Circuló una “fake news” que atribuía a Schiavoni proponer el arancelamiento de la universidad pública. La noticia, difundida por whatsapp desde Buenos Aires, es falsa, pero el daño está hecho. No obstante encendieron alarmas porque el rumor es coherente con las políticas de la Alianza Cambiemos. El gremialista Velázquez salvó la trayectoria del senador del PRO pero destacó que “no es cuestión de bajar la guardia, no se puede descartar que si Macri logra la reelección el año que viene el arancelamiento figure en agenda.

Posadas (miércoles, 24 de octubre) Circuló ayer una noticia falsa que atribuía a Humberto Schiavoni proponer el arancelamiento de las universidades públicas. A pesar de la trayectoria personal y política del senador por Misiones, y hasta que no fue desmentida, muchos le dimos crédito a la información porque es coherente con el rumbo de las políticas económicas de la Alianza Cambiemos. Además abundan las declaraciones de dirigentes que hacen creíble la iniciativa. La más recordada es la formulada por la gobernadora Vidal cuando afirmó que los pobres no acceden a las universidades como argumento para cerrar las creadas en los años recientes.
La “fake news” publicada aquí tuvo origen sin embargo en Buenos Aires y circuló a través de whatsapp por una cadena de difusión vinculada a la Alianza Cambiemos y que suele nutrir de información a través de ese medio. Schiavoni guardó silencio, pero el daño está hecho. Aunque falsa, la noticia encendió la alerta en el secretario general de la Adunam, Aníbal Velázquez por el contenido de la operación que destruye convicciones arraigadas en la sociedad como derechos.
En una entrevista con nuestros cronistas remontó el análisis a “1949 cuando el presidente Perón suprimió los aranceles universitarios. Desde entonces la Universidad pública es libre y gratuita y cambió para siempre la realidad educativa de nuestro país”.
Sostuvo que “los aranceles sólo permitían el exceso a la educación superior a un sector minoritario, sólo podían pagarlos los hijos de los oligarcas, diría Perón cuando recordaba esa acción donde el Estado Argentino se haría cargo de costos”.
Recordó que en la campaña presidencial del año pasado, no sólo Cambiemos deslizó la “necesidad” de arancelar los estudios universitarios, sino que también Massa introdujo el tema en la agenda. Y acotó “es un negocio que insume la codiciable suma de 144.000 millones de pesos (si se aprueba el presupuesto elaborado por los rectores para 2019)”.
Y reafirmó seguidamente que “la Universidad libre y gratuita se constituyó en un derecho para los argentinos y como sostiene nuestra Constitución para los hombres libres del mundo que quieran habitar en suelo argentino. Nos dio prestigio en toda América Latina. La diáspora de intelectuales perseguidos por la sangrienta dictadura de Videla y Martínez de Hoz, encontró una amplia receptividad, y tal como nos dijera un compañero mexicano: “los científicos argentinos” son los mejores preparados. Diríamos forma parte de nuestra cultura. Sin embargo, desde los noventa se registra un avance de las universidades privadas que ya suman el cincuenta por ciento de la oferta educativa superior”.
Consideró que por eso la gobernadora de Buenos Aires protesta contra las casas de altos estudios en su provincia. “Cuando dijo aquello de que los pobres no llegan en realidad estaba diciendo que a los pobres no les corresponde ir a la universidad. O en el lenguaje de un vocero del PRO “…le hacen ilusionar que pueden hacerlo”. Así como el presidente de la Rural decía que la Patria era de ellos, los militares y la Iglesia (aunque después del acto de Luján estén enojados con la Curia) nos están diciendo que la renta nacional le pertenece”.
En este contexto explicó que “no sorprende que la operación tipo “Fake news” contra el presidente nacional del PRO Humberto Schiavoni sea creíble cuando se le hace decir que a la Universidad hay que arancelarla. “Sabemos que es el candidato a Gobernador del PRO, pero los radicales en campaña son capaces de cualquier cosa, pero hay límites que no se deberían pasar. Interpelar al votante desde el sentido común del neoliberalismo va destruyendo la institucionalidad de derechos conseguidos siempre en luchas desiguales, nunca concedidos”.
Repasando las últimas movilizaciones destacó que “cuando la CONaDUH cambió los ejes del reclamo de sus medidas de fuerza pasando de salarial a “mayor presupuesto y gratuidad” todo el pueblo lo acompañó en sus marchas”.
Y alertó que “la operación contra el amigo Schiavoni puede estar preparando las conciencias que terminen aceptando la lógica neoliberal que todo lo mide por el Dinero. La noticia fue falsa, pero tiene un sustento que la hace creíble, no en la trayectoria de Schiavoni sino en lo que está haciendo la Alianza Cambiemos. No es cuestión de bajar la guardia, no se puede descartar que si Macri logra la reelección el año que viene pretenda que el arancelamiento de las universidades públicas figure en su agenda y en el debate parlamentario surgieron posturas que desnudan el comportamiento de los integrantes del interbloque Cambiemos: disciplinamiento político-ideológico con la de fe de conversos…”.
Y haciendo un juego de palabras concluyó “nuestra fe necesita el apoyo de los demás, especialmente en tiempos difíciles. Y si estamos unidos, la fe es fuerte. ¡Qué hermoso es apoyarse mutuamente en la aventura de la fe!”, dijo en la Plaza de San Pedro el Papa Francisco”.

Anuncios