El secretario general del gremio de la construcción, Héctor Vallejos, advirtió sobre la parálisis que sufre la obra pública provincial por efectos de las políticas nacionales. “El Iprodha deja de inscribir y ofrece lotes con servicios”, describió. Admitió que en Misiones el sector de la construcción está “un poquito mejor”, pero resaltó que “tarde o temprano las políticas nacionales impactan en las provincias”. Cuestionó la precarización laboral en la construcción privada en Posadas, en su mayoría emprendimientos inmobiliarios mediante fideicomisos.

Posadas (lunes, 12 de noviembre). El secretario general de la seccional Misiones de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Héctor Vallejos, se mostró preocupado por la caída de la actividad de la construcción en la provincia. “Todo lo que ocurre en el orden nacional impacta en todo el país y Misiones no es la excepción, con la particularidad de que tenemos una provincia dentro de todo comparativamente un poquito mejor”, sentenció en declaraciones a Misiones Plural. “En lo que respecta a fondos de las obras públicas, dentro de lo cual la mayor ocupación proviene de la construcción de viviendas, podemos decir que está paralizada; el Iprodha (Instituto Provincial de Desarrollo Habitaciona ) deja de inscribir y ofrece lotes con servicios”, graficó. El impacto de las políticas de ajuste que impulsa el gobierno de Mauricio Macri, y que presionaron un escenario de recesión que tiende a agravarse, no dejó indemne al complejo de viviendas Itaembé Guazú, construido en las afueras de Posadas, según explicó el dirigente gremial, “en este importante complejo habitacional se está terminando una parte de la infraestructura, nosotros -extra cupo del Iprodha- teníamos en un primer convenio de 1500 viviendas en una primera etapa, de las cuales 300 ya se están terminando y las estaríamos entregando a fin de año, de acuerdo a la información que tenemos es lo último que se está haciendo”; precisó Vallejos. Observó que Misiones obtiene ciertas ventajas adicionales, “por su naturaleza y posición geográfica, que incluyen al turismo, pero recalcó que la caída de la actividad de la construcción repercute sobre todo a los sectores más vulnerables y la situación se agrava porque en la construcción privada – que complementa, y puede ayudar a contener el empleo en momentos de crisis, existe un elevado nivel de informalidad. Contestando a la pregunta sobre el porcentaje de caída del empleo en el sector de actividad, el gremialista acudió a las mediciones e indicadores que produce, semestral e interanualmente, el Registro de Industrias de la Construcción, que no sólo releva la ocupación y la cantidad de empresas, sino oros indicadores como el consumo y venta de materiales “Aunque no siempre esos indicadores se trasladan a cifras de empleo, pero por esas mediciones, si tomamos cifras históricas, estamos llegando a un 50% de lo que teníamos, depende en qué momento se mida. Si por ahí miramos el 2016, podemos decir que estamos un poco mejor, pero si vamos un poco para atrás, la disminución de la ocupación alcanza a entre un 40 y 50%”.
Alternativa precaria
La precarización laboral-; desde la óptica del titular de la UOCRA, junto a cierta actitud oportunista de algunos empresarios se convierte en una aliada de la pobreza que produce la falta de trabajo genuino. En muchos de los emprendimientos inmobiliarios que se hacen en Posadas por fideicomisos, “no todos construyen a través de empresas, a veces por administración propia, o cuentapropismo, donde prolifera el trabajo informal, a veces nos encontramos que desde el ingeniero hasta el auxiliar son monotributistas. Convengamos que la precarización laboral es tan grave como la desocupación, en todos los rubros, el de ustedes (los periodistas) también, la gente acepta trabajar en condiciones inadecuadas por necesidad. Esto ocurre hoy en la provincia de la misma en el orden nacional. También existen aquellos inescrupulosos que buscan aprovechar las oportunidades de la coyuntura y exponen al trabajador a trabajar de forma inadecuada, no dando cumplimiento a las leyes laborales vigentes, de higiene y seguridad, etc. Y la gente tiene que trabajar de esa forma, precisamente, por la situación difícil que estamos atravesando”.
Foro de pymes constructoras
En cuanto a las vías de solución, o los paliativos a aplicar en el actual marco de incertidumbre, Vallejos se remite a la realización, hace unos meses atrás en la Legislatura provincial, de un Foro de las Pymes constructoras regionales, en el que estuvieron representantes de todo el país y de diferentes industrias; “las pymes constructoras del país, y estaban del NEA, hasta Jujuy, Provincia de Buenos Aires y Mendoza, coincidieron no sólo en el diagnóstico de la situación, sino también, en las conclusiones que les planteamos tanto al Estado nacional como al provincial, como medidas alternativas, para que la obra pública sea incorporada al Presupuesto”. “La mayor ocupación de mano de obra sigue siendo la construcción de viviendas; en las infraestructuras viales, que no dejan de ser importantes, la incidencia en el presupuesto en cuanto a mano de obra es nada más que un 5%, mientras en viviendas es del 50%”, destacó. “Esto es parte de lo que viene ocurriendo no sólo en Misiones, sino en el orden nacional, en Misiones, de cada 2 pesos uno ponía la Nación y otro la Provincia, más el lugar y las infraestructuras que ponía la Provincia, por ejemplo, en Itaembé Guazú. Cuando los fondos se retrasan o no vienen, obviamente, ocurre esta recesión.
Un rol indispensable
Vallejos al resumir las propuestas del Foro, enfatizó el rol primordial de la obra pública. “Misiones, Posadas, creció gracias a la obra pública, a la industria de la construcción, eso lo planteamos en el Foro, pidiendo que se consideren recursos en el Presupuesto, no sólo pensando en la construcción, sino en otras industrias vinculadas como la madera y la metalmecánica. Ningún modelo puede prescindir de una industria como la nuestra, que es el motor de la economía y dentro de eso, la parte fundamental sobre todo en las provincias, es la obra pública. Nuestra industria es la que mueve las economías regionales, si anda la construcción anda todo. Ahora, los que toman decisiones son los que tienen que decir en qué lugar de prioridades se pone a la obra pública. Más que nada la propuesta es que la obra pública siga generando lo que generó”; resaltó Vallejos, tras lo cual recordó que “en los momentos más difíciles, la industria de la construcción sirvió para paliar el grave flagelo de la desocupación”. “Eso es lo que planteamos, y reitero que la industria de la construcción, que es sinónimo de crecimiento y desarrollo y contribuye a todo lo que vemos alrededor, todo se construye y el arte de construir está en manos del trabajador constructor, que es irremplazable, más allá de la tecnología. Nuestra actividad es una industria, no es de servicios, el mejor Indec es la industria de la construcción. Pasa que cuando las cosas están equilibradas para hacer una inversión, por ahí, la gente prioriza los servicios en lugar de la inversión, y eso es algo de lo que está ocurriendo. Son situaciones, momentos, miradas desde el punto de vista político que a veces nos llevan a situaciones como esta”, apuntó el gremialista. Respecto al efecto en los salarios de la escalada de la inflación en los últimos meses, destacó que el gremio cerró un acuerdo paritario con una cláusula gatillo por la cual se van a renegociar los salarios a fin de año. “Este acuerdo está vigente y a partir de noviembre estamos discutiendo un ajuste con el sector empresario, queda por ver cuál va a ser el monto”, completó.

Anuncios