El negacionismo del sentido insurreccional del levantamiento carapintada contra el gobierno de Raúl Alfonsín perpetrado por el ministro de Defensa Oscar Aguad, que es de la UCR y el silencio cómplice del partido sigue en el centro de la escena. El alfonsinista Hugo Escalada, hoy en Frente de Todos, afirma que tiene el objetivo de buscar el voto de los militares. Pero no se queda en la superficie y analiza el proceso de giro a la derecha de la Unión Cívica Radical que entiende ingresó en una etapa de disolución doctrinaria y crisis final de representación

Viernes, 12 de junio. El negacionismo del sentido insurreccional del levantamiento carapintada en la semana santa de 1987contra el gobierno de Raúl Alfonsín perpetrado por ministro de Defensa, Oscar Aguad, que dijo “fue una cosa chiquita” para justificar la presencia de Aldo Rico en la desfile militar del 9 de julio, más el silencio cómplice de los comité nacional y provincial de la UCR, sigue dando que hablar. El alfonsinista Hugo Escalada, hoy en Frente de Todos, afirma que tiene el objetivo de buscar el voto de los militares. Pero no se queda en la superficie y analiza el proceso de giro a la derecha de la Unión Cívica Radical. En forma descarnada admite que la UCR desde los renunciamientos doctrinarios de los años 30 cuando legitimó los gobiernos de la década infame, fue ganada por el ala conservadora y encuentra hilos conductores en el respaldo a la Unión Democrática en 1945 conformada desde la Embajada de Washington con la pertenencia hoy al macrismo que repite el mismo alineamiento concesivo con la política exterior de los Estados Unidos.
En una entrevista con Radio Spika de Eldorado reconoció que la JR fue suspendida de la Internacional Socialista por pertenecer a la alianza Cambiemos que promueve polítics neoliberales que ya en 2016 se predecía iba a generar no sólo pobreza e inequidad sino pérdidas de soberanía política. Recordó que la JR ingreso a al IUSY de la mano del Changui Cáceres en 1977 y fue suspendida bajo la presidencia del misionero Ariel Pianesi.

Veamos la entrevista con Alejandro Spivak

Hugo Escalada Plural

¿Cómo interpreta las declaraciones de Aguad que minimizó el levantamiento carapintada en la semana santa de 1987 que puso en jaque la democracia?
Las declaraciones del ministro de defensa Aguad no me sorprenden. Todos sabemos que el radicalismo desde los años de la concordancia en los años 30 legitimando la década infame, da una vuelta de página en sus convicciones históricas y se corre a posiciones más conservadoras. Es lo que llevó al partido a sumarse a Braden contra Perón en 1945. Esto ya lo hemos repasado cuando el Tierra del Fuego ganó las elecciones Gustavo Melella, un candidato de FORJA, que es la sigla de Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina. Pensadores como Scalabrini Ortiz y Arturo Jaureteche, como Homero Manzi, desde diáspora se propusieron resistir en los principios yrigoyenianos y respaldaron críticamente al movimiento peronista que levantaba las banderas que defendían par la expansión de derechos. Diáspora que se repite después de Gualeguaychúy y no casualmente se forma el Movimiento Nacional Alfonsinista.
La emergencia de Alfonsín dentro del radicalismo fue una primavera, volver a la fuentes de la lucha contra el Régimen y aggiornarse a los cambios que se producían en el mundo en el que la socialdemocracia expresaba la defensa de los estados de bienestar contra la ofensiva del capital que ya preanunciaba la caída del régimen soviético y en consecuencia el fin de la bipolaridad en la política internacional. Aguad pertenece a la dirigencia que resistió siempre la renovación y los cambios del alfonsinismo, pertenece al radicalismo de centro-derecha, que de hecho, los encontró golpeando la puerta de los cuarteles y alineado acríticamente con Washington, antes Braden hoy Trump y el FMI. No me sorprende Aguad.

¿Para usted sólo el gobierno de Raúl Alfonsín, fue socialdemócrata?
Por supuesto. Cuando Alfonsín tiene que dejar el gobierno antes de completar su mandato, muchos en el partido no asumen que hubo un golpe de mercado. No asumieron que el proyecto reformista quedó trunco no por el sentido de la transición y las políticas, digamos socialdemócratas que venían a terminar con una Argentina corporativa con poderes estamentales establecidos, a recuperar las instituciones republicanas para la toma de decisiones políticas. Hasta entonces la Argentina era manejada por el poder económico. Recuerden que la consigna central de la campaña fue democracia contra el pacto corporativo. Son los mismos grupos que conspiraron contra la transición. Son los sectores financieros y los empresarios rentistas que se habían fortalecido en la dictadura, y muchos en el partido vuelven sobre los pasos de la renovación para correrse a posiciones de centro derecha

¿Es cierto que la UCR fue suspendida de la Internacional Socialdemócrata?
La Juventud Radical fue suspendida de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY, por sus siglas en inglés), en 2016. ¿Por qué? Por haber constituido la alianza Cambiemos y formar parte del gobierno de derecha del presidente Mauricio Macri. En los fundamentos de la resolución estaban claras las razones, porque se denunciaba que el gobierno de Macri estaba aplicando políticas económicas neoliberales y ya se adelantaban sus resultados, como la pérdida de soberanía popular a manos de las empresas en el poder y de los medios concentrados y el aumento de la desigualdad.
La JR había ingresado en 1977 como miembro pleno de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas de la mano del Luis “Changui” Cáceres, fue un hito para esa generación que resistía la dictadura desde convicciones socialdemócratas que están en la construcción colectiva de la consagración de Raúl Alfonsín el 30 de octubre de 1983 que apoyamos ya en la Universidad. La sociedad argentina en esas elecciones optó por el camino reformista que no tembló en poner en el banquillo de los acusados a los responsables del genocidio y denunciar la deuda externa pública y privada que había sido estatizada por Domingo Cavallo. Es uno de los orígenes de la fortuna de los Macri. En tres oportunidades la JR logró ocupar una de las cuatro vicepresidencias correspondientes a Latinoamérica, entre más de 130 agrupaciones que en total integran la organización. La primera vez fue en 1984, ya durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Y, ¿sabe qué? Cuando en 2016  la Internacional suspende a la JR por desviarse de sus principios reformistas nuestro conocido Ariel Pianesi era su presidente. Dice mucho del radicalismo misionero de hoy.

¿El gobierno del ex presidente De la Rúa también los considera de centro derecha?
Sí. Al gobierno de De la Rúa se lo criticó por tener ribetes claves de centro de derecha

Vuelvo al tema de Aguad. ¿Algo debe buscar?
“No quiero quedarme con Aguad. Ya me explayé sobre su conducta. Con sus declaraciones queda demostrado que el radicalismo volvió a su vertiente de derecha y reaccionario. A diferencia de otras épocas donde se trataba de ocultar, ahora lo manifiestas abiertamente. El radicalismo entró en su etapa más sincera de su historia. Tenemos un radicalismo de derecha sin ningún tipo de tapujos. No me asombran las declaraciones de Aguad ya que están tratando de retener el voto militar”.

¿Tan importante es obtener el voto militar?
“Si. Aproximadamente entre 5 y 6 puntos”

¿Por ser para usted un partido de centro derecha, entonces se siente cómodo con el gobierno de Macri?
“Sí. Por eso no me sorprende que apoyen todas las medidas que impulsa el gobierno nacional”.

Hubo silencio de parte del radicalismo provincial. ¿Qué opinión le merece?
“Qué están súper cómodos con el gobierno nacional y que apoyan cada una de las opiniones que plantean los funcionarios nacionales. Cuando un dirigente político se siente incómodo con algo, más allá de ser orgánico el dirigente lo dice. No es un hecho menor las declaraciones de Aguad y los dirigentes radicales deberían haber salido a criticarlo. El partido radical a nivel nacional y provincial deberían haber salido a cuestionar las declaraciones de Aguad. Llego la hora que el electorado se dé cuenta que este es el radicalismo que tenemos”

¿Cómo vislumbra el futuro del radicalismo?
“En un partido cada vez más chico, claramente el radicalismo no volverá a convertirse en un partido masivo, Hoy es un partido chico que representa cuestiones puntuales