Experimentan en Misiones con la producción de papas en zonas rocosas. En el municipio de Olegario Víctor Andrade comercializan con la papa blanca ya que las semillas de esta variedad llegan en mejores condiciones que la papa negra. No utilizan químicos en la producción, por lo tanto, es un producto saludable que además cuida el suelo, indicaron.

Posadas (Lunes, 5 de noviembre. Prensa del IFAI). La papa es el tercer cultivo alimenticio luego del arroz y del trigo y uno de los más consumidos en el mundo. En Argentina, la mayor producción de este cultivo se realiza en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Sin embargo, en Misiones existen productores que comenzaron a experimentar la producción de este tubérculo en zonas rocosas, como es el caso del municipio de Olegario Víctor Andrade, en el sur provincial.
En el Mercado Central de Posadas, Patricia Raquel Dos Santos vende las papas que produce Domingo Auras, junto a su familia y algunos ayudantes, en la localidad de Andrade. Cultivan este producto en una zona de mucha tosca, que se vuelve terreno apto para el desarrollo de esta actividad productiva.
“Las semillas nos envían desde Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. El suelo es propicio para este producto y hay años en que el volumen de producción es muy bueno. Entonces dejamos descansar la tierra para volver a cultivar”, comentó Patricia, quien vende la variedad de papa criolla en el Mercado Concentrador Zonal de Posadas, dependiente del Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI).
La papa se adapta mejor a los climas templados. La cantidad de días de siembra dependen del clima, de las temperaturas y de la cantidad de horas de luz. Necesita agua a lo largo de todo el ciclo de producción, con momentos de diferente demanda, es un cultivo muy susceptible al stress hídrico, lo que representa un riesgo en los dos sentidos: con mucha agua o con poca agua (datos de http://magya.cba.gov.ar). En este sentido, en Andrade cuidan mucho la producción, también frente a las heladas en los meses de invierno.
En Misiones, el cultivo de esta “papa criolla” se realiza en mayo y junio y la cosecha comienza en octubre. Se trata en realidad de la conocida papa blanca ya que las semillas de este tipo llegan en mejores condiciones que la tradicional papa negra.
Al no utilizar productos químicos en esta producción, el resultado es un producto saludable que a su vez permite la protección y cuidado del suelo. Hasta el momento cosecharon poco más de 20 kilos. El precio de venta es de 35 pesos por kilogramo. “Vamos cosechando de a poco para traer al Mercado Concentrador y al Mercado Central. La venta es muy buena, el producto sale y el cliente lleva con gusto al saber que es producida en Misiones”, dijo Patricia, entusiasmada de ser parte del trabajo y el esfuerzo familiar de todos los días. El productor de las papas, en la localidad de Andrade, Domingo Auras, es su suegro, indicó.

Anuncios