La huelga de trabajadores de la salud en el SAMIC de Eldorado se está poniendo en contra a la gente más humilde que si bien respalda los reclamos entiende que la medida de fuerza los perjudica directamente. Las críticas apuntan al director José Rivero.

Jueves, 20 de junio 2019. Por Alejandro Fabián Spivak. A pesar de que el ministro de Salud de la Provincia, Walter Villalba, ha demostrado su disposición a dialogar, los delgados de trabajadores del SAMIC de Eldorado no se acercaron a hablar. Así lo hizo saber el Ministro en declaraciones a Radio Spika.
Los trabajadores llevan adelante esta medida de fuerza desde hace unos 10 días; sin atención en los consultorios externos. Sólo se llevan adelante las atenciones por emergencia y las operaciones quirúrgicas programadas.
Esto pone en riesgo la salud de una vasta población de la zona norte de la provincia. “No pueden dejar sin atención a los ciudadanos”; dijo el ministro Villalba.
En rigor tiene razón. La gente está muy molesta con los agentes sanitarios que cumplen funciones en este nosocomio de la provincia, pero también con su dirección encabezada por el director José Luis Rivero quien, según los ciudadanos se encierra en su oficina y no atiende a nadie. “Sólo atiende a su pequeño grupo de amigos. Debería dar respuestas a los ciudadanos. Venimos de muy lejos (Colonia Delicia) y ni siquiera nos atiende personalmente, envía a su secretaria”; dijo molesta Ana María Moya, una mujer humilde que junto a su hijo debió retirarse el martes del hospital sin ser atendida por consultorio externo ni tampoco poder hablar con el director del hospital a quien esperó por más de tres horas. “Simplemente quería que me diga cómo podía hacer para que un médico revise a mi hijo de cuatro años que estaba con fiebre. En Emergencia fue imposible que lo vieran debido a la cantidad de gente que había en espera para ser atendida”; agregó.
Con respecto al director las quejas se vienen planteando desde hace varios meses. Inclusive algunos medios de comunicación están molestos debido a que “sólo comunica en un solo medio donde trabaja su hermano Daniel quien cumpliría funciones de jefe de prensa del nosocomio dejando de lado a los demás medios de comunicación”.
Ante esta situación, se hace difícil que los ciudadanos, principalmente aquellos que residen lejos de Eldorado puedan saber de la falta de atención en consultorios externos por medidas de fuerza. Por tal motivo, muchos hacen el sacrificio y llegan al hospital Samic de la Capital del Trabajo y se retiran sin ser atendidos. “Mi hija no puede esperar. Las autoridades deben prever esta situación; vine de Colonia Victoria; junte unos pesos paras la nafta; pagué el peaje; había sacado un turno hace un mes con un pediatra y me voy sin que mi hija sea atendida; me reprogramaron paras dentro de un mes. Gasté el poco dinero que tenía y además dejé mi trabajo. Más allá de los empleados; los directivos también deben darnos respuesta”; dijo Carlos Méndez mientras resignado se subía a su viejo auto junto a su esposa Liliana y su hija Natalia de cinco años.
“Con esta medida de fuerza los agentes sanitarios se están poniendo a los ciudadanos en contra”; sostuvo Miguel Misolvsky, del barrio Pinares de Eldorado; quien también cuestionó al director del nosocomio, “porque nunca atiende a la gente”.