“La degradación del Ministerio de Salud no es solo una cuestión semántica, es la expresión de cómo y cuánto se valora a nivel gobierno y a nivel sociedad el derecho pleno a la salud”, sostuvo esta noche el diputado renovador Oscar Alarcón. Fundamentó el rechazo de los misioneros a los recortes nacionales en los programas de Salud incluyendo el de vacunación. Alertó por casos de sarampión y aunque enojado con la “degradación” afirmó que en Misiones la Renovación incluye el servicio de salud como un derecho humano imprescindible para la vida en democracia

Posadas (Jueves, 6 de septiembre) El Poder Legislativo de la provincia se pronunció hoy contra la eliminación del Ministerio de Salud y en una declaración considera que constituye un retroceso y coherente con la escasa importancia que ha venido teniendo en la gestión del gobierno de Mauricio Macri, el área de Salud, sometida a recortes presupuestos que pone en riesgo hasta la categoría de país libre de sarampión. Se condenan también el criterio de las políticas que poco tienen que ver con un verdadero cuidado de la salud de la población.
El diputado Oscar Alarcón, que también es médico y nunca dejó de atender en Eldorado, se mostró enojado al fundamentar el rechazo a lo que llama “degradación” del sistema público
Sostuvo que “la mirada científica, el perfil sanitario, el abordaje integral desde los Derechos Humanos; cualquiera de estas visiones sería un argumento que podemos desarrollar indefinidamente para expresa la profunda preocupación de semejante retroceso que produce una decisión como la de degradación, la perdida de la categoría, el descenso, el ninguneo de la salud de los Argentinos. Preocupa el hecho de que la decisión se relacione más a cuestiones vinculadas al afecto por determinadas figuras políticas, a las que seguramente les costará muchísimo empaparse y comprender el perfil histórico, el marco académico, el desarrollo territorial, el volumen de la prevención y la innovación tecnológica; que hoy no son cuestión de servicios, ni siquiera simplemente un bien, son y deben ser considerados Derechos Humanos. La salud es un Derecho Humano”, enfatizó, para afirmar que “la peligrosidad implícita en esta decisión nos condena a categorizarnos como países que no son ejemplo en nada, menos en cuestiones sanitarias”.

El proceso de deterioro con Macri

Resumió después el proceso de deterioro del sistema hasta la degradación del Ministerio, desde que asumió el gobierno de la Alianza Cambiemos para lo cual destacó que “solamente los gobiernos no constitucionales de Onganía y Aramburu fueron capaces de semejante decisión. Podemos también mencionar que países como Haití, Uganda, Etiopía o Mali son los únicos sin Ministerios de Salud, pero mejor miremos al presente, al futuro inmediato y a nuestra realidad que son las que nos movilizan a pensar una Provincia y un País mejor”.
Resumió que “desde el año 2015 comenzamos a sufrir lenta, paulatina pero incesantemente el ninguneo de concepto sanitario nacional que nunca arrancó su gestión en el Gobierno de Mauricio Macri. Recuerden, el gasto central es el 0,5 del PBI, la mayor parte de eso no es administración y funcionamiento, sino Programas y rectoría. Si van por el recorte administrativo eso no tiene racionalidad económica, si van por rectoría y los Programas eso es una canallada.
“Primero el Ministro Lemus, y su gabinete, con experiencia de gestión únicamente en inmediaciones del obelisco y con muy pocas ganas de incurrir en una experiencia federal o en intentar salirse de los cien barrios porteños. En algunos meses Lemus y su segundo gabinete, igual de ineficiente, marcaban la pauta de escasa voluntad política con una endeble asignación de recursos a las Provincias, poco diálogo, puertas casi cerradas y centralización de la gestión de forma permanente fueron la característica de ese segundo período sanitario de la gestión Macri.
“Es así que asume el doctor Rubinstein en el tercer intento de patear para adelante una cuestión que no parece interesar al Gobierno Nacional, que es la Salud. Pero para sorpresa de propios y ajenos, el nuevo ministro con una mirada mucho más federal, con una interpretación más real de la problemática de las provincias e intentando una gestión desde las fronteras del país hacia adentro y no solamente a los entes sanitarios internacionales vino a establecer metas claras concretas y un poco más equitativas.
“Tuvimos diferencias filosóficas, como la tan discutida Ley de Despenalización del Aborto o la escasa eficacia en la política de Recursos Humanos; que a estas alturas, vista la hecatombe institucional parecen meros detalles. Y la frutilla del postre es el inicio de este cuarto período, donde se produce la degradación de Ministerio a Secretaría de Salud. La única certeza en Salud Pública Nacional hoy, es la incertidumbre”.

Crónica de una muerte anunciada

Con realismo pero sin resignación sostuvo que “para nosotros, lamentablemente, no ha sido una sorpresa, era probablemente la crónica de una muerte anunciada. No solamente se comenzó una paulatina disminución de financiamiento en Programas Federales a las Provincias (REMEDIAR, Tuberculosis, VIH-SIDA, Celiaquia, etc.) sino que posteriormente se decidió la creación de la Agencia Nacional de Discapacidad, que a partir del 1° de Enero de 2018, se haría cargo del “Programa Federal Incluir Salud”, pasando a depender de la Vicepresidencia de la Nación, y que brinda ayuda sanitaria a aquellos más vulnerables como son los discapacitados, como lo son algunos veteranos de guerra, las madres de siete hijos, entre otros. Quedó así no solamente la incertidumbre de qué tipos de prestaciones se cubriría a partir de ahora, sino que también una deuda millonaria en todo el país, que en nuestra Provincia supera los 100 millones de pesos. Pero que importa, si las provincias se van a hacer cargo, si los efectores en todo el país siguen siendo los ministerios de Salud provinciales.
“El colmo fue escuchar a un legislador nacional, que supo ocupar una banca en esta casa del pueblo, sobre la quita de partidas presupuestarias para una franja etaria de la vacuna antimeningocócica, aduciendo recomendaciones científicas. ¿Sabrá el diputado que fue su mismo Gobierno hace poco más de un año quien incluyó dicho esquema de vacunación, el que hoy retira utilizando la palabra posponer para no quedar pegados y cometiendo un acto más de incoherencia científica?. Estimado diputado lo lógico sería, en todo caso, haber demostrado científicamente dicha recomendación, tener el aval de organismos nacionales e internacionales; posteriormente, y nuevamente por decreto, suspenderla, para luego quitar las partidas presupuestarias; y no tomar una decisión de recorte aduciendo recomendaciones inexistentes. La máxima preocupación que genera este precedente en el futuro inmediato es que algunas provincias probablemente salgan a cubrir con presupuesto propio dicho faltante; ¿no será esto utilizado por el Gobierno Nacional para ir por otras vacunas? En este momento el país corre riesgo de perder es estatus de país libre de sarampión, los casos fueron confirmados en C.A.B.A. y Gran Buenos Aires, mostrando claramente ineficacia en los esquemas de vacunación, justamente donde más poder adquisitivo existe. La vacuna antirrábica humana deja de llegar a las provincias, se aducen inconvenientes en la fabricación de los laboratorios a nivel internacional. Incomprobable, pero que le hace una mancha más al tigre.”

Deudas con las provincias

Conocedor del funcionamiento del sistema desde adentro, citó otro ejemplo “que nos pone en las antípodas de la concepción política sanitaria debemos decir que la Procuración de órganos de nuestra Provincia, en el ámbito de los trasplante, y encabezada por el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga” es la mejor del país. Pero sepan colegas que está funcionando por nuestra creatividad y usando recursos de las Provincia. Solo la Superintendencia le debe al INCUCAI 20 millones de pesos, estos recursos que se debieran usar para hacer diversos estudios de alta complejidad, trasladar órganos, honorarios de cirujanos, hoy los está sosteniendo la voluntad de las provincias. En Misiones lo sostiene el Ministerio de Salud Pública con recursos de los misioneros. El CUCAIMis debe el 2018 entero, ya superamos el millón de pesos de deuda y tenemos, sin embargo, presentada 105 facturas por casi 1.500.000 de pesos y otras 51 por presentar por más de 1.100.000 pesos, que nos permitiría autonomía y mayor desarrollo. Es decir, está cortada la cadena de pagos, entonces es muy difícil sostener los trasplantes sin el financiamiento de la Procuración. Recuerdo que, todos los procesos asistenciales tienen o deberían tener un financiamiento ya sea de las Obras Sociales, del Incluir Salud o del INCUCAI que hoy está, repito, suspendido. Pero la Provincia ha redoblado la apuesta. En poco menos de tres años, de no realizar trasplante en el ámbito público, hoy orgullosamente podemos hablar de que hemos iniciado exitósamente los trasplantes de: médula osea, riñón, cornea, osteo-articular, membrana amniótica y piel.
Se ha girado a esta Cámara el Proyecto de Ley de Presupuesto de 2019 con un incremento del casi 1% de la Finalidad Salud en la participación sobre el presupuesto total, con un valor nominal de 2.300 millones de pesos respecto del 2018. En el contexto de una Provincia con problemas, claro que sí, pero prolija, ordenada, y con un Gobierno cercano a la gente”.

Poniendo el pecho a las balas

El diputado, que preside la Comisión de Salud, y que a la mañana ya había adelantado la decisión del gobierno de la Renovación de “no dar ni un paso atrás”, reforzó las diferencias políticas e ideológicas con la Nación. “Tan distintos conceptos políticos y sociales tiene el misionerismo –subrayó- que cada vez se hace más fuerte la idea de nuestra soberanía, de tomar nuestras propias decisiones; porque ese es el mandato del pueblo misionero, al que no le gusta que le digan desde afuera lo que tiene que hacer o favorecer a sectores externos a nuestra economía. Y si mañana las tan dudosas promesas de acceso efectivo y de cobertura universal de salud se diluyen en la crisis, será la Provincia la que nuevamente le ponga el pecho a las balas. Son días difíciles, la degradación del Ministerio de Salud no es solo una cuestión semántica, es la expresión de cómo y cuánto se valora a nivel gobierno y a nivel sociedad el derecho pleno a la salud. Al tiempo que lamentar, condenar y denunciar que la Salud no sea una prioridad en las actuales circunstancias, hay que ratificar todo el empeño y todo lo actualmente vigente en pos de mayor equidad, acceso y justicia para todos. Allí está y seguirá estando el esfuerzo de todos los que nos formamos, enseñamos, crecimos, sufrimos, lloramos, reímos, y trabajamos todos los días por ello”.

Anuncios