Rechazó el sindicato de Camioneros de Misiones el pedido de detención de Moyano. Adolfo Velázquez denuncia hostigamiento a los dirigentes que resisten el ajuste sobre los trabajadores. Entre otras voces que se levantan contra las persecuciones políticas del régimen, el 21F denuncia que el mismo día el camarista Irurzun desactivó la causa por los aportes truchos que involucra a Vidal, Carrió y Ocaña. A Moyano lo denunció un barra brava por teléfono. A las dirigentes de la Alianza Cambiemos 70 personas perjudicadas. ¿Entonces?

Posadas (Lunes, 15 de octubre) El secretario general del sindicato de Camioneros de Misiones, Adolfo Velázquez, rechazó este fin de semana el pedido de detención que pesa sobre el Pablo Moyano. A través de un comunicado difundido el sábado, sostiene “se trata de otro intento de distracción del gobierno nacional en un contexto de crisis económica que golpea al trabajador”.
La voz del misionero se suma así a las innumerables reacciones del movimiento obrero organizado y de sectores políticos que no dudan en calificar el pedido del fiscal como “una maniobra de hostigamiento para debilitar a los dirigentes sindicales”. Enfatiza Velázquez que “no es bueno acostumbrarnos a este tipo de maniobras que responden a las intenciones políticas de este gobierno nacional”.
Tal como lo vienen observando desde la política y desde los gremios que resisten la trasferencia de ingresos a lo Hodd Robin, desde los trabajadores a los ricos, el pedido del fiscal se hace público a través de los medios concentrados, justamente cuando se conocen los índices de inflación, de caída del empleo y de la industria. Se redobla la persecución a CFK y los Moyano. Velázquez abona esa lectura cuando destaca que “la noticia se filtra casualmente en estas fechas de actualizaciones salariales entre las organizaciones y el gobierno nacional en un contexto de recesión económica que afecta a todos los sectores de nuestro país” dice el camionero.
“La única garantía del trabajador es la lucha sindical, por eso sorprende y otra vez nos pone en alerta esta novedad infundada que ataca a nuestra organización”. Para Velázquez es clara la intención de intimidar al sector sindical ya que “aparentemente necesitan debilitar a la clase trabajadora, acallando las voces de la representación, como en el caso de Pablo Moyano”.
El titular del gremio repudió la noticia filtrada, aludiendo a que la maniobra es consecuencia de la postura fijada por los Moyano a la gestión del gobierno nacional: “No acompañaron la reforma laboral, no convalidaron una paritaria la %15, repudiaron el acuerdo con el FMI, entre otras medidas”.
Finalmente, Velázquez sostiene “no formaremos parte de las políticas de ajustes en detrimento de nuestros trabajadores, ni vamos a permitir el hostigamiento hacia cualquier representante sindical”.
La otra cara del juez: desestiman causa por “aportes truchos”
Entre las voces que se levantaron para desocultar el verdadero sentido del pedido de detención de Moyano, se encuentra la de Lucas Schaerer de la Fundación Alameda y la Multisectorial 21F.
El compañero de Gustavo Vera, que la semana pasada estuvo, precisamente, en Posadas participando de las previas del Congreso que se realizará en el NEA, hizo hoy un paralelismo
Entre la causa de Moyano, imputado dicen por quedarse con la recaudación de la venta de choripanes en la cancha de Independiente y la causa de los aportes truchos que involucra a la gobernadora Vidal y a las dos cabezas de lista de las últimas elecciones, Carrió y Ocaña, casualmente dos denunciadoras crónicas en contra de los Moyano. Reveló Schaerer que por un lado el fiscal pide la detención del dirigente sindical al tiempo que el camarista Irurzun, el mismo que se dejó fotografiar con el operador de Macri ante los jueces, Rodríguez Simón, ese camarista le sacó la causa de los aportes truchos al juez Casanello y la devolvió a la Provincia sólo como causa en la Justicia Electoral. De un plumazo se disolvieron las causas por lavado de dinero y por falsificación de identidad. Pero el dato central es que a Moyano se lo imputa por un llamado de un barra brava con cuentas en la Justicia. Un solo denunciante y con causas pendientes. Destacó el dirigente social que Casanello ya había recibido denuncias de más de 70 personas que aparecen en el padrón como donantes y nunca lo hicieron, entre ellos policías de la Caba.
Observa el dirigente de 21F, casi con impotencia, que es evidente la utilización de los jueces para hostigar a los dirigentes que no se doblegan aunque queda en evidencia que “las autodenominadas fiscales de la República, Carrió y Ocaña desfilan por los medios concentrados denunciando a Moyano”.

Anuncios