El constitucionalista Eduardo Paredes calificó de ilegal la actuación del juez Bonadío en la causa de “los cuadernos”. Junto al abogado y ex diputado Hugo Escalada desmenuzaron ayer el entramado jurídico  irregular y hasta insólito del proceso que lleva la situación a límites de un estado de excepción permanente y pone en riesgo el estado de derecho y la democracia, debido a la misma actitud de la Corte. Con una sólida argumentación jurídica, pero también una profunda mirada política y sociológica de las implicancias de la realidad actual del país y el continente, el jurista denuncia abuso de poder y citando a Zaffaroni admite el derecho de Thomas a la resistencia frente a la falta de garantías.

Posadas. (Miércoles, 29 de agosto de 2018.)  Analizando las modalidades que adopta  la trama judicial-mediática en la denominada causa de los cuadernos y coimas, que hoy ocupa el centro del debate en el país y busca ocultar el derrumbe económico y social provocado por la gestión de Cambiemos, el ex diputado Hugo Escalada y el jurista Eduardo Paredes,  mantuvieron ayer un extenso diálogo en el programa Plural, que se emite por el Canal 4 de Posadas.

Coincidieron en que la temática tiene raíces profundas en lo estructural y, a la vez, acuciante actualidad, en la que sobresale la connivencia política de una parte de la Justicia con los poderes fácticos y el gobierno de turno. “En realidad, el Poder Judicial moderno que es un creación e Napoleón, siempre fue funcional al poder”, explicó Paredes, recordando que debido a ello no se pudo afianzar el intento, iniciado por el juez Zaffaroni y otros magistrados, de cambiar esta funcionalidad de los jueces a partir de la acción de la agrupación Justicia Legítima. “El gobierno anterior lo planteó, pero no lo pudo lograr. En general los jueces -el aparato judicial- está pensado así”, resaltó. En cuando al caso de los “cuadernos”, sostuvo que “es imposible analizar  jurídicamente el expediente de Bonadío. Los que sí pueden analizar son los cientistas sociales, o los cientistas en comunicación, para explicar cómo se puede  crear un expediente de la nada y construir un objeto”. Citando la frase del sociólogo William Thomas de 1928, “si uno cree que algo es  real se convierte en real”, señaló Paredes que “Además de  las fotocopias y los bolsos que nadie vio, lo primero que se debe hacer tratándose de sobrecostos, es hacer una auditoria de la obra pública, para saber los costos y de ahí ver si hay materia para trabajar algo.  “Nunca quisieron, como en el Sur, que se haga la auditoría, porque se cae el expediente. La contienda es comunicacional. Nadie percibe el absurdo de ver, hace dos años por Canal 13, al fiscal Marijuan, que es un hombre chiquito, en el Sur, con una retroexcavadora haciendo pozos en la Patagonia para encontrar bóvedas enterradas”.

“Esto es un verdadero absurdo, sin embargo la idea es construir el poder a través de la comunicación”, insistió, con mirada crítica, el especialista. Ante el planteo de Escalada respecto a si esta “patética construcción mediática que estamos viendo” no va a cambiar totalmente el derecho?”, Paredes sostuvo que “Ojalá sea un momento que pueda provocar a la clase política , hacia adelante, cuando hayan pasado todas estas tormentas, a reformular el Poder Judicial; porque si hay un Poder que ha quedado  oculto en 30 años de institucionalidad ha sido el Poder Judicial, hay que deconstruirlo completamente a partir de estas experiencias y esto lo tiene que hacer la clase política en general, construir un nuevo Poder Judicial, salirse de este”, remarcó.  “Esos doce jueces federales, como dice uno de los principales constitucionalistas del país, son un grupo mafioso, un gran problema,  a tal punto  que Néstor Kirchner quiso cambiar el fuero federal y no pudo, en 2004”, dijo Paredes.

Un juez fuera de la ley

“Este proceso, es nulo porque no se puede tomar simples dichos como prueba; primero  hay que ver el estado contable, ver si el dinero existió realmente.  Se presentan personas (empresarios) que dicen que dieron dinero y se van libres, y el que dice que no dio o no dice nada queda detenido. Eso es coacción. Con lo cual la conducta del Juez es delictiva, es un acto de coacción, y el fiscal también. Hay abuso de poder. En el caso de la decisión de Bonadío de impedir la presencia del abogado defensor en los allanamientos a los departamentos de Cristina,  Paredes destacó que Beraldi es un prestigioso profesor de la UBA y subrayó que la actitud del juez es ilegal.  “No hace falta ser abogado, se lee directamente en el Artículo 200 del Código Procesal Federal, que el abogado tiene derecho a estar presente en el allanamiento. Pero el juez lo sacó porque tiene cobertura, y la va a tener mientras las relaciones de poder sigan así”. Tras recordar que Bonadío está jubilado desde diciembre del año pasado, el abogado misionero cuestionó la intromisión política del Gobierno de Macri  en la Cámara Federal, encargada de ratificar la ofensiva del juez Bonadío y el cuerpo de fiscales.   “Si hay algo que ha dañado esta administración es que ha deconstruido totalmente el fuero federal nacional. Ha hecho saltar al Consejo de la Magistratura, un ejemplo es el juez Mahiques, que pasó de la provincia de Buenos Aires al fuero Federal nacional y de ahí a la Cámara, y el hijo  es, a su vez, fiscal federal.  Fueron armando una estructura, y a los dos o tres jueces de muy alto nivel, uno es Slockar que escribió el último tratado con Zafarroni, lo tienen arrinconados y yo creo que -como Ana Figueroa- los van a forzar a que se vayan”, opinó Paredes.  Transcribimos a continuación la charla de los abogados

HE: Esto va allegar a la Corte y tendría confirmación a ese nivel?

EP: “La Corte ya no es la anterior.  Yo creo que la Corte es funcional al poder, y si la relación de poder se mantiene van a seguir abroquelados, aunque de hecho deberían ser removidos todos. Pero cuando pasen estas tormentas judiciales, esto tendría que conducir a una discusión amplia sobre el poder más oculto de la institucionalidad, que es el Poder Judicial.

HE: No es preocupante la ausencia de la palabra de los Colegios Profesionales ante todo esto?

EP: “Vos sos abogado como yo, y debés saber que si hay instituciones conservadoras son los Colegios de Abogados, que no quieren jugarse; más en Buenos Aires donde hay dos, uno en la Calle Uruguay, donde está todo el gorilaje viejo, y otro el que se debería mostrar. Pero yo creo que la FACA (federación) es la que debería hablar, calculo que hay intereses para no hacerlo, porque hay algunos que son cercanos al gobierno actual, pero esto produce un daño tremendo. Todo el procedimiento que va contra Cristina Kirchner es absolutamente nulo, lo mismo con De VIdo, estés de acuerdo o no con él, y los mismo con este hombre del Sur, Báez (Lázaro), yo lo conozco a Casanello, (Sebastián, juez de la causa)  que era secretario de la Sala primera de la Cámara anterior, cuando fui defensor del doctor Rey, (caso de las escuchas), lo conozco más o menos, era alguien que venía de la izquierda medio radical de la UBA, que llegó un poco amparado por el gobierno anterior por su pensamiento y hoy está ahí quietito. Esa sala Primera era la  que ellos desarmaron”.

No hay ninguna garantía

HE: Y el caso Thomas, (Oscar, ex titular de la EBY), es descabellado que no se presente? O hacerlo es convalidar esto que estás mostrando, un escenario sin garantías?

EP: Hay algo que sostienen, entre otros el juez Zafaroni, que hay un derecho de resistencia contra el Estado. Hablando entre abogados conocidos, cuando el abogado defensor no lo presentó se decía que lo ponés en un riesgo muy alto, porque si lo detienen se los diste servido para que aleguen peligro de fuga.  Pero este no es un proceso  judicial, y yo creo que hoy tampoco lo presentaría. Esto es una cacería, es puro poder y no tiene ninguna garantía. ¡Pero ninguna garantía!  Y creo que la Corte tampoco le va a dar garantías, ni siquiera a Cristina! Habría que ver cuando cambien las relaciones de poder  o la Corte Interamericana. Pero es  muy grave lo que está pasando en general en el sistema punitivo, hay mucha gente detenida sin proceso. Ellos han tomado el tema penal, que es lo único que les queda, – es muy patético ver a la ministra de Seguridad vestida de combate-. Azuzan temores y demonios. Una de las cosas que se habla y que integra todo lo mismo, es que el corrimiento del Ejército a la frontera tiene que ver con la movilización de la Gendarmería para la represión, porque temen un conflicto social”.

HE: Hoy se está hablando mucho de las manifestaciones en el país, ante la ausencia de derecho aparece la calle, y se impone la ley del más fuerte; con movilizaciones a los dos lados de la grieta, y lo que es más grave de gente que no tiene qué comer. Esto tiene que ver si se quiere con este hecho de ver a la Justicia en trabajo conjunto con los medios, en lo que se llama Lawfare, que se está dando también en Brasil y en toda Latinoamérica. Este escenario modifica totalmente la democracia, te pregunto porque la democracia tal cual la concebimos siempre era una democracia sostenida, precisamente, en la defensa de las garantías del Derecho.

EP: “Creo que lo que está pasando en América latina va mucho más allá de Macri o de Argentina, es lo que decías, el Lawfare, guerras jurídicas de baja intensidad -o de alta intensidad-  que reemplazan a los golpes de Estado. Y, hablando ya del marco general, hay un desplazamiento  de la hegemonía China, un regreso  de Estados Unidos a la zona, de hecho están sacando empresas chinas. Hay un proyecto económico y político, y un desplazamiento de lo que representan las ideas de centro izquierda. Eso también es lo que está en crisis. Por ahí se focaliza en Cristina, pero el ataque es a lo que ella representa. Y utilizan el discurso de la corrupción porque es el más fácil de manipular.  Lo que se le puede reconocer a Macri, o a su equipo, es que tiene un equipo de cientistas sociales que van construyendo la realidad en base a frases muy simples que llegan hasta a los sectores más bajos, como “se robaron todo”. Con eso van construyendo la realidad y es muy difícil revertirlo, porque, además, tiene una dimensión continental”.

Anuncios