El ex diputado provincial Mario Pegoraro sostiene su intención de participar en internas para la disputa de los cargos nacionales. El radical expulsado por la cúpula partidaria, por haber visto el crecimiento de Mauricio Macri y apoyarlo públicamente hace ya cuatro años, hoy representa un amplio sector dentro del partido centenario que no está conforme con el manejo de la dirigencia.

Miércoles, 12 de junio de 2019. El dirigente y ex diputado provincial Mario Pegoraro afirmó sus intenciones de participar en internas abiertas en el radicalismo, por las candidaturas en las elecciones nacionales de octubre. Hoy el dirigente cuenta con el apoyo de un sector del partido que tiene una impronta distinta a aquella que lo cuestionó y tomó acciones en su contra. Hay que recordar que Pegoraro fue el primer radical que en Misiones apoyó abiertamente a Mauricio Macri, eso le costó su expulsión del partido y posterior suspensión. La foto con el actual Presidente en 2015 quiso ser emulada por otros ucerreistas misioneros, pero a destiempo. La incapacidad de la lectura del contexto hizo que vivan una realidad desfasada cuatro años, hoy es una muy distinta y el anuncio de Macri al poner como su compañero de fórmula a Miguel Pichetto sacudió el tablero. En la provincia la cúpula del Comité tiene planeadas reuniones para debatir la postura a tomar. Si bien los rumores indican que el primer candidato a Diputado Nacional de Misiones por la alianza encabezada por Mauricio Macri sería Alfredo Schiavoni, no extrañaría que desde el partido centenario hubiera cuestionamientos.

pegoraro junto a macri y frigerio
Consultado sobre la posibilidad de internas en el radicalismo Pegoraro consideró que son necesarias por el tiempo que se vive. Y rescató “cuando llegué a la banca de Diputado lo hice a través de internas, que son abiertas, después con la general se consolidó y ese fue el año que más diputados puso la UCR. Este año estuve escuchando algunos dirigentes que ahora quieren una apertura, pero los mismos no lo quisieron para los cargos provinciales o para cargos partidarios. Pero ahora ven algo ahí y parece que quieren. Yo creo que es saludable y tengo la esperanza que se abran las internas para las PASO. Así puede participar el que quiera y que no sea un arreglo de cúpula otra vez. Ya quedó demostrado que no son buenos arreglando, los resultados lo demuestran. Hay mucha gente molesta, que se dio cuenta de la realidad, de que no era todo de arriba. Hay que hacer bien las cosas, crecer y poner a la gente que tiene que ser, hay que hacer un proyecto y un camino que no se hizo. Fue un círculo y los resultados salieron de eso”, comentó el dirigente radical que desde el 2015 es un referente para el PRO en la provincia.