Cecilia Britto participó de una reunión institucional y política, junto a sus pares parlamentarios, con la senadora y candidata a la vicepresidencia, Cristina Fernández. El encuentro tomó significancia en el marco de la firma del pre acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Los parlamentarios analizaron la situación del bloque y el futuro del mismo.

Lunes, 1 de julio de 2019. La parlamentaria del Mercosur Cecilia Britto participó junto a sus colegas de una reunión institucional y política con la senadora, y actual candidata en la fórmula del Frente de Todos, Cristina Fernández. El punto de encuentro fue el Congreso de la Nación, en tanto el tema principal en la agenda fue la situación del pre acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Además analizaron el proceso legal al cual se enfrenta el presidente Mauricio Macri, al no convocar las correspondientes elecciones de parlamentarios generando una violación a las normas electorales. Cerraron el temario la próxima cumbre del Mercosur, la realidad económica del país y de Latinoamérica.
Al finalizar el encuentro Britto expresó la preocupación general que existe
frente al pre acuerdo firmado por los dos bloques, el cual “de prosperar daría ventajas y beneficios extraordinarios a la Unión Europea y beneficios mínimos, casi nulos para la región en su conjunto. Se trata de un acuerdo negociado a espaldas del pueblo y cuyos impactos claramente son regresivos para nuestro país. Redundara visiblemente en la desindustrialización de nuestro aparato productivo, en la reprimarización de nuestro perfil exportador, la reducción del empleo industrial calificado y la visible reducción de nuestras políticas y herramientas comerciales e industriales”, explicó en detalle la Diputada.
Britto al igual que los participantes de la mesa coincidieron en el diagnóstico de que existe una desinformación generalizada respecto al pre acuerdo, que el pasado 27 de junio consiguió el guiño político por parte del gobierno de Mauricio Macri. Si bien hay puntos que resolver antes de la firma del tratado mismo, como lo es la aprobación de cada uno de los parlamentos de los países del Mercosur y el del propio Parlamento Europeo, la preocupación por la posición en la que queda expuesto el Mercosur disparó las alarmas.
Las concesiones a la UE
Uno de los puntos más controversiales del acuerdo es la total discrecionalidad que el Mercosur deposita en la UE respecto al bloqueo de importaciones. El denominado principio precautorio, es la facultad mediante el cual el bloque europeo puede congelar las importaciones de productos por mera sospecha que conlleve algún peligro sanitario o medio ambiental pasando por encima de las regulaciones de la OMC.
“La desregularización absoluta de la navegación de los mares de nuestro país para el acceso de la poderosa flota mercante europea, es otro punto preocupante. No solamente en términos de soberanía, sino que trae consigo aparejado también una liberación al comercio automotor que acarrearía una desventaja comparativa para la industria nacional”, sostuvo Britto. A su vez la firma de este tratado no solo traerá una inundación de productos industriales de media- alta y alta tecnología proveniente de la UE sino que este impactará sobre las exportaciones. Cabe destacar que se eliminaría la potestad de aplicar derechos de exportación al comercio con la UE. De esta manera, Argentina ya no podrá imponer retenciones a los alimentos que exporte a Europa
Por “indicaciones geográficas” el país ya no podrá producir determinados tipos de productos como diferentes tipos de quesos, y cepas de bebidas alcohólicas que actualmente produce para el mercado interno y externo. El acuerdo también permitiría a empresas europeas a participar en las mismas condiciones que las empresas locales, en licitaciones de bienes y servicios que adquiere el Estado, perdiéndose el país una posibilidad única de fomentar sectores productivos nacionales.
Existen también dos puntos que agravan el entendimiento político, la falta de transparencia con que se negoció el acuerdo, del cual nadie conoce los textos y detalles en forma oficial, así como la falta de publicación de estudios de impacto que realizo el Ministerio de Producción. Britto sostiene que el pre acuerdo político, no institucionalizado como Acuerdo es de neto corte electoral, sin posibilidad alguna de verlo en marcha en la próxima década.
El futuro del bloque
Otros de los puntos que se discutieron fue la agenda de la próxima cumbre del regional convocada del 17 de julio en Santa Fe. Previendo que los cuatro presidentes del bloque suscribirán allí una fuerte flexibilización de la política de aranceles,teniendo en cuenta que esta herramienta es una de las bases de sustento del Mercosur.
La eventual firma de este instrumento en esa dirección –tanto Mauricio Macri y Jair Bolsonaro están de acuerdo en avanzar–, luego será muy difícil retrotraer, no obstante será decisiva la importancia de los parlamentos de los países a la hora de avalar las modificaciones. Se puede ver en este punto de la flexibilización de aranceles como muy peligroso para el proceso de integración que genera mayores complicaciones al acuerdo anunciado entre el Mercosur-UE.
Por último, también fue tema de conversación la suspensión de la elección directa de los parlamentarios del Parlasur, la decisión del presidente Macri de avanzar con el Acuerdo y violentar la institucionalidad del propio Mercosur, valiéndose para ello de un atropello a la ley electoral vigente y los protocolos constitutivos del Bloque. Con respecto a este tema y teniendo en cuenta que la Unión Europea constituye un Bloque institucionalizado, consolidado jurídica y políticamente hablando, Britto confía en que la propia Unión Europea evalúe estas decisiones políticas que deslegitiman cualquier acuerdo.
Cristina y Cecilia
Al finalizar el encuentro, la senadora y candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández en un ambiente distendido autografió ejemplares de su best seller “Sinceramente”. Britto la invitó a Misiones, descartando que el pueblo misionero la abrazará con la calidez y el amor de siempre.