El primer mandatario salteño acompañó al gobernador Hugo Passalacqua, en Candelaria, en el acto por el Día de la Bandera. Anunció trabajos conjuntos entre las dos provincias. En lo político, aspira a trascender la grieta con la experiencia de Roberto Lavagna que ya demostró que puede sacar al país adelante. Dejó en claro que su presencia no definió el apoyo de Misiones al espacio político con el que competirán en octubre.

Jueves 20 de junio de 2019. En consonancia con las palabras finales del gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua durante el acto por el Día de la Bandera, que exhortó a que “la Argentina será federal o no será”, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, respaldó la mirada federal de los gobernadores y aseguró que las provincias como Misiones, que irán a las elección con boletas que no llevarán candidatos a la Presidencia, lleven sus planteos al Gobierno nacional con fuerza y no como meros delegados del Presidente de turno, y en detrimento de sus provincias.
Urtubey ofreció una conferencia de prensa pasadas las 16 de este jueves 20 en el aeropuerto de Posadas, después de participa del acto por el Día de la Bandera, invitado por Passalacqua. Después de la conferencia con medios posadeños, el salteó se embarcó hacia su provincia, donde estará pocas horas, para después volar nuevamente hacia Buenos Aires, donde participará, esta noche, en programas periodísticos en la Capital nacional.
En sus declaraciones, aseguró que conversó y acordó temas de Gobierno y de gestión con Passalacqua, como el nuevo vuelo entre las dos provincias y que viene a potenciar los dos destinos turísticos más importantes del norte grande argentino. “Y acordamos la presencia de funcionarios salteños de Primera Infancia que trabajarán con funcionarios y dirigentes de Misiones sobre estos programas de Primera Infancia que tenemos en Salta y que se podrán implementar en Misiones”, dijo.

“No es una candidatura testimonial”

urtubey

Urtubey dijo que se pretender participar de las elecciones nacionales juntos con Alternativa Federal y Consenso 19 “para no dispersarse” si van por separado, e insistió que pretender ser la primera o segunda fuerza más votada en las PASO y disputar la Presidencia en octubre y estar presentes en un eventual balotaje.
“Resolvimos confluir con Alternativa Federal y Consenso 19 en un espacio común para darle competitividad a nuestro sector, porque si cada uno iba por su lado, íbamos a perder competitividad y nuestra posición solo sería testimonial. De esta manera, los dos espacios juntos, tienen la potencia para sacar a la Argentina de esta grieta que representa el macrismo y el kirchnerismo. Creemos que con Roberto Lavagna lo podemos hacer posible”, enfatizó.
En ese sentido, entiende, que llevan al mejor candidato a Presidente ya que Lavagna es un hombre con experiencia que ya mostró cómo sacar el país adelante, dijo Urtubey.
“La Argentina tiene que volver a crecer. Si no crecemos, no habrá menor desempleo; no podremos tener niveles de calidad de vida como los que necesitamos, ni consumo interno. No podremos siquiera pagar las obligaciones. Hace más de 8 años que Argentina no crece y en los últimos años, además de no crecer, cayó la actividad económica. Lavagna es la figura indicada porque en la historia reciente se demuestra que fue el único que conduciendo ese programa económico, logró que el país crezca, que tengamos equilibrio fiscal, que haya desarrollo económico, así que esperamos tener la oportunidad de hacerlo”, expresó.
A continuación, las respuestas a las preguntas de los periodistas presentes en la conferencia de prensa que tuvo lugar a media tarde en el aeropuerto de Posadas.

-¿Qué diferencia a Lavagna de los demás candidatos?
-Ofrecemos a la argentina salir de esta grieta, y le ofrecemos el mejor candidato a Presidente que demostró cómo sacar al país de la crisis económica. Y queremos instalar una nueva institucionalidad en la Argentina, que nos saque de la lógica de la confrontación y nos ponga en la del desarrollo y la unión de los argentinos.

-¿Le hubiera gustado que la Renovación misionera lo acompañe?
-Respecto a la Renovación, soy amigo de todos los dirigentes de este espacio y como Gobernador de provincia, respeto profundamente el federalismo. Como vicepresidente, o parte de un proyecto nacional (se ubicó como vicepresidente ante una eventual victoria del espacio que integra con Roberto Lavagna) no quiero tener delegados en Misiones; no quiero delegados sino que los representantes de Misiones lleven sus planteos al Gobierno nacional; que los representantes de Misiones planteen al Gobierno nacional con fuerza y no como delegados del propio Gobierno nacional, por ejemplo para garantizar el Fondo Especial del Tabaco, la competitividad del precio de la yerba; las condiciones para que podamos tener competitividad forestal regional y para fortalecer lo que ya somos, como polos turísticos pero con mayor conectividad. Para eso necesitamos gente que no esté atada a proyectos regionales sino que defienda intereses regionales. Esa es nuestra fuerza.

-Al final de su discurso en el acto de Candelaria, el gobernador Passalacquea le dijo: “la patria te va a necesitar, Juan Manuel”. ¿Cómo tomó esa expresión, como una señal de apoyo?
-Quiero ser honesto. Con Passalacqua nos une una amistad fuerte; ni él es objetivo ni yo soy objetivo. M siento halagado de la amistad con Passalacqua. Ustedes tienen en Misiones a un gobernador que no sólo es un excelente gestor sino una gran persona, que es más importante. Tenemos, por supuesto, una mirada común de país. En esta provincia lograron que el misionerismo sea una idea común que esté más allá de lo que significan los lineamientos nacionales, pero claramente debo ser honesto: tenemos una profunda identidad y pensamos parecido, así que podremos, seguramente, trabajar juntos en la Argentina que viene.

-¿Qué incidencia puede tener las boletas cortas de varias provincias? Los medios de Buenos Aires dicen que beneficia a Macri. ¿Usted cómo lo ve?
-Para mí es muy bueno que eso pase, porque yo vengo impulsando la boleta única electrónica, como en Salta, quiero evitar el arrastre de las lista sábanas. Quiero que la Argentina elija a los presidentes que quiera, a los senadores que quiera, a quien quiera elegir como diputados o intendentes. Sin arrastre. Que no voten a uno y por arrastre a otro. Claro que hay especulaciones en todo sentido pero me parece que es muy bueno para la Argentina que eso pase. Mi posición está influenciada por mi rol de Gobernador. Pero tengo una mirada federal; no quiero que los legisladores provinciales sean representantes de los Presidentes de turno, por sobre las necesidades de las provincias. Por eso las boletas corta está muy buena.

-¿Se sintió traicionado por Pichetto y Massa, que se ubicaron uno a cada lado de la tan mentada grieta que quieren combatir?
-Sigo sosteniendo que la Argentina necesita salir de esta grieta; los dirigentes no nos llevamos a la gente de un lado a otro. La gente piensa de una manera y cuando los dirigentes cambian de opinión, no sé si la gente los acompaña. No es sentir o no sentir traición, porque eso requiere de un acto previo de afecto, de confianza, y cada uno toma decisiones y se hace cargo. Yo pienso lo mismo. Soy consciente que más allá de posiciones de poder, para mí lo importante es mantener convicciones y principios; eso vale mucho más que un cargo.

-¿Cómo observa las victorias provinciales?
-En Misiones a gente quiso darle continuidad a este modelo provincial que tienen, que comparto, y es positivo; en otras provincias pasa lo mismo. Después, en la elección nacional, la gente vota al candidato a presidente que le parece; cuando se quiere proyectar el resultado de las provincias, proyección que siempre hacen en Buenos Aires, es difícil; las realidades son distintas.

-Por supuesto que ustedes aspiran a ganar, pero si no están en una eventual segunda vuelta, ¿A quién acompañarán?
-En la segunda vuelta pediré que nos apoyen a nosotros porque participamos para estar. Si no seríamos testimoniales y con brutal honestidad: si no pensamos que llegamos a segunda vuelta, no nos presentamos. No vamos a hacer algo testimonial. Cuando resigné mi vocación personal de ser candidato a Presidente fue para acompañar a otro dirigente que tiene un enorme prestigio en la Argentina, un hombre grande -yo tengo mucho tiempo por delante y creo que hay que aprovechar la experiencia de Lavagna-. Esa decisión tomé porque dije que no voy a jugar en una posición testimonial sino ir a discutir el poder de la Argentina. Yo soy muy optimista; aspiramos a tener una buena elección en las PASO, ser primeros o segundo en la primera vuelta y ganar la segunda vuelta. Creemos que el pueblo elegirá nuestra fórmula en el entendimiento que ofrecemos una instancia superadora a la grieta.

-¿Cómo se supera esa grieta?
-Para superar esa grieta, nos paramos del lado de los argentinos y no del poder. Del lado de la gente para soportar este presente donde no podes pagar las facturas de los servicios públicos, te quedás sin trabajo; los políticos se pelean pero no hay nadie del lado de los vecinos, peleando del lado de la gente.

-¿Y cómo se sale de esta crisis?
-Para salir de la crisis tenemos a la persona que demostró a la Argentina que sabe lo que hay que hacer. Roberto Lavagna tiene toda la experiencia y capacidad para sacar a la Argentina de esta crisis, pero con él solo no alcanza. Hay que generar una profunda reforma al sistema institucional argentino; yo quiero garantizar mayor nivel de estabilidad política porque sino será muy difícil salir adelante.

RP – Misiones Plural.