Los productores están divididos: desde el norte y el sur de Misiones promoverán el paro yerbatero si el precio del kilo de hoja verde de yerba mate sale por debajo de sus pretensiones. Desde la zona centro, en tanto, no acompañarán ninguna medida porque la situación es acuciante y no están dadas las condiciones, aseguran.

Posadas y Eldorado (jueves 28 de marzo). “Si la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación lauda el precio de la yerba mate por debajo de los 13,50 pesos por kilogramo de hoja verde, vamos al paro”. Pero lo decidirán en Asamblea el sábado, en San Pedro.
Lo dicen tanto el presidente de la filial Misiones de la Federación Agraria Argentina, Jorge Butiuk, como el dirigente yerbatero Julio Petterson, presidente de la Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (Acpyn).
Desde la Asociación de Productores de Misiones, Apam, siguen reclamando que el kilo de hoja verde de yerba mate sea de 0,50 dólares, un monto que se ajusta a la realidad de los productores aunque estiman que el laudo se ubicará más cerca de lo que pide la industria que de lo que reclama la producción. De todas maneras adelantaron que no acompañaran ninguna medida de fuerza porque la situación en el sector, sobre todo de la zona centro, es acuciante. “Hay una fuerte versión de que el laudo sería en 12 o 12,50 pesos y no vamos a parar solo para reclamar un peso de diferencia. Acompañaríamos si el reclamo fuera mayor, pero no están dadas las condiciones, acá en la zona, para hacer ninguna medida de fuerza”, aseguró Cristian Klingbeil a Misiones Plural, temeroso también de que los sectores relacionados a partidos políticos “aprovechen esta situación para salir a hacer campaña política”, estimó.
Aunque sin confirmaciones oficiales, trascendió que el laudo ya está definido, pero resguardado hasta que sea publicado en el Boletín Oficial. De esta manera, el Gobierno nacional retrasa el impacto que tendrá el precio de la yerba mate en algún sector, ya que dejaría disconforme a los productores (lo más probable) o a los industriales, que pujan cada uno por valores diferentes.
Los productores yerbateros habían fijado el piso en 13,50 pesos por kilogramo de hoja verde de yerba mate, con la advertencia que si el laudo sale por debajo de ese monto, paralizarían la circulación de yerba mate en todo el país.
Al respecto, Butiuk, dirigente yerbatero del sur de Misiones es contundente cuando afirma que los productores no pueden seguir cediendo y que en realidad “el precio debería ubicarse en los 16,50 pesos pero aceptaron bajar para al mínimo posible”, que son los 13,50 pesos que reclaman. “No aceptaremos menos de eso”, enfatizó en una entrevista a través de Radio Spika 104.5 de Eldorado.
Desde el norte de Misiones, Julio Petterson, en tanto, explicó en varias oportunidades que los 13,50 pesos mínimos que reclaman están compuestos por las ganancias de tres sectores: 8,50 pesos para el productor, 2,50 pesos para el tarefero y 2,50 pesos para el cuadrillero. Con estos números, el tarefero se alza sólo con 2500 pesos por tonelada de yerba cosechada, un monto muy bajo frente al costo de vida y la situación económica del país.
Butiuk, desde el sur, recuerda que la puja está entre productores chicos y los grandes empresarios. “Misiones defiende al pequeño y mediano productor mientras que Corrientes defiende a los grandes empresarios. Nosotros desde Misiones anunciamos un yerbatazo y no descartamos viajar a Buenos Aires, aunque eso lo decidirá la Asamblea de productores que llevaremos adelante en San Pedro ni bien se conozca el precio laudado”.
Los productores se reunirán, este sábado 30 de marzo, a partir de las 9 horas, en San Pedro, para decidir las medidas que adoptarán ya que esperan que antes del sábado se conozca el monto del laudo.
Dirigentes como Butiuk, convencidos de que faltará materia prima, piden a los productores que no vendan por debajo de los 13,50 pesos el kilogramo de hoja verde.
Desde la zona centro, Cristian Klingbeil de Apam, insiste con que los productores piden no parar; la desesperación del productor y tarefero hace que no estén dadas las condiciones para salir a la ruta. Estamos muy presionados; la AFIP está atacando y los productores están desesperados porque temen perder sus chacras o sus autos. No podemos parar porque la cosecha está muy fuerte, en pleno, y los productores quieren regularizar sus deudas”, explicó.