Florencia Fritzen, de la Juventud Radical cuestionó hoy la construcción simbólica del “Grupo de los 3”, Fonseca, Pianesi y Arjol, que “facturan” en el partido y ante la sociedad como jóvenes. “Hace rato superaron los 31 años que es el límite para pertenecer a la JR”, sostuvo para afirmar que defraudaron a los jóvenes al “trenzar” con el aparato.

Posadas (Jueves, 28 de marzo de 2019) Una nueva interna se insinúa al interior de la UCR de Misiones: la JR contra los “Jóvenes – Viejos”.
Florencia Fritzen, militante de la Juventud Radical que se referencia en la agrupación Ateneo Radical que lidera Federico Villagra, salió a cuestionar el posicionamiento simbólico del llamado “Grupo de los 3” como representantes de la Juventud, cuando en realidad hace muchos otoños superaron los 31 años que es la edad máxima de pertenencia a la orgánica de la JR.
Fritzen se refiere a Francisco Fonseca, Ariel Pianesi y Martín Arjol, que si bien son jóvenes con relación a otros dirigentes conocidos como Damiani, Pastori o Bordón, en realidad han superado holgadamente la edad para pertenecer a la JR.
La judicialización de la política
La imputación de Fritzen no omite el contexto, caracterizado por la resistencia de agrupaciones como Ateneo Radical a la toma de decisiones de las autoridades del partido que con la suma del poder bloquearon el año pasado las elecciones internas. Precisamente, esta mañana, Fonseca, como presidente del comité provincia anunció que hicieron una presentación en la Justicia Electoral que el martes intimó al partido a realizar las elecciones que suspendieron en noviembre pasado.
Mientras el oficialismo se jugaba a “hacer valer la decisión de la Convención para no ir a internas”, las agrupaciones que ya el año pasado habían judicializado la decisión interna de inhabilitarlos para competir, esperaban que el Tribunal mantenga la decisión que ratificó el martes y que ya tenía una resolución favorable en la Justicia Federal con competencia electoral.
Por eso rechazaron las acusaciones formuladas por Fonseca en la Convención cuando habló de “hostigamiento judicial”, cuando en realidad la Justicia es la garante que puede poner límites al autoritarismo del comité que no admite disidencias y recurre a prácticas ajenas a la tradición radical al impedir la competencia en elecciones.
Desilusión de la JR
Fritzen que habló como militante y no desde la orgánica de la JR, mientras pulseaban en la Agrupación el curso de los acontecimientos por el amparo presentado por el oficialismo al Tribunal Electoral, reveló la desilusión con lo actuado por el “Grupo de los 3”. Resumió que tuvieron todo el apoyo de los jóvenes para renovar las prácticas al interior del partido y recuperar la significación histórica de los radicales en la política argentina, pero “hicieron la fácil, se olvidaron de los mandatos y trenzaron con el aparato”.
En la Agrupación consideran que el Grupo, que tuvo en el Concejo de Posadas, un espacio simbólico de construcción de alternativas a la partidocracia, dilapidaron ese capital político. “Es hora que dejen de hablar en representación de la Juventud”. Recordaron que la Carta Orgánica establece que la Juventud Radical es integrada por todo afiliado que tenga entre 16 y 31 años. “Ya tienen más de 37 –observaron- y siguen facturando como jóvenes. Pero no es inocente. Lo hacen para ocupar los espacios que pertenecen a la JR”.

los jovenes viejos