El diputado alfonsinista (MC), Hugo Escalada volvió a alertar sobre el avance de la anti-política que debilita el sustento democrático en la Argentina. Se pronunció a través de las redes sociales para desnudar la prédica del poder hegemónico de desprestigio de la dirigencia política que, enancada en las denuncias de corrupción, primero contra los K, ahora contra los Pro. Primero contra los sindicatos, ahora contra los movimientos sociales. Hay tierra fértil para el retorno de ultra-nacionalistas y fanáticos de la “limpieza”

Posadas (Domingo, 23 septiembre). El diputado alfonsinista (MC), Hugo Escalada volvió a alertar sobre el avance de la anti-política que debilita el sustento democrático en la Argentina.
La publicación hoy en Primera Edición referida al “millonario crecimiento patrimonial de Schiavoni en su paso de Yacyretá”, mientras despertaba al interior de la UCR la especulación de disputarle la candidatura a gobernador en 2019, Escalada, que fue expulsado del partido por oponerse a la alianza con Macri, eleva la mirada para analizar toda la película del proceso democrático iniciado en 1983 cuando el pueblo argentino eligió el camino que lideraba Raúl Alfonsín.
El referente alfonsinista de Misiones, viene poniendo énfasis en desnudar la prédica del poder hegemónico de desprestigio de la dirigencia política que, enancada en las denuncias de corrupción, pretende debilitar los partidos y las organizaciones populares. En oportunidad de conocerse una encuesta del Grupo de Opinión Pública, que revelaba que todos los políticos argentinos tienen más imagen negativa que positiva de acuerdo con un estudio divulgado a fines de julio, Escalada destacó que la evaluación es producto de una prédica del poder real en contra de la política como herramienta de organización de la sociedad y del Estado. Afirmaba entonces que “ahí está la verdadera grieta: entre la política y la antipolítica” (ver nota 26 de julio: “La política y a anti-política es la verdadera grieta de los argentinos”.
Hoy, a través de las redes, posiblemente inspirado en la tapa de los diarios volvió a formular la advertencia. Precisó: “Continúa el todos contra todos. Primero contra los K, ahora contra los Pro. Primero contra los sindicatos, ahora contra los movimientos sociales. Ya es contundentemente claro el fracaso de la política y el avance inexorable de la antipolítica. Contribuyó eficazmente a este fracaso…..la política!!!. La política haciendo antipolitica. Inventando candidatos de cartón, reemplazando gente capaz por impresentables, exhibiendo la incapacidad de generar políticas sustentables, degradando la confianza de la gente primero en los extintos partidos políticos, luego en las instituciones y ahora también en la democracia. Tierra fértil para el retorno de ultra-nacionalistas y fanáticos de la “limpieza”. El retorno una y otra vez a los fracasos del pasado, desempleo, inflación y deuda. La decepción y frustración en la gente. La falta de horizontes creíbles. Cuánta gente dividida por visiones contrapuestas y odios incentivados desde los medios. La política se comió a sí misma. La sociedad y el espíritu de una Nación posible debería ser resguardado por sobre todas las cosas. Estos fueron los ideales que sostuvieron la creación de nuestro país. Hoy estamos de vuelta donde empezamos. ¿Se comprenderá el momento? ¿Habrá interés de conjunto sobre las mezquindades? ¿Se convocará a los mejores hombres y mujeres?…..Preguntas sin respuestas. Mientras tanto las encuestas miden a la farándula, lo miden a Tinelli. Disculpen la visión tremendista, pero ver tanta estupidez me ciega.

Anuncios