el presidente de la Alianza Cristina de Iglesias Evangélicas es categórica. Ámbito Financiero, el jueves 9 publicó una nota en la que revela que los pastores estuvieron con Macri seis días antes del pronunciamiento del Senado. Sostiene el diario que le dijeron: “el año próximo será un año electoral y como habitualmente sucede, cientos de políticos se acercarán a las congregaciones a lo largo de toda la Nación, desde pequeños pueblos a grandes ciudades, para obtener el apoyo y los votos de los miembros de las Iglesias. Sin embargo, las Iglesias de todas la Argentina han decidido en unidad, como cristianos comprometidos con el derecho a la vida, mantener una postura enfática frente a todos aquellos este mismo sentido, las Iglesias Evangélicas de la Argentina no apoyarán a ningún candidato que promueva, adhiera o legalice el aborto en el país”.
En la UCR se especula con el duro conservadurismo de la cúpula de la Alianza. Se afirma que a pesar del enojo con Macri por habilitar el debate y con los adherentes a la ley, su capacidad de movilización no irá contra el Gobierno. Es así que se ofrecen cándidamente como portadores sanos de Cambiemos.
Es así que la movida para instalar a Pastori y desplazar a Schiavoni no es sólo un desenfadado oportunismo sino que se fundamenta en una cuestión pragmática. El latente putsch de la UCR local nada tiene que ver con las reacciones que se están registrando en varios distritos, como en Buenos Aires y la CABA, en los cuales los cuestionamientos son políticos e ideológicos. Aquí,, el “carguismo” sigue siendo el motor de los ucerreístas que en el ejercicio cotidiano de la política aparecen a la derecha de los dirigentes del PRO.

Anuncios