Detrás de los porcentajes dados a conocer ayer por el Indec hay personas. En Posadas 115 mil habitantes son pobres y de ellos 13 mil son indigentes. El discurso de Macri que no habló de personas sino de pobreza abstracta, adelanta que habrá recursos para “contener a los pobres”. Es el costo de sostener el rumbo que hasta el FMI habilita.

Posadas (Viernes, 28 de febrero) Los medios locales, al igual que Clarín, La Nación, Página, Ámbito y El Cronista dan cuenta hoy en sus títulos centrales que el Indec informó que la pobreza en la Argentina “subió al 27,3% de la población en el primer semestre del año”.
En este marco, las palabras de Mauricio Macri tras conocerse el dato también escalan con gran visibilidad en el temario mediático. La Nación enfatiza que “el propio Presidente admitió ayer esa situación” al manifestar que “‘es una noticia que refleja las turbulencias de los últimos meses’” y que “‘vienen meses más difíciles’”, Crónica destaca que Macri “volvió a cargar culpas contra el gobierno anterior” y Página 12 subraya que “el Indec aceptó un aumento de 1,6 por ciento de la pobreza, que saltó al 27,3 en el primer semestre. El propio Macri reconoció “que tenemos meses difíciles por delante y las próximas mediciones van a mostrar más retrocesos” por el salto inflacionario y la profundización del ajuste.
Desde distintas perspectivas, todos ponen porcentajes en los títulos. Quizá sea la manera de abordar estadísticamente la evolución de “la pobreza”, pero termina enmascarando entre porcentajes y sustantivos que se está hablando de personas. Si bien “pobreza” es un sustantivo que se refiere a pobres, su uso, el desgaste del lenguaje termina desdibujando su significado. Diríamos que el significante “pobreza” utilizado por el discurso hegemónico se va disociando de su significado: los pobres que son personas.
No es casual que en su breve mensaje de ayer, el presidente Macri haya pronunciado tres veces la palabra “pobreza” y en ningún momento haya hablado de “pobres”.
Por eso, desde la política, o al menos desde el periodismo, la discusión sobre “pobreza” merecería un cambio de enfoque. Las mediciones estadísticas de cualquier situación social se enfrentan a situaciones límites sin fácil resolución. La “pobreza” se mide por la famosa “línea”, determinada por el valor de la canasta básica de bienes. En la planilla hay que poner una cifra. Si se pone 100, será pobre el que gana 99 y estará sobre la línea el que gana 101. Realmente muy pobre la medición de la pobreza. Parafraseando a Georges Clemenceau cuando dijo aquello de que “la guerra es un asunto demasiado serio para dejarla en manos de los militares”, diríamos que la situación de los pobres es demasiado seria para dejarla en manos de los estadísticos o los contadores.
En una provincia como la nuestra, las evaluaciones del Indec a todas luces resultan insuficientes para traducir en estadísticas la realidad social. Sin meternos en cuestiones metodológicas o académicas, el que gana 100 en la línea de la pobreza o el que gana 101, arriba, o abajo 99, se enfrenta en su vida cotidiana a barreras que no se traducen en números pero son condicionantes para sus progresos. No hay para ellos igualdad de oportunidades, aunque cubren el valor de la canasta básica. Entonces, “la pobreza” por ingresos que mide el Indec puede ser es útil para monitorear el impacto de variables macroeconómicas sobre el poder adquisitivo de la población más vulnerable, pero nada nos dice del impacto en las personas, en sus psiquis, en sus cuerpos, su salud, sus expectativas, y su inserción en una sociedad que lo estigmatiza.
Hablar de “pobreza” es hablar de los pobres como un colectivo indiferenciado, por eso desde un abordaje político o humano, si se quiere, la metodología de medición oficial es cuestionable desde lo conceptual. Los datos del Indec son fotos sucesivas, que miden la capacidad de adquirir una misma canasta de bienes, pero no deja de ser una abstracción que trata de congelar el instante en una foto, pero un flash no puede detener el tiempo y los estándares del consumo van cambiando y son diferentes, muy diferentes en una chacra misionera a un barrio de los cien que hay en Buenos Aires.

Traduciendo % en personas

Entre los porcentajes que el Indec dio a conocer ayer, figura en Posadas 28,6% de personas pobres. Traducido en gente hay que destacar que en Posadas hay 116.923 hogares registrados en los que viven 361.536 personas. Son pobres según la medición del primer semestre de 2018 102.917 personas que viven en 24.182 hogares. Y son indigentes 13.064 personas que viven en 3.759 hogares.

Asistencia y asistencialismo

¿Qué hacer frente a la existencia de tantas personas que no pueden conseguir su propio sustento?
La clave está en el título de Clarín de hoy. Anota en su primera plana que el Presidente “confirmó que habrá un aumento de la Asignación Universal por Hijo en diciembre para socorrer al sector más desprotegido”.
En el mejor de los casos es la respuesta de un gobierno neo-conservador popular. El mismo FMI admite que es necesario “controlar a los pobres” y qué mejor que la AUH para inyectar recursos mínimos en los hogares más necesitados. La cuestión remite al dilema que enfrenta la dirigencia de los sectores populares organizados que deben sentarse a pelear recursos con el gobierno nacional. Remite al debate que llevó a uno de los referentes del trabajo social en la Argentina, Norberto Alayón, a escribir un libro para abordar la diferencia entre asistencia y asistencialismo. “Hace varios años que venimos planteando la necesidad de rediscutir estos conceptos y estas categorías y de resignificar sus contenidos y orientaciones”, decía ya en los 90. Y proponía “reivindicar la noción de asistencia y la dimensión asistencial de nuestro trabajo, pero no desde la óptica tradicional, sino como reapropiación -por parte de los sectores populares- de riqueza previamente producida (que como tal, les pertenece inalienablemente) y como derechos sociales conculcados”.
El título de clarín no da a entender que Macri admita derechos de los pobres, sino que su intención es “controlar a los pobres”.

Foto: FHyCS

Anuncios