Trabajadores del Baliña y Carrillo reclamaron al parlamento que establezca puentes para el diálogo con el Ministerio de Salud por salarios y las condiciones laborales. Acompañados por dirigentes de la CTA Autónoma terminaron cuestionando el Sistema Provincial y el Parque de Salud. Los deslices partidistas de los gremialistas dieron lugar a respuestas contundentes. “La Renovación no despide trabajadores del Estado” mientras la Nación deja gente en la calle y recorta los programas de Salud.

Posadas (Jueves, 30 de agosto) “El gobierno de la Renovación no va a despedir trabajadores del Estado aunque un diputado de Cambiemos haya sugerido que empecemos por los municipios para imitar el ajuste del gobierno nacional”, sostuvo hoy categóricamente en diputado Marcelo Rodríguez. Marcó de esa manera la diferencia ideológica con el gobierno nacional, de sus políticas de recortes del gasto público y de las medidas macroeconómicas, de liberar el mercado cambiario, la libre importación, la desregulación financiera y concretamente de delegar en los mercados las responsabilidades del Estado. Como presidente del bloque de diputados renovadores, cerró un debate en la comisión de Salud que abrió la participación de los trabajadores del sector acompañados de dirigentes de CTA Autónoma que llevan adelante un paro de actividades para reclamar por “aumento y equiparación salarial, ocupación con cargos de planta de las 700 vacantes en el área sanitaria, mayor presupuesto y fin de la precarización laboral”. Rodríguez, sin desestimar los reclamos de “los compañeros trabajadores” puso en contexto los problemas ya que las exposiciones de los dirigentes gremiales omitieron el momento crítico de la economía nacional. Pero no logró conformar al grupo que participó. Era obvio. Por un motivo real ya que los salarios son bajos. Y por un motivo partidista ya que la conducción de Jorge Duarte y Mónica Gurina vienen subsumiendo los reclamos gremiales en la oposición política al gobierno de la Renovación. Y siempre se les desliza ese posicionamiento en los discursos.
Los sindicales concurrieron invitados por el diputado de la Alianza Cambiemos, Ariel Pianesi, lo que fue observado con ironía por el diputado Lucas Cáceres y rechazada después por el aliancista y los gremialistas, aunque después se los vio despedirse con abrazos y besos que revelan la existencia de una relación más que circunstancial.
La Comisión que preside el doctor Oscar Alarcón puso en tratamiento un proyecto de comunicación para que “el Ministerio de Salud Pública de la Provincia abra canales de diálogo y realice las gestiones necesarias a fin de destrabar el conflicto laboral y dar respuestas a los trabajadores de los Hospitales Pedro Baliña y Dr. Ramón Carrillo”.
Duarte, que fue el orador principal de los sindicalistas recibidos en la comisión, reclamó por el salario que reveló está en promedio en 14 mil pesos, muy por debajo del promedio de otros ministerios. Pero al denunciar la precarización laboral desliza una crítica político – ideológica a la formación del Parque de la Salud y en ese sentido entra en disputas que trascienden los reclamos por salarios y condiciones laborales.
Fue pertinente entonces la intervención de Rodríguez, que se inició haciendo referencia al descontrol cambiario, “en este momento el dólar cotiza a 39,40 pesos”, observó para narrar el descalabro que produce en la confección de los presupuestos para la administración.
Momentos antes del proyecto de Pianesi, hubo de tratarse otro del diputado Martín Sereno pidiendo informes sobre las noticias que dan por caído el refuerzo de la vacuna contra el Meningococo a niños de 11 años. Y reclamó que en caso de ser cierto el recorte por parte de la Nación la provincia debería hacer cargo porque está incluida de forma gratuita y obligatoria en la agenda de vacunación.
Nada de eso tomaron los dirigentes gremiales que se limitaron a imputar al gobierno provincial por las condiciones laborales y cuestionar la ley provincial de salud. A Duarte le dejaron pasar una agresión fuera de lugar al denunciar “complicidad” de los diputados por las leyes que sancionaron.
Pero no se mencionaron preocupaciones por el riesgo que corren los programas Incluir Salud, Médicos Comunitarios, Remediar, el Programa Materno Infantil, Programa de Salud Mental, el de Educación sexual y reproductiva, entre otros. No hubo mención a los recortes en el envío de fondos, recortes de contratos profesionales, y faltante de medicamentos vitales para la cobertura de cientos de miles de beneficiarios dentro de la red de salud pública.
Cualquier planteo por la Salud debe mencionar que están quedando de lado prestaciones que el gobierno nacional garantizaba para que la gente pudiera tener acceso a la atención primaria de la salud y la asistencia médica, y que ahora desmantelan. Ni una crítica ni observación a que se han dejado de ejecutar programas que hacían efectiva una verdadera cobertura universal de salud y que ahora tendrán que solventarlos las provincias con lo cual se aumenta el déficit de éstas, sumado a los recursos que ya les han quitado. Si realmente hay interés en sostener un servicio de salud pública, se debe poner en análisis que la Nación ha decidido transferir la responsabilidad de los servicios de salud a las provincias, pero sin transferir recursos, lo cual es un claro ejemplo de un nuevo desfinanciamiento ideológicamente intencionado, que vacían de contenido y recursos los programas y políticas públicas nacionales para hacerles el negocio al sector privado que hoy representa el gobierno nacional. Tampoco se puede tener credibilidad en un planteo que cuestiona el sistema provincial de Salud si al mismo tiempo no se advierte del riesgo que implica el CUS que trata de imponer el gobierno de la Alianza Cambiemos que, definitivamente sería la destrucción del sistema público gratuito.
Alarcón y Martín Cesino, que es vice de la comisión, admitieron la legitimidad del reclamo salarial de los trabajadores, ellos mismos son médicos del sistema público, y garantizaron que la Cámara hará de puente para el diálogo que se pide. Con anterioridad en respuesta al proyecto de Sereno afirmaron que el gobierno provincial ya se encuentra gestionando la continuidad de la aplicación del refuerzo a los 11 años de la vacuna. Revelaron que son 27 mil niños en Misiones y advirtieron que el refuerzo no es caprichoso y es necesario como lo establece la Sociedad Argentina de Pediatría ya que los niños son portadores sanos. Informaron que la cuestión es uno de los temas centrales en el Consejo Federal de Salud.

Anuncios