El anuncio del acuerdo con la Unión Europea formulado por Mauricio Macri sumadas a las fotos en el G-20 rodeado de jefes de Estado, es relativizado aquí por Hugo Escalada que lo considera una movida de marketing electoral. De todos modos denuncia el contenido de los lineamientos como la entrega final de la industria nacional para que sea desmontada, sector por sector, durante los próximos 10 años. Inscribe la cuestión en el centenario debate entre librecambio y proteccionismo para lo que se nutre de la prédica de Scalabrini Ortiz.

Por Hugo Escalada*
Lunes, 1° de julio de 2019. En 1936, el genial Scalabrini Ortiz escribía: “…los revolucionarios de 1810, por ejemplo, con exclusión de Mariano Moreno, adoptaron sin análisis las doctrinas corrientes en Europa y se adscribieron a un libre cambio suicida. No percibieron siquiera, esta idea tan simple: si España, que era una nación poderosa, recurrió a medidas restrictivas para mantener el dominio comercial del continente ¿cómo se defenderían de los riesgos de la excesiva libertad comercial estas inermes y balbuceantes repúblicas sudamericanas? Pero el manchesterismo estaba en auge y a su adopción ciega se le sacrificó todas las industrias locales….”
Lo que Macri y los grandes medios presentan como un logro de la diplomacia, “luego de 20 años de negociaciones”, no es otra cosa que la entrega final de la industria nacional para que sea desmontada, sector por sector, durante los próximos 10 años. El que durante dos décadas nunca se llegara a un acuerdo con la Unión Europea se explica precisamente por las pretensiones leoninas que reclamaba el Viejo Continente, las que eran sistemáticamente rechazadas por todos los gobiernos. Macri y Bolsonaro han aceptado, por el contrario, conceder prácticamente todo lo que se les solicitaba, a cambio de poco y nada. El único “beneficio”, en todo caso, será para que estos dirigentes políticos cuenten con un slogan más de campaña, la tan mentada “inserción en el mundo”. Se descuenta que quienes se opongan serán mostrados por la prensa oficialista como “opuestos a la modernización y el desarrollo”. En la práctica, la progresiva eliminación de aranceles a los productos industrializados europeos solo será el acta de defunción a la ya de por sí castigada y alicaída industria nacional, con la consecuencia obvia de un mayor desempleo y precarización social.
El desventajoso acuerdo, para ser finalmente aplicado, deberá pasar antes por el Congreso de la Nación de la República Argentina y ser refrendado también por los parlamentos de los distintos países europeos, por lo que se descuenta que este proceso demandará una buena cantidad de tiempo. El apuro por anunciarlo solo responde a una necesidad electoral de Mauricio Macri.
Las palabras de Raúl aún resuenan vigentes:
“…Volver a la realidad es el imperativo inexcusable. Para ello es preciso exigirse una virginidad mental a toda costa y una resolución inquebrantable de querer saber exactamente cómo somos. Bajo espejismos tentadores y frases que acarician nuestra vanidad para adormecernos, se oculta la penosa realidad americana…”
Veamos los principales puntos del Tratado de Libre Comercio:
-Comercio de bienes: el Mercosur accede a reducir aranceles a cero para el 90% de los productos importados desde la UE, en su mayoría bienes manufacturados. La reducción progresiva de aranceles se realizaría en los próximos 15 años, pero el 60% se realizará en menos de diez años.
-Reglas de origen: el Mercosur aceptará cláusulas con criterios flexibles para determinar si un bien es originario de Europa, por lo que la UE podrá importar insumos de terceros países (China, o donde sean más baratos) y con modificaciones mínimas adquirirán estatus de productos made in Europe, entrando con aranceles cero.
-Laboratorios europeos: sus patentes medicinales tendrán un periodo de exclusividad adicional a los 20 años que otorga la OMC. Esto será especialmente perjudicial para la posibilidad de producir medicamentos genéricos.
-Libre navegabilidad de los ríos: El Mercosur evalúa permitirle a la flota mercante europea la libre navegación de sus mares y ríos.
-Compras gubernamentales: reducción de umbrales mínimos de montos para que las empresas europeas participen de licitaciones con iguales condiciones que las empresas nacionales (especialmente obra pública). Incluso podrán participar en igualdad de condiciones en compras públicas a nivel subfederal.
Semejante cantidad de concesiones, ruinosas para nuestra industria nacional, ¿tendrán alguna contraparte beneficiosa? Poca y nada. Solo algunos productos agropecuarios verán reducidos sus aranceles o aumentados sus cupos.
Otra consecuencia que será gravosa para nuestro país está relacionada con el perjuicio a nuestras exportaciones a Brasil, ya que la nación carioca podrá ahora preferir importar los mismos productos directamente desde Europa.
¿Qué pasará con la industria automotriz, de autopartes, maquinaria, plásticos, textiles, etc. cuando esos mismos productos ingresen a precios algo más baratos desde la Unión Europea? Los liberales alegarán que eso beneficiará a los consumidores, sin embargo, ese relato no toma en cuenta el largo plazo, ya que con la quiebra de las empresas argentinas, el aumento de la desocupación y la baja de los salarios, en unos años esos mismos consumidores ya no tendrán el poder adquisitivo para poder comprar esos productos ahora serán todos importados.
Con este Tratado, la Argentina refuerza su posicionamiento internacional dentro de la histórica División Internacional del Trabajo que desde el siglo XIX le impuso el Imperio Británico y que la relega a ser una mera exportadora de materias primas, importadora de productos manufacturados con mayor valor agregado y una población sumida en la pobreza.
Continuaba Scalabrini Ortiz diciendo:
“…El disimulo de los males que nos asuelan es una puerta de escape que se abre a una vía que termina en la prevariación, porque ese optimismo falaz oculta un descreimiento que es criminal en los hombres dirigentes: el descreimiento en las reservas intelectuales, morales y espirituales del pueblo argentino”.
*Abogado, dirigente del Movimiento Nacional Alfonsinista

N de la R: Por “prevariación” se entiende la malversación de fondos por administración desleal.