La Federación rural y forestal de Misiones (FARM) advierte que avanza en Misiones el desarrollo del cultivo de maíz de alta productividad para exportar a Brasil, como alimento ganadero: esto implicaría, dicen, la pérdida estratégica de integrar la producción de granos con la de carnes y otras industrias.

Miércoles 17 de julio de 2019. La Mesa Directiva de la Federación de Asociaciones Rurales y Forestales de Misiones (FARM) reiteró su preocupación frente al proyecto en marcha que busca desarrollar en Misiones el cultivo de maíz de alta productividad, con el objeto de exportar después al Brasil, según el convenio suscrito entre la Secretaría de Agroindustria de la Nación y Maizar, expresada en un documento publicado en abril.
A través de un comunicado de prensa advierten que esta situación abre la posibilidad de un avance de instituciones brasileñas aportando financiamiento con la finalidad de exportación de la producción de maíz al vecino país, cuando en Misiones existe una gran necesidad de granos para integrarlos a la producción de carnes.
Y recuerdan que ya en abril, sostuvieron que Misiones necesita avanzar hacia una mayor producción de granos como promotor de la producción de carnes, pero respetando la sostenibilidad de suelo y los bosques nativos, el arraigo rural, el ambiente y los derechos autonómicos de la provincia.
Esta Federación entiende también que para la viabilidad del proyecto falta solucionar previamente varios aspectos técnicos que fueron soslayados, como la casi total falta de infraestructura de acopio y secanza en la zona y de maquinaria adaptada.
Afirma, en ese contexto, que la exportación de la totalidad de la producción de maíz implicaría la pérdida estratégica de integrar verticalmente la producción de granos con la producción local de carnes, y otras industrias. Misiones pretende transformar industrialmente su producción primaria y no convertirse en exportadora de granos para que Brasil sea quien transforme el grano en carnes.
Por ello, desde la FARM reiteran que justificar este tipo de proyectos sin discutirlos de manera directa con los productores -argumentando que ese es el camino del crecimiento y generación de riqueza y arraigo rural-, “es caer en un lugar común para evadir la discusión de los aspectos técnicos y estratégicos que definen si un proyecto es o no viable y deseable”.
El comunicado también consigna que “todos los que de algún modo trabajamos para la mejora productiva buscamos los mismos objetivos: más producción, mayor rentabilidad al productor, arraigo rural y desarrollo sustentable”, sin soslayar ni el “cómo ni el por qué”.
Se muestran a favor de impulsar cultivos de maíz de alto rendimiento “siempre que sea sostenible y viable en el tiempo, que contemple todo este tipo de condicionantes técnicos y estratégicos productivos, pero por sobre todo, sobre la base del cumplimiento y respeto a una decisión ambiental de la Provincia, fundada en sus derechos autonómicos a respetar la biodiversidad y conservación de sus suelos, generando en él actividades sostenibles y sustentables”.