Los parlamentarios del Mercosur fueron marginados de la cumbre de presidentes que se realiza hoy en Santa Fe bajo la premisa respaldada por Macri y Bolsonaro de convertirla en una “plataforma de negocios desideologizada”, aunque no dudan en alentar una condena a la situación de Venezuela. La contradicción desnuda el avance de los poderes fácticos en la integración que proscribe a los representantes y sus instituciones. Por eso la Cumbre de los Pueblos se muestra dispuesta a resistir y defender la integración como herramienta de articulación de los pueblos.

Miércoles, 17 de julio de 2019. Como respuesta al encuentro de presidentes del Mercosur que tiene lugar hoy en Santa Fe, se desarrolló ayer la Cumbre de los Pueblos con la participación de diputados del Parlasur y organizaciones sindicales y sociales.
En el documento final que sintetiza el trabajo en comisiones, se describe “el proceso de destrucción del MERCOSUR como herramienta de articulación regional, en una perspectiva de producción y trabajo, pero por donde y sobre todo los pueblos que lo componen y sus organizaciones y movimientos representativos fueron encontrando legitimidad institucional, lleva varios años. La no realización de las Cumbre Sociales y el desmantelamiento de las áreas que vertebraban la participación social en las estructuras de los respectivos Estados que lo componen, son dos hechos irrefutables de esa decisión política, a la cual se le agrega el intento de retrotraer la elección por voto popular de los Parlamentarios, al sufrago indirecto generado por sus pares en cada país”.
La contracara de la Cumbre de los Pueblos es el encuentro de hoy entre los presidentes bajo la premisa anunciada por la Cancillería argentina de convertir al Mercosur en una plataforma de negocios desideologizada. Sin embargo, la ideología se le filtra a Mauricio Macri y Jair Bolsonaro que, impulsados por Washington firmarán una condena política a la situación de Venezuela. ¿En qué quedamos? Coherente con el espíritu de conformación del Mercosur como integración de los pueblos, el presidente del Uruguay, Tabaré Vázquez no firmará el panfleto.
Las misioneras y el Acuífero
Las misioneras, Cecilia Britto, representante de la provincia en el Paralsur y Julia Perié que tiene una banca por el Frente de la Victoria estuvieron en la cumbre.
Britto informó que integró el panel “Geopolítica y Soberanía Regional” junto a Carlos Bianco, María Alarcón y Manuel Valenti Randi.
Durante su exposición, Britto habló acerca de la Neo Geopolítica 5.0 haciendo hincapié en el Acuífero transfronterizo Guaraní como patrimonio soberano del Mercosur y la geopolítica poblacional desde la idiosincrasia, la pobreza, los pueblos originarios, la población multicultural de la región, el trabajo, los delitos transnacionales y las tensiones de poder entre estos factores y las decisiones políticas de nuestros Estados.
La ponencia tuvo eje en el concepto japonés de Sociedad 5.0 “donde es necesario ser conscientes de que vivimos una nueva era de innovación industrial y social donde la humanidad está entrando en una quinta revolución, y debemos resolver problemas en un nuevo contexto global y regional. Este nuevo paradigma de Sociedad 5.0 debe llevarnos a elaborar políticas que incluyan a todos los sujetos”.
A su vez destacó la importancia de los Organismos Internacionales regionales para construir un sujeto regional potente, con inteligencia global, progresista y apto para resolver problemas actuales con innovación transformativa y de esta manera hacer frente a las graves amenazas que sufre la región por constituir uno de los ecosistemas más ricos y diversos del planeta.
El documento
A continuación se trascribe el documento que se difundió y se entregó a Jorge Taiana en representación del Parlasur:
Cumbre de los Pueblos por la Integración Regional: Unidos somos inconquistables. Por un MERCOSUR solidario y participativo
“Las organizaciones y movimientos sociales nos encontramos hoy en la ciudad de Santa Fe con un contexto internacional y regional enormemente complejo. La disputa entre Estados Unidos y China por quien lleva la delantera en la innovación científico-tecnológica (causa de las tensiones comerciales entre ambos países), el estancamiento económico a nivel global, la caída de los salarios en los países desarrollados, el endeudamiento a magnitudes impagables de los países centrales, el deterioro del “Estado de bienestar” europeo, son sólo algunas de las características actuales del orden geopolítico mundial, donde la especulación financiera y la deuda externa aparecen como elementos constitutivos de este capitalismo salvaje que buscan imponer. La multipolaridad surge allí como un desafío, frente a este diagnóstico de la situación en el mundo.
“La profunda crisis en la que se encuentra sumergido este sistema de acumulación de riquezas, es el resultado intrínseco de la competencia por los mercados. En su afán de maximizar sus ganancias han llegado a un punto en el que la concentración y centralización alcanzadas por unas pocas corporaciones trasnacionales lleva a que, por ejemplo, países enteros sean arrasados. Estos grupos económicos y sus personeros en todo el orbe no dudan en llevar la guerra, el hambre, las migraciones forzadas y las catástrofes ambientales a todos los rincones del planeta.
“Un pequeño grupo de 147 corporaciones económicas transnacionales, principalmente financieras y minero-extractivas, controlan la producción y distribución de más del 40% de la economía mundial. De esta forma el 1% de la población más rica acumula casi la mitad de la riqueza global producida por el conjunto de los trabajadores del mundo.
“En nuestra América Latina, Estados Unidos instrumenta un plan para impulsar, no sólo, el libre comercio en toda la región, sino también para desestabilizar y condicionar el surgimiento de los gobiernos nacionales y populares. Para ello, muestra su poderío militar pero a su vez, cuenta con gran parte del Poder Judicial y de las Grandes Corporaciones de medios para cumplir sus objetivos. El caso de Lula en Brasil, la persecución a Rafael Correa, o a Cristina Kirchner, son repetidas demostraciones de esta política imperial. Es estratégica su intencionalidad de avanzar sobre los recursos naturales, en el continente, los mares y la propia Antártida.
“El recrudecimiento de las medidas que sustentan el bloqueo a Cuba, el aislamiento al que se intenta llevar al Gobierno Venezolano siempre bajo la amenaza de una invasión, o el sostenimiento de las medidas de eliminación de militantes políticos, sociales, y campesinos en Colombia o en Centroamérica, trasmiten la imagen nítida de una acción planificada, que está mucho más allá de quien se hospeda en la Casa Blanca.
“En ese marco revalorizamos las actitudes, gestos y encíclicas del Papa Francisco (Encíclica Laudato Si´), entre otros documentos) dirigidas a visibilizar las luchas y derechos de los movimientos sociales y de los pueblos en general.
“El anuncio de la firma de un Pre Acuerdo de Libre Comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea, fue negociado sin contemplar las asimetrías entre los bloques y los impactos sobre los sectores productivos, de trabajadores y empresarios mercosureanos. La letra chica, sólo conocida por filtraciones y por un documento de la Unión Europea, evidencia los riesgos, en múltiples ámbitos, en caso de aprobarse por los Congresos nacionales y ratificado por los Presidentes de cada Estado.
“Sin embargo el proceso de destrucción del MERCOSUR como herramienta de articulación regional, en una perspectiva de producción y trabajo, pero por donde y sobre todo los pueblos que lo componen y sus organizaciones y movimientos representativos fueron encontrando legitimidad institucional, lleva varios años. La no realización de las Cumbre Sociales y el desmantelamiento de las áreas que vertebraban la participación social en las estructuras de los respectivos Estados que lo componen, son dos hechos irrefutables de esa decisión política, a la cual se le agrega el intento de retrotraer la elección por voto popular de los Parlamentarios, al sufrago indirecto generado por sus pares en cada país.
“De allí surge la necesidad no sólo de denunciar, sino de construir resistencias y articulaciones al interior de cada nación – como hemos venido a realizar aquí -, sentando las bases para avanzar en una coordinación a nivel regional que nos exige replantearnos metodologías, contenidos, discursos y formas organizativas.
“En este marco el debate sobre el futuro del trabajo es crucial. El impacto de las nuevas tecnologías, la precariedad laboral, la globalización de las medidas contra las organizaciones populares y los sindicatos se extiende mundialmente.
“Es por eso que debemos resaltar los esfuerzos del Movimiento Obrero Argentino y del Cono Sur para contrarrestar esta ofensiva neoliberal, sus niveles de acuerdo con las estructuras que expresan a las Pymes, los movimientos sociales, las realidades profundas de nuestros países y la territorialidad del MERCOSUR, donde la mujer ha adquirido un rol central en la lucha por sus derechos y por el fortalecimiento de las acciones de resistencia en todos los niveles.
“Solicitamos la libertad de Milagro Sala, la de todos los presos políticos de Argentina y la de Lula en Brasil. Venimos a reivindicar nuestra soberanía sobre Malvinas y exigimos el mar para Bolivia.
“Ratificamos el compromiso de continuar la lucha en defensa de los derechos de lxs Trabajadores, cualquiera sea su situación o condición, enfrentando las causas que generan el hambre, la pobreza y la creciente desigualdad en nuestra América Latina, aportando nuestros saberes y experiencias y señalando irreductiblemente, cualquier acción que vaya contra los intereses del pueblo mercosureano.
“Nos solidarizamos con los compañeros Sergio Palazzo, Pablo Biró y Hugo Moyano por la persecución hacia ellos como los principales dirigentes sindicales opositores al Gobierno Nacional y exigimos que se terminen con estas formas de amedrentamiento para disciplinar al movimiento obrero organizado.
“Porque como dice la consigna que nos ha convocado: juntos somos inconquistables.

cumbre de los pueblos julio 2019 cb