A veces no hay tiempo ni de disparar, mire si van a estar dando la voz de alto”. La polémica frase pertenece al presidente del PRO Humberto Schiavoni quien defendió la resolución del Ministerio de Seguridad para habilitar a las fuerzas de seguridad a disparar en cualquier ocasión, informan hoy varios sitios en Buenos Aires. Con la economía en recesión, la Alianza Cambiemos traspola a la campaña electoral argentina la prédica de mano dura que le dio éxito a Bolsonaro. Macri desnudó la intención en declaraciones programadas con TN donde mostró al kircherismo como cómplice del caos social.

Buenos Aires (Martes, 4 de diciembre) El presidente del PRO Humberto Schiavoni defendió las medidas tomadas por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y abrió la polémica al declarar que en un acto delictivo las fuerzas de seguridad “no tienen tiempo” de dar la voz de alto ni de disparar por lo que el nuevo reglamento “resolvería” la problemática de la inseguridad.
Según informan varios sitios porteños, el candidato a gobernador por Misiones, agregó que “no se puede culpar a un policía por cumplir con su deber. A veces no hay tiempo ni de disparar, mire si van a estar dando la voz de alto”, aseguró Schiavoni en una entrevista con FM La Patriada y agregó que “durante muchos años invertimos la carga de la prueba en las fuerzas de seguridad”.
El senador nacional sostuvo que este “este Gobierno le ha devuelto el respeto a las fuerzas de seguridad” y que durante la gestión de Mauricio Macri “nunca se ha criminalizado la protesta social”. Sobre las críticas que recibió el nuevo reglamento sostuvo que confía “en el profesionalismo que Patricia Bullrich le ha logrado impregnar a las Fuerzas de Seguridad”.
En tal sentido destacó la gestión de Bullrich a la que calificó como “muy buena” y evaluó que durante la cumbre del G20 en Buenos Aires “se firmaron convenios que significan inversiones” y que además fue “una gran vidriera para la Argentina”. “Hemos pasado un examen a la altura de las circunstancias”, concluyó.
Las declaraciones de Schiavoni siguen la misma bajada de línea que Durán Barba trazó para la campaña electoral. Con la economía en recesión, el propósito estratégico es desviar el debate a la seguridad y traspolar la prédica de mano dura con la que Bolsonaro ganó en Brasil.
En una entrevista programada con Morales Solá en en TN, Mauricio Macri lanzó anoche la campaña al responsabilizar al kirchnerismo del caos social. “El kirchnerismo generó un antes y un después -dijo sin ponerse colorado el Prsidente- las barras no tenían el nivel de relación con la política que tuvieron a partir del kirchnerismo”. Esto dijo el lunes el presidente Mauricio Macri hablando sobre la frustrada final de la Copa Libertadores entre River y Boca. “Lo digo con la autoridad de haber sido presidente de Boca y ver una barra comportarse de una manera hasta el kirchnerismo y después del kirchnerismo”, argumentó. “Ahora, con esta ley, van a ser condenados aquellos que colaboren con las barras de alguna manera, sean de la política o de la política deportiva; ya no deja resquicios para que los jueces interpreten”. “No podemos militarizar nuestra vida”, dijo el presidente refiriéndose a la necesidad de controlar más las actividades futbolísticas. “Lo más lindo que es en nuestra vida es la libertad. Lo que necesitamos tener es una sociedad que pueda ejercer la condena de aquel que es violento, que es donde siento que hemos fallado, igual o peor que en cualquier operativo de seguridad que queramos discutir”. Por último, Macri le bajó el tono a los rumores de conflictos sociales típicos del mes de diciembre: “Los violentos no tienen que alterarnos. Queremos ir hacia el futuro, no volver al pasado. La amenaza de diciembre tiene que desaparecer y no volver más”.
Todo muy claro.

Anuncios