Se reunirán el martes en la sede de Amayadap. Comprometieron su asistencia autoridades de la CEM; empresarios; legisladores; intendentes y concejales. “La crisis del sector nos está ahogando. Hay empresas que plantean pedir la crisis preventiva. Hay cierres y suspensión del personal”, aseguró un empresario del sector.

Eldorado (Lunes 4 de febrero). La Asociación Maderera Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap) se puso a la cabeza del reclamo frente a la crítica situación del sector maderero del norte misionero, ante la falta de políticas económicas y financieras del Gobierno nacional. “Estamos por entran en crisis de empresas. No podemos seguir sosteniendo al sector. Mantener los aserraderos se hace cada vez más difícil”, dijo un empresario de la zona de Montecarlo.
La crítica situación hizo que la asociación gremial empresarial convoque a la reunión del martes 5 donde pretenden analizar el estado de crisis y elevar un documento que elevarán a las autoridades nacionales.
A la reunión fueron invitados la Confederación Económica de Misiones, la Cámaras de Comercios e Industrias del norte de la provincia; empresarios; intendentes; concejales; legisladores provinciales y nacionales.
En esta oportunidad no se convocó al Sindicato Obrero de la Industria Maderera de Eldorado.
En declaraciones al diario El Territorio el presidente de Amayadap, Román Queiroz, sostuvo que desde hace tiempo la situación dejó de ser una amenaza.

“Están cerrando muchas Pyme y otras están en coma”

El presidente de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, dijo a Misiones Plural que los empresarios “no dan más”, y enumeró los problemas: “tienen que pagar sueldos, cargas sociales; servicios; impuestos nacionales, provinciales y municipales; todo eso hace que no les cierren los números. De esta crítica situación se sale con el aporte de todos”.
“Hemos llegado a un cuello de botella donde si todos tomamos el toro por las astas y hacemos un esfuerzo sin que se haga magia se puede salir del atolladero””, expresó antes de reclamar a los municipios que “incrementaron sus tasas hasta en un 35 por ciento con relación al año 2018”.
El presidente de la CEM afirmó que ya sea el grande o pequeño empresario “no quiere dejar de pagar sus impuestos, los sueldos del personal ni las cargas sociales y sindicales”.

Las promesas incumplidas de Macri

El 5 de abril, el presidente Mauricio Macri y funcionarios nacionales se reunieron con empresarios del sector forestal en la empresa Pindó SA de la localidad de Puerto Esperanza, donde empresarios del sector plantearon el retraso en los pagos de la Ley 25080 de promoción forestal y Macri se comprometió a disponer de fondos antes de fin de año, para que los productores forestales pueden cobrar los subsidios atrasados. Pero después de esa promesa, los fondos nunca llegaron ni se volvieron a ocupar del tema.
En la sexta mesa forestal que re realizó en noviembre, el reclamo fue el mismo. Hasta esa fecha la deuda con los productores forestales de Misiones ascendía a 430 millones de pesos.
Además, le plantearon al presidente Macri la necesidad de promover el consumo y un mayor uso de la madera en la construcción de viviendas según el convenio firmado con Nación hace dos años. Y solicitaron medidas que permitan reactivar las compras de muebles, como también en atender la necesidad de lanzar líneas de financiamiento accesibles para las Pyme, entre otros temas de preocupación sectorial, como el costo de la energía eléctrica.

La crisis en el sector maderero viene de arrastre

En junio de 2017 empresarios del sector le dijeron a Misiones Plural que la situación del sector maderero era crítica. “No estamos en condiciones de otorgar aumento alguno a los trabajadores sino que estamos sosteniendo el sector como sea. A duras penas podemos pagar los sueldos. Hay empresas que ya comenzaron a suspender y despedir personal”.
Por entonces, expresaban la necesidad de medidas correctivas de parte del Gobierno nacional en forma urgente y pese a las gestiones que realizaron, en ese mismo sentido, no tuvieron respuestas.
Incluso, desde el SOIME, el secretario adjunto Domingo Paiva, a mediados de año un esfuerzo de los empresarios: “no desconocemos que la situación está difícil pero también los empresarios deben ser conscientes que el obrero no puede vivir”, expresó entonces para reclamar, también, al Gobierno nacional: “están desprotegiendo la industria nacional. Estamos peor que en los años 90 y pero que con el gobierno militar de las décadas del ’70 y `80”; afirmó el sindicalista hace poco más de dos años.
En aquel momento, Paiva dijo es que “el Gobierno asegura que se paró la importación” pero que esas aseveraciones eran “mentira”, para ejemplificar con una empresa importadora de Paraná, Entre Ríos, a la que en ese momento le habían otorgado “permiso para importar 50 mil metros cúbicos de terciado, aglomerado y fenólico”.

AS – Misiones Plural.

Anuncios