La Cámara de Representantes de Misiones reanuda las sesiones ordinarias. Tratarán este jueves la incorporación de la Educación Emocional al diseño curricular. Y un proyecto del Pays sobre el juicio de Lesa Humanidad denominado “Las Marías”, que se realiza en Virasoro, provincia de Corrientes.

Posadas (Jueves 16 de agosto). Este jueves la Legislatura misionera retoma las sesiones ordinarias después del receso de invierno, con la propuesta de analizar la incorporación de las bases y principios de la Educación Emocional a los diseños curriculares educativos.
El proyecto de ley, que obtuvo dictamen el mes pasado en las comisiones de Educación, Cultura y Deporte, y en la de Presupuesto, Impuesto, Hacienda y Asuntos Económicos; unifica las iniciativas impulsadas por los diputados María Inés Rebollo (foto) y Carlos Rovira; y el diputado de mandato cumplido, Raúl Revinski.
Entre los objetivos del proyecto de ley de Educación Emocional se contempla el desarrollo de las competencias emocionales y sociales como autoestima, autoconciencia, empatía, perseverancia, autoconocimiento, autocontrol y el arte de escuchar; además, el aprendizaje de la gestión de las emociones.
De ser sancionado, se incorporaría al diseño curricular la educación emocional, de forma sistemática y transversal, en el sistema educativo público misionero.
Por “educación emocional”, los legisladores se refieren al proceso de enseñanza y aprendizaje tendiente a fortalecer el ejercicio de las habilidades y competencias emocionales y sociales. Consideran conceptos como autoestima, autoconciencia, autoconocimiento, autocontrol y empatía, entre otros.
En el caso de aprobarse como ley, se procuraría el desarrollo y la gestión de tales competencias emocionales, y de las inteligencias intra e interpersonal, con el fin de que el ser humano sea educado en el descubrimiento de sí mismo y de su entorno.
Por este motivo, a través de la enseñanza formal y considerando las múltiples dimensiones del desarrollo de la persona, se propone brindar las herramientas a los actores de la comunidad educativa para gestionar sus competencias emocionales, reconocer sus sentimientos, y controlar los impulsos y las actitudes frente a la frustración.
También se contempla integrar a la educación emocional los recursos que aporta la educación digital, como forma de aprendizaje a través de las tecnologías de la información y de la comunicación; y promover procesos comunicacionales eficaces.
Para la implementación de la propuesta, crearía una comisión transdisciplinaria de educación emocional, que se encargaría de promover las actividades de capacitación para docentes; realizar diagnósticos institucionales de salud socioemocional; y promover técnicas de aprendizaje e interacción en las relaciones interpersonales, entre otras actividades.
La diputada Rebollo dijo que “la compleja realidad social en que vivimos hace que tengamos que contemplar lo cognitivo y lo tecnológico, pero también la incorporación de lo afectivo y lo emocional”.
“Si aprendemos a gestionar nuestras emociones hablaremos menos de desdichadas situaciones como el acoso, el hostigamiento, la violencia de género, el maltrato y el abuso infantil”, afirmó la legisladora.

La causa correntina Las Marías

Además, el recinto debatirá el proyecto de declaración de los diputados del Partido Agrario y Social (Pays), Martín Sereno, Giuliana Perini, Carlos Goring e Isaac Lenguaza, que busca declarar de Interés Provincial el comienzo del debate oral en el Juicio de Lesa Humanidad denominado “Las Marías”, que se realiza en la provincia de Corrientes desde el 2 de julio de 2018.
La causa que se juzga en la localidad de Gobernador Virasoro, Corrientes, investiga la privación ilegítima de la libertad de delegados de los sindicatos de la industria de la alimentación y de trabajadores rurales de Virasoro, aunque este juicio solo comprende el caso del obrero rural Marcelo Peralta, trabajador de la empresa Las Marías.
El único imputado por este hecho es Héctor María Torres Queirel, quién fue el intendente de Virasoro durante el golpe cívico-militar y, desde ese entonces, dueño de la Estancia María Aleida, lugar donde se produjo la desaparición de Peralta. Torres Queirel está sindicado como partícipe secundario de la privación ilegítima de la libertad agravada del trabajador yerbatero.

Anuncios