Este viernes por la tarde, en Posadas, quedará inaugurado el local de Unidad Ciudadana de la Tierra Colorada. Se trata de un sector del variado conglomerado de organizaciones que conforman el tablero de la fuerza política que lidera Cristina Fernández de Kirchner en Misiones. Subyacen diferentes miradas sobre la construcción política. Los matices van desde quienes reclaman “una visión federal y no unitaria” a los que exigen “la construcción de un espacio con unidad propia”.

Por Alberto “Tito” Hedman.

Posadas (Viernes 21 de diciembre de 2018). El impacto de la crisis inducida por las políticas neoliberales del gobierno de Cambiemos, que profundizaron al extremo la recesión económica y llevaron a la inflación a rondar el 50% en la actualidad, tiende a agravarse condenando a la pobreza a un creciente número de familias argentinas. En territorio misionero, los despidos de 150 trabajadores de la fábrica DASS de Eldorado aparecen como el más reciente ejemplo de esta crisis a la que muchos no le ven un fin cierto en tanto no se revierta el modelo económico de exclusión y regresión social y económica. Debido a ello, el tránsito hacia el fin de año coloca en primer plano los síntomas de la puja electoral pautada para el año próximo; y a partir de este cuadro de situación, en la oposición es cada vez más actual la consigna de la unidad como requisito central para evitar la continuidad del programa neoliberal que cedió el poder de decisión al Fondo Monetario Internacional (FMI) y realimentó así el estrangulamiento externo, fuente de las peores crisis que vivió el país en el pasado.
No escapa a esta premisa del momento el proceso de conformación de Unidad Ciudadana, la fuerza política creada por la ex presidenta Cristina Kirchner, en el ámbito misionero. El anuncio de la inauguración de un local en esta ciudad, que se realizará hoy y será la presentación en sociedad de la agrupación “Unión Ciudadana de la Tierra Colorada”, revela tensiones subyacentes entre los actores de un común proyecto de retorno a un gobierno de corte nacional y popular, identificado con el ciclo kirchnerista y el liderazgo de Cristina. En rigor, el proceso de organización de Unidad Ciudadana no es nuevo, pero cobró fuerza desde mediados del año pasado, con un punto alto en el acto del 28 de septiembre en el Club Jorge Brown de Posadas. El acto reunió a una pléyade de dirigentes nacionales, con figuras como Oscar Parrilli, Axel Kicillhof Y Martín Sabbatella a la cabeza, representando a una docena de organizaciones unidas por el lazo común de la indetificación con las políticas del kirchnerismo, pero en muchos casos no coincidentes en las formas de acción o los límites de la acción política partidaria.

Asamblea tensionada

Así fue como, en el último encuentro en la localidad de San Vicente, a la hora de conformar una conducción provincial habrían surgido diferencias que llevaron a que a que un sector con predominante representación en Posadas se retirara de la asamblea. El acto de inauguración del local de “Unidad Ciudadana de la Tierra Colorada”, a realizarse hoy a las 18 horas en un predio sito en la calle Ayacucho a la altura de su intersección con Catamarca, reflejaría este debate, que tuvo como centro la postura respecto al Frente Renovador en el nuevo escenario. La vinculación entre la Renovación, que en elecciones pasadas se expresó en candidaturas comunes, hoy parece generar más tensiones que expectativas positivas, y divide aguas entre quienes reclaman la protección de una identidad propia como principio de construcción política, -y por ende toman distancia del presente del Frente Renovador- y quienes sostienen que la amplia unidad que se requiere en la actual coyuntura no habilita a plantear otro límite que el que representa el gobierno neoliberal de Macri.
En el primer caso, se encuentra la directiva surgida en San Vicente, con la mayoría de las organizaciones, y cuya figura más conocida es la diputada nacional Cristina Brítez, paradójicamente ungida como tal por la alianza electoral entre el FPV y la Renovación en un pasado no tan lejano. Del otro lado se perfila un dirigente como Héctor “Peinado” Acuña, de reconocida trayectoria en el peronismo de los años setenta y militancia en la renovación, aunque hoy distante de las políticas de acompañamiento de los diputados misioneristas a los proyectos de leyes que presenta el gobierno de Cambiemos en el Congreso nacional.

La militancia es anterior a la Cámpora

peinado
Consultado por este medio, Acuña fue claro en señalar su pertenencia a “Unión Ciudadana de la Tierra Colorada” y su distanciamiento de las políticas de la Renovación de acompañamiento a Cambiemos. “Yo le dije a Parrilli en la reunión del primero de agosto pasado en el Instituto Patria en Buenos Aires, que nosotros no estamos de acuerdo con la forma en que vota la renovación en el Congreso, pero creemos que la construcción de Unidad Ciudadana debe ser federal, no unitaria; aprendimos a hacer política con Perón, pintando luche y vuelve no somos La Cámpora”, disparó el dirigente. Pero si Carlos Rovira decide ir con Macri, nosotros vamos con Cristina”, enfatizó. Insistió en que “el límite es Macri” y las políticas que representa. Acto seguido, fustigó, sin dar nombres, “al otro sector (de UC) que se opone a todos los que tenemos olor a la renovación y no entiende que la contradicción principal es sacar a Macri del gobierno”. Acuña fue drástico al señalar que “Unidad Ciudadana de la Tierra Colorada es un proyecto político que está mirando al futuro, a la unidad que se necesita garantizar hoy para que después del 10 de diciembre del año próximo “tengamos un gobierno nacional y popular en el país”.

Miradas distintas

mit
Desde otro ángulo de la misma corriente política, la dirigente María Itumelia “Mariquita” Torres, principal referente de Nuevo Encuentro a nivel local, remarcó que “es de sentido común que la organización de Unidad Ciudadana en Misiones debe partir de asegurar la construcción de un espacio con identidad propia y eso impide que haya dirigentes con militancia en la renovación. Aún cuando en el futuro puedan haber acuerdos electorales”. Recordó a respecto que todos los que hablaron en el acto de septiembre, recalcaron que “el límite es votar las medidas del FMI”. Torres dijo que se desayunó sobre la hora de la inauguración del local, y aunque desde su punto de vista insiste en que la premisa central para la construcción de UC en la provincia parte de consolidar una identidad propia, sostuvo que la aparición de Unidad Ciudadana de la Tierra Colorada muestra que “evidentemente Unidad Ciudadana no es un pequeño espacio en la política misionera, se está convirtiendo en un movimiento, un movimiento que probablemente toda vía tiene relativamente poco desarrollo, pero que va demostrando que hay interés de distintos sectores de la sociedad misionera de participar de este espacio”. “En buena hora que se abran casas de Unidad Ciudadana en todas las localidades de la provincia. Está claro que Unidad Ciudadana está empezando hoy a ser ese espacio donde distintos sectores que venimos de diferentes lugares, sentimos que es un espacio al que queremos pertenecer”, resaltó. Me enteré por los medios que mañana (por hoy) se va a inaugurar en Posadas una casa de Unidad Ciudadana por parte de un grupo de compañeros que ha participado del proceso organizativo pero que de un tiempo a esta parte ha decidido seguir un camino propio, indentificados con Unidad Ciudadana, y me parece bien, acá se trata de construir. En un espacio en que hay distintas corrientes de pensamiento, siempre dentro del progresismo pero con matices, ciertamente hay miradas distintas”, remató.

UTLIMO MOMENO: Comunicado difundido por los organizaddores esta mañana.

Compañeros. Debido a la *continuidad* de las. Malas condiciones meteorólogicas y falta de luz agua en vastos sectores de Posadas *HEMOS TOMADO LA DESICION DE SUSPENDER LA INAUGURACIÓN DEL LOCAL* DE UNIDAD CIUDADANA