Las máximas autoridades provinciales junto al intendente Fernández inauguraron una parte del edificio municipal, que comenzará a funcionar con algunas áreas. “La Municipalidad es el corazón de cada ciudad”, dijo el gobernador, emocionado.

Oberá (Subsecretaría de Prensa). La primera parte de la obra de refacción y puesta en valor de la Municipalidad de Oberá quedó inaugurada este martes 16 durante el acto que presidieron el gobernador Hugo Passalacqua; el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad y el intendente local, Carlos Fernández, entre otros funcionarios y legisladores de Misiones.
La nueva edificación está construida en el mismo espacio que ocupó el edificio municipal que está en etapa de reconstrucción después que fue destruido por un incendio. Esta moderna edificación está ubicada sobre la calle Jujuy y en la segunda etapa continuará hacia la calle José Ingenieros, como parte de un proyecto mayor global que mantiene la misma impronta visual que el sector inaugurado este martes.
Desde la Subsecretaría de Prensa de Misiones informaron que en el edificio actual estarán ubicados en un principio los sectores de atención al público, y las áreas de Tránsito, Finanzas y los despachos del Intendente y que cuenta con una superficie de 1.874,58 metros cuadrados con el subsuelo, planta baja y dos plantas superiores.
La terminación se realizó con ladrillos a la vista en todos los elementos necesarios para el funcionamiento, iluminación led, red de datos y telefonía; aires acondicionados, ascensor, estacionamiento en subsuelos. En el primer piso estará el sector de atención al público y sanitarios. En el segundo y el tercer piso se ubicarán oficinas administrativas y despachos. El ingreso principal será a través de escalera y rampa para discapacitados y tendrá una plaza seca con amplios ventanales y baños completos en vidrio, con la consiguiente iluminación.
Durante el acto, el gobernador Passalacqua recordó el incendio de 2009 que destruyó el edificio histórico de la calle Jujuy, originado por un cortocircuito en el sistema eléctrico, y calificó al momento de la inauguración como muy particular para Oberá. “Importa entender un poco la importancia de la institución, después, el edificio. Es el corazón de cada ciudad; representa el autogobierno. Cada vez que uno ve, que uno toca, que uno invierte en un municipio, está invirtiendo en el alma y el espíritu de una comunidad”, dijo emocionado. “Hoy hace ya diez años que los obereños sufrimos como con una llaga en el corazón; era nuestra alma la que estaba sufriendo”, dijo, al recordar el incendio.
El intendente Fernández, en tanto, agradeció la obra y manifestó la emoción que implicó ver el edificio en llamas, hace diez años.

Oberá 3.jpeg