Ni terrorismo del Hezbollah ni bases yanquis. El ministro de Gobierno de la Provincia, Marcelo Pérez, le bajó el tono a las implicancias que pueden tener del lado argentino las denuncias publicadas en Buenos Aires sobre la existencia de grupos terroristas del Hezbollah en Ciudad del Este que pasarían sin control alguno a Foz. Afirmó que la ciudad de las Cataratas es segura, que la frontera tiene un estricto control conjunto con la Nación y que hasta el momento no sabe nada de la instalación de una base de los Estados Unidos.

Posadas (Lunes, 14 de enero) El ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, le bajó el tono a la incidencia que puede llegar a tener en Puerto Iguazú la gravedad de las denuncias periodísticas sobre la existencia de células terroristas vinculadas al Hezbollah en Ciudad del Este y que dicen, pasan  sin control alguno a través del Puente de la Amistad que une a la ciudad paraguaya con la brasileña Foz.
Pérez, con la moderación que lo caracteriza y cuidando de no interferir en asuntos ajenos a su cartera, llevó tranquilidad a los argentinos, ya que la información cuando se publica con desconocimiento de la realidad local, se simplifica en la denominación “triple frontera”. El punto de encuentro entre las tres ciudades, que coincide con la desembocadura del río Iguazú en el Paraná, ha dado lugar a la denominación triple frontera, pero en varias oportunidades se ha aclarado que el punto geográfico no constituye una categoría geopolítica que puede remitir a un espacio liberado y fuera del control de cada Estado. Concretamente no existe la triple frontera con mayúsculas. Lo que si hay es un punto de encuentro entre ciudades de tres Estados nacionales en los que rigen las leyes, costumbres y tradiciones de cada país.
En declaraciones formuladas aquí el viernes pasado, al corresponsal de Ámbito Financiero, Pérez buscó bajar el dramatismo con el que se cargan los informes periodísticos sobre la actividad delictiva en la zona, que vuelve a introducir ruido en las decisiones de los turistas como cuando se afirmó erróneamente de la existencia de casos de fiebre amarilla, lo que fue de inmediato y contundentemente desmentido por las autoridades nacionales.
El ministro de Misiones se limitó a enfatizar que la ciudad de las Cataras es una ciudad segura y resumió las inversiones y acciones desplegadas en forma conjunta con el gobierno nacional para controlar la permeabilidad de la frontera, en todo tipo de acto delictivo. Destacó que tanto la provincia como la Nación custodian celosamente el paso fronterizo.
En otro orden reveló que hasta el momento no tuvo conocimiento respecto a la posible autorización de parte del gobierno brasileño de la instalación de una base militar de Estados Unidos
La entrevista

Existe versiones periodísticas desde Brasil que indican que el presidente de ese país Jair Bolsonaro autorizaría la instalación de una base militar de los Estados Unidos cerca de la zona llamada de la triple frontera. ¿Cómo ministro de Gobierno, a cargo de la seguridad de Misiones; tuvo alguna comunicación al respecto?
“No hemos recibido información sobre la posible autorización que le brindará el presidente de Brasil Jair Bolsonaro a los Estados Unidos para instalar una base militar en la zona de la triple Frontera. Brasil es un estado con su propio ejercicio de la soberanía y autonomía No sé cómo lo recibirá la región esta posible autorización porque es un tema del ámbito federal. No obstante reitero no recibimos comunicación alguna”

Mucho se habla de células terroristas en la zona de Ciudad de Este y Foz de Iguazú, principalmente musulmanes de origen chiita que estarían financiando a organizaciones como el Hezbolah y carteles del narcotráfico. ¿En Iguazú, podría suceder lo mismo?
“A Iguazú hay que diferenciarla de las ciudades de Foz de Iguazú y Ciudad del Este. Iguazú tiene un paso fronterizo celosamente muy bien custodiado por las Fuerzas de Seguridad provinciales y federales. Iguazú como toda ciudad turística tiene algunos problemas de seguridad. En la Argentina no tenemos siquiera en forma permanente población de origen sirio, libanesa o árabe como existe en Ciudad del Este y Foz de Iguazú donde podría haber ciudadanos que simpaticen con posturas extremistas, pero eso no se transfiere a la Argentina. Concretamente en Iguazú estamos lejos de esta situación. Reconozco que estamos cerca de una frontera permeable pero precisamente, el gobierno nacional invirtió mucho para revertir esa permeabilidad, inversiones a las que también contribuyó la provincia de Misiones. Lejos estamos de que se puedan instalar células extremistas en Puerto Iguazú”.

Si bien la detención, en septiembre pasado, del libanés Assad Barakat se produjo en Foz de Iguazú, se confirmó que usaba el casino del lado argentino para “lavar” dinero. ¿Usted considera que es un hecho delictivo aislado?
Sí. De todos modos, este hecho está en un proceso de investigación. Siempre que haya población que tiene como costumbre y tradición remitir dinero a sus familiares que residen en zona donde hay supuestos grupos terroristas existirán las sospechas. Algunos enviarán dinero con fines loables y otros con otros fines, inclusive delictivos. Esta bueno que se investigue porque implica la presencia de fuerzas de seguridad e inteligencia que hace que la zona deje de mencionarse como una zona permeable precisamente porque se logró ingresar en investigaciones profundas como el caso Barakat”

Iguazú recibe miles de turistas al año por las Cataratas. ¿Es una ciudad segura?
“Iguazú es una ciudad segura, con algunos problemas de inseguridad como cualquier otra ciudad donde a alguien le pueden robar, estafar o clonar la tarjeta de crédito. Reconozco que hay puntos de venta de drogas; desde el ministerio de Gobierno conjuntamente con el ministerio de Seguridad de la Nación hacemos lo humanamente posible para reducir los hechos delictuales. Lo logramos en esta gestión del gobernador Hugo Passalacqua. Reitero Iguazú es una ciudad segura donde el turista y cualquier ciudadano puede caminar con tranquilidad en cualquier horario”