La presentación de Sinceramente en la Feria del Libro fue un acto político. La exmandataria explicó las razones del libro sin referencias a una eventual candidatura. Pero mostró fuerza y militancia. Habló de un Pacto Social al estilo del que acordaron en 1973 Juan Domingo Perón y el empresario José Ber Gelbard.

Jueves 9 de mayo de 2019. Cristina Fernández de Kirchner presentó su libro Sinceramente en la Feria del libro de Buenos Aires, con un discurso de 40 minutos donde llamó a todos los sectores a consensuar “un contrato social de ciudadanía responsable”, dijo, en referencia indirecta a la propuesta de la alianza Cambiemos de suscribir entre dirigentes la propuesta de diez puntos para generar confianza y gobernabilidad, según propone Mauricio Macri.
Interrumpida por los cantos de los miles de fanáticos apostados en las inmediaciones de la Feria Rural de Palermo, donde se realizó el acto, con las conocidas consignas de “Cristina Presidenta”, “Sinceramente le copamos La Rural” y “a volver, vamos a volver”, la autora del libro que según la editorial ya lleva vendidos más de 300 mil ejemplares, dijo que el libro pretendía ser un instrumento de análisis y debate, no como una verdad revelada sino porque es el resumen de la experiencia y la práctica dura, con aciertos y equivocaciones, pero con la convicción de que estaba haciendo lo mejor para el país, dijo.
Finalmente la presión de los medios y la propia militancia para que confirme su candidatura a la Presidencia argentina no rindió sus frutos, pese a que al principio de la charla pareció deslizar su candidatura cuando dijo que “autora y presidenta está bueno”, pero aclaró que se refería a la primera titular mujer de la Feria del Libro, Teresa Carbano, que la presentó y acompañó durante la exposición. “Es el primer año que lo preside una mujer. Con lo cual, la verdad, creo mucho en la señales, autora y presidenta está bueno”, disparó, flanqueada también por Juan Ignacio Boido, director editorial en Penguin Random House, quien aseguró que el libro “se convirtió en un fenómeno”.
El libro, una idea de Alberto Fernández, según dijo la expresidenta, busca rescatar anécdotas que nos sirvieran a todos y contra su versión de hechos que fueron sacados de contexto o mal informados respecto de su gestión: “Pensé que tenía que escribir cosas que nos sirvieran a todos. Yo no creo en los neutrales -para neutrales están los suizos-. Los argentinos no somos neutrales. Nunca lo fui ni lo quiero ser. Me parece que luego de todo lo que viví es necesario también trasmitir vivencias porque pocas veces en la historia se da el traspaso de una determinada orientación política que puede cumplir con tres mandatos y al mismo tiempo sucederle otro gobierno de otro signo y experimentar en ese lapso, tan corto, poder experimentar y poder corroborar o sentir. El libro, lejos de plantear enfrentamientos o peleas, es una interpelación a todos. Una interpelación a las dirigencias políticas y también a la sociedad. Interpelo mucho. Quiero decir algo que es lo que pienso: de todo lo que vivimos y pasamos, porque no creo en sociedades maravillosas, creo que hay algo de reflejo de lo que hay arriba y abajo y viceversa; quise transmitirle mi gran apuesta y esperanza, lo que me tocó vivir, y lo que están viviendo los argentinos también”, expresó.
En la línea de aclarar informaciones que se difunden como ciertas, Cristina Fernández dijo que cuando asumieron el Gobierno había 2,3 millones de planes sociales del Plan Jefes y Jefas de Hogar, como instrumento para paliar la crisis que afectada al país que había dejado el expresidente Eduardo Duhalde. Y que cuando ella entregó el Gobierno, en 2015, los planes eran solo 207 mil. “De aquellos 2,3 millones solo habían 207 mil planes porque habíamos generado millones de puestos de trabajo que permitieron a esos jefes y jefas de hogar encontrar una ocupación”, dijo, para luego enfatizar en que es importante conocer la realidad: “este Gobierno –el de Mauricio Macri- tiene hoy poco menos de medio millón de planes, mucho más del que tenían los llamados planeros y choriplaneros en nuestro Gobierno”, aseguró.
En ese sentido dijo que entiende que la población no cuente con la información y que eso la llevó a escribir el libro.
Respecto al libro, aseguró que la experiencia de escribirlo “es impresionante, porque te da la posibilidad de la palabra perfecta”, corregida, analizada y calificó a la situación económica del país como “momentos muy difíciles”.
Las cámaras de la transmisión del acto mostraron algunos rostros conocidos de la política y el espectáculo: los actores Leo Sbaraglia, Nancy Duplaá, Pablo Echarri y Cecilia Roth; el premio Novel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; Estela de Carlotto; el músico León Gieco y Alberto Fernández, estaban en primera fila. Después, mostraron a Raúl Zaffaroni; Roberto Baradel (Suteba); Fernando Grey, titular del PJ bonaerense; José Luis Gioja, presidente del PJ nacional; Víctor Santa María, del PJ capitalino; el diputado Daniel Filmus; el abogado Gregorio Dalbón y la diputada Victoria Donda, además del titular del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.
“El libro, lejos de plantear peleas, es una interpelación a todos, a las dirigencias políticas, sociales, sindicales, culturales y una interpelación a la sociedad”, dijo la autora en un momento de su exposición para enfatizar que quiso trasmitirle los hechos a los jóvenes: “Quise transmitirle a los jóvenes, que son mi gran apuesta, mi esperanza, lo que me tocó vivir y lo que están viviendo los argentinos también. Son momentos muy difíciles”, dijo.
Respecto a la fecha de presentación, este 9 de mayo, elegido como un homenaje a Néstor Kirchner, su “compañero, al hombre y al padre de familia”, con quien contrajo matrimonio en La Plata, “hace 44 años, un 9 de mayo”, explicó casi al final de la presentación del libro que se convirtió en un acto político masivo, sin los esperados anuncios.
Cuando la militancia presionó con los cantos, Cristina lanzó: “estamos en la sala Jorge Luis Borges. Son incorregibles, como dijo Borges”, expresó la expresidenta, en alusión a una de las frases recordadas del escritor: “Los peronistas no son ni buenos, ni malos; son incorregibles”.

Fotos: Portada de Unidad Ciudadana. Secundarias: capturas de pantalla.

RP – Misiones Plural.