Levantaron el corte de acceso al área Cataratas de este miércoles después de nueve horas. Prevén otras asambleas y medidas sorpresivas de protesta. Desde Parques Nacionales respondieron que no negociarán bajo presión. Los vecinos aseguran que no permitirán las obras para este negocio privado entro de la reserva.

Posadas (Jueves 7 de febrero). Cerca de nueves horas duró el corte de ruta que impidió el ingreso al área Cataratas, en el Parque Nacional Iguazú, protagonizado por vecinos de la ciudad y asociaciones gremiales, en contra de la construcción de villas turísticas que el Gobierno de la Nación impulsa dentro de la reserva.
Pidieron, con esa manifestación, la presencia de alguna autoridad nacional y el cese de la promoción para licitar esas obras que pretenden construir en una veintena de Parques y reservas naturales de Argentina, entre las que está Iguazú.
Pese a que los vecinos vienen manifestando su oposición junto a las organizaciones ambientales y sociales y a las que de a poco se fue sumando el arco político provincial, desde Parques Nacionales contestaron este miércoles que no negociarán bajo presión. La presión, el corte de ruta, llegó justamente por la falta de respuesta a los pedidos y a la confirmación de que las obras se realizarán.
Así, el Gobierno nacional no sólo sigue con el proyecto sino que dilata la reunión con el sector ambientalista que no quiere esas obras adentro de la reserva pero propone, sin embargo, que esas inversiones se realicen en la ciudad de Puerto Iguazú, que cuenta con espacios acordes con los lineamientos del proyecto, que son negocios privados, que impulsa el Gobierno de Cambiemos.
Este miércoles le tocó al intendente del Parque Nacional Iguazú, Sergio Valdecantos, llevar la voz de su superior, el presidente del Directorio de la Administración de Parques Nacionales, Eugenio Breard, que a través de un comunicado les dijo a los manifestantes que estaban “todos los canales de diálogo abierto, pero no iniciaremos ningún tipo de negociación bajo presión”. Ninguno de los dos explicó a qué canales se referían.
En plena siesta, y después de unas nueves horas de corte al ingreso al Parque, –donde no interrumpieron la circulación entre la ciudad y el aeropuerto, en ninguno de los dos sentidos- los manifestantes decidieron levantar la protesta, a la espera de reuniones.
“Ya no hay corte y por lo tanto, no hay presión. Ahora hay que esperar que vengan los funcionarios del Gobierno nacional que son los que generaron este conflicto y tienen la responsabilidad de solucionarlo”, explicó el presidente de la Asociación Amigos de los Parques, José Barrios, en entrevistas radiales.
“La respuesta está en Buenos Aires. La tiene el Gobierno nacional. Esperamos que contesten, que vengan a Iguazú, para lograr que se suspenda definitivamente esta licitación. Realizamos las gestiones con Parques Nacionales, donde buscamos charlar y hacer entender la posición de Iguazú y de la gente de Misiones, que en su gran mayoría, no están de acuerdo con esto, al igual que otra gente de todo el país que manifestaron su acompañamiento. No queremos que se toque el Parque Nacional”, manifestó.
También destacó el acompañamiento del arco político, en el que se manifestó el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad que dijo públicamente que no está de acuerdo con las villas turísticas dentro del Parque.

RP – Misiones Plural