Sin embargo, al sumar las exportaciones al mercado interno, las cifras indican que el consumo de este producto aumentó un 3,5%. Los despachos al mercado internacional de yerba mate elaborada aumentó en unos 7,8 millones de kilos. También ingresa más hoja verde a los secaderos, dicen.

Posadas (Lunes 5 de noviembre). La Argentina produce unas 260 millones de toneladas de yerba mate por año y el consumo estimado por persona es de 110 litros de mate por año, según los registros del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).
De esas 260 millones de toneladas, el 75 por ciento se procesa como yerba mate tradicional; el 20 por ciento es yerba saborizada y el 5 por ciento restante se utiliza en productos derivados.
Según los datos oficiales, a pesar de la crisis económica que afecta al país, el mercado interno de yerba mate se mantiene mientras creció un 3,5 por ciento la producción general a partir de las exportaciones a Siria, Chile y Estados Unidos.
En ese sentido, un informe elaborado por el Inym refleja que en septiembre de este año los despachos de yerba mate elaborada aumentaron por la demanda del mercado internacional unos 7,8 millones de kilos y, en forma paralela, detectaron la recuperación del ingreso de hoja verde a los secaderos.

Datos positivos, a pesar de la crisis

El cierre de la cosecha gruesa, en septiembre, mantuvo los datos positivos para esta actividad en el año, “tanto para el consumo como en la producción de materia prima”, indicaron.
El Informe Estadístico del Sector Yerbatero consigna que entre enero y septiembre de este año el volumen de yerba mate elaborada con destino al mercado interno alcanzó los 199 millones de kilos (199.180.470) y las exportaciones 33,2 millones de kilos (33.222.013), que alcanzan los 232,4 millones de kilos (232.402.483), es decir, unos 7,8 millones de kilos más que en el mismo periodo del año pasado, cuando el consumo total habían sido de 224.528.613 kilos (24.582.613 kilos exportaciones y 199.945.813 kilos mercado doméstico).
De esta manera, en el periodo interanual registraron un incremento del 3,5% en el consumo, traccionado –dicen-, por la recuperación de los embarques a Siria (principal destino de la yerba mate argentina en el extranjero) como así también por la consolidación de Chile (segundo destino) y la constante presencia en otros mercados “nostálgicos”, conformados por las comunidades de materos distribuidas fundamentalmente en los Estados Unidos y Europa.
Para los funcionarios del Inym, los argentinos se mantienen fieles a la “infusión nacional” a pesar del “contexto económico complicado”. Se basan en los indicadores mensuales que para el mercado interno de la yerba mate mantiene las cifras de consumo mes a mes.

Producción de hoja verde

En lo que se refiere a la producción de materia prima, la zafra gruesa que finalizó en septiembre mostró una recuperación respecto al año pasado, cuando las prolongadas lluvias y la caída de hojas impactaron negativamente. Entre enero y septiembre de 2017 habían ingresado a secaderos 658,5 millones de kilos de hoja verde, mientras que este año los secaderos de la cuenca yerbatera recibieron 767,3 millones de kilos de hoja verde.
También se mantiene sin variantes la preferencia de los consumidores por los envases de medio kilo. Los datos provenientes de las declaraciones juradas indican que durante septiembre los paquetes de medio kilo representan el 58,20 por ciento de las salidas de molinos al mercado interno. Con el 35,25 por ciento se ubicaron los paquetes de un kilo, con el 2,08 por ciento los envases de dos kilos, y con el 01,04 por ciento los de cuarto kilo. En el ítem ‘otros formatos’ las salidas alcanzaron 0,59 por ciento, mientras que 2,84 por ciento correspondió al rubro ‘sin estampillas’.
Destacaron, además, que de acuerdo a los datos históricos que se mantiene con pocas variantes la participación de los distintos formatos en las salidas de molino con destino al mercado interno, concentrando los formatos de medio kilo y de un kilo, el 93,45 por ciento de estos.

Anuncios