Misiones es la primera provincia en tener aprobado su Presupuesto y así es distinguido en los medios nacionales. Passalacqua agradeció a los diputados la sanción con lo que resalta su significación política ya que tuvo el respaldo de todo el arco de representación. El Pays y el diputado Cácerez de la Renovación votaron en contra de la ratificación del pacto fiscal.

Posadas (Jueves, 11 de octubre) La Cámara de Diputados aprobó esta noche el Presupuesto General de la Administración Pública Provincial 2019 con el voto de todo el arco de representación política. Tal como lo veníamos informando las estimaciones ascienden a 68.629.802.000 de pesos, pero se precisa que por la volatilidad de las variables macroeconómicas el monto está sujeto a los efectos que tendrá sobre la recaudación, el valor de la divisa, la inflación, el déficit fundamentalmente comercial y la recesión en la que está la economía argentina.
Aunque no se registró un debate por la distribución de los recursos que es en definitiva lo que define un plan de gobierno, hubo disidencias en lo particular. Todos acordaron los recursos previstos para cada finalidad, que como informamos también durante la semana dispone 21.038.861 de pesos, es decir el 30,66% a Educación; 10.162.364, es decir el 14,81% del total a Salud y 10.674.308 de pesos a Desarrollo de la Economía, lo que equivale al 15,55% del total, para mencionar las tres áreas con más recursos.
Los diputados de la UCR hicieron explícito su rechazo al Capítulo II, Disposiciones Generales que definen atribuciones del Poder Ejecutivo. Los fundamentos del rechazo en la voz del diputado Gustavo González, que son los mismos que justificaban votar en contra de los presupuestos durante 10 años, no hacen más que poner en la superficie el voto de compromiso de la UCR presionada por los acuerdos, consensos y el diálogo que tiene el presidente Macri con el gobernador Passalacqua. Es evidente que al integrar el interbloque de la Alianza Cambiemos, loos ucerreístas deben bajar la bandera y votar como bajan línea desde el PRO.
Desde otra perspectiva, el bloque del Pays votó en contra del Capítulo III que ratifica la aprobación del Consenso Fiscal y lo actuado por el Gobernador en las negociaciones con los poderes públicos de la Nación que este año quedaron plasmados en la Addenda para un nuevo consenso fiscal.
La novedad, fue el voto en contra del diputado renovador Lucas Cácerez, que calificó de “cachetazo a la provincia” el pacto fiscal y los incumplimientos del gobierno nacional. Este voto en disidencia revela la existencia de la libertad de conciencia que rige en el bloque del Frente Renovador. Cácerez, un kirchnerista confeso sostuvo sus convicciones.
Las menciones a las atribuciones del Ejecutivo, aunque ahora no se hable de superpoderes como se denunció durante diez años, son ya conocidas como reclamar por la vigencia de emergencia económica. Por eso no generan debate.
El poco cruce con contenido se dio por la interpretación del artículo 1° por parte de la UCR. Dice textualmente: “en la actual emergencia generada por una crisis económica – financiera, producto de políticas implementadas por el gobierno nacional, la economía Argentina está sujeta a las oscilaciones imprevisibles y cambios permanentes en la cotización de las divisas, en los niveles crecientes de inflación y en un estado de recesión que se profundiza, por ende el presupuesto no contiene números fijos sino proyecciones estimativas de este momento que deberán ser modificadas de acuerdo con las variaciones del contexto económico como principio de emergencia reconocido por el Poder Ejecutivo Nacional…” y fija la suma de 668.629.802.000 pesos el total de las erogaciones del Presupuesto General de la Administración Pública Provincial, Administración Central y Organismos Descentralizados, para el ejercicio financiero 2019…”
Esta contextualización que se hace para ser realistas en los cálculos de los recursos con los que se podrá contar el año que viene, fue interpretada por González como una opinión ideológica y hasta partidaria.
No le contestaron desde la Renovación sino desde otras oposiciones. Martín Sereno, que lo provocó calificándolo de “el colaboracionista González”, le salió al cruce considerando que el diputado Marcelo Rodríguez que fue el miembro informante había sido “benevolente” cuando hizo referencia a indicadores objetivos que son todos negativos y denuncian una recesión que será prolongada.
También Víctor Kreimer de Trabajo y Progreso distinguió entre indicadores de la realidad de los abordajes ideológicos. El déficit comercial por 7 mil millones de dólares, el más alto de la historia argentina no es ideológico sin un dato objetivo; el déficit financiero 326 mil millones de pesos es un dato objetivo; el crecimiento de los intereses de la deuda a 197 mil millones es un dato objetivo; el crecimiento de la deuda pública al 87% del PBI es un dato objetivo; la devaluación del 287% en la era Macri es un dato objetivo; la inflación de 31,3% entre enero y septiembre de este año es un dato objetivo; la caída de la actividad económica es un dato objetivo como es objetiva la pérdida de ingresos de los sectores populares y el crecimiento del desempleo.
Sereno también cruzó a González que había afirmado que la ratificación del consenso fiscal, cerraba el debate. “No se acaba ningún debate”, enfatizó el diputado del Pays, como no hay fin de la Historia, vale acotar

Anuncios