El spot de campaña emitido por la UCR traduce las tribulaciones de los directivos y candidatos que no sienten la pertenencia a la alianza de Gobierno. Pareciera no sentirse parte porque no hace referencia al hecho concreto de que están disputando una representación de Juntos por el Cambio y ni siquiera nombran a Mauricio Macri. Habla también de la crisis de identidad al apelar a las viejas tradiciones y líderes radicales y admitir la necesidad de “reconstruir el partido”.

Lunes, 22 de julio de 2019. Las tribulaciones de la Unión Cívica Radical de Misiones sobre su pertenencia a Cambiemos queda en evidencia en los mensajes de campaña que emiten desde el partido. Con los voz del candidato a disputar en las Paso la representación misionera de la Alianza de Gobierno se difundió un spot por las redes en la que Ricardo Andersen con nostalgia y apelando a las emociones se sitúa como heredero de las tradiciones populares del radicalismo. En 81 segundos de relato rescata a Yrigoyen, la épica alfonsiniana y hasta desempolva el Ñande Gente de Cacho Barrios, para exaltar su identidad ucerreísta.
En ningún momento menciona que está compitiendo en las primarias contra dirigentes del PRO y del peronismo puertista. Tampoco menciona que es candidato de Juntos por el Cambio y ni siquiera hace referencia a Mauricio Macri que estará en la boleta donde figurará su nombre.
El spot no está mediado por periodistas ni intérpretes, tiene entonces la virtud de trasmitir en forma transparente la intención de los propios ucerrreístas.
Con capturas de las movilizaciones de los primeros años de la democracia como fondo, dice textualmente:
“Cuando muchos preguntan por qué seguimos acá, nosotros sabemos la respuesta, estamos acá porque somos la Unión Cívica Radical de Yrigoyen y Alem, la que le devolvió la democracia y la esperanza a los argentinos con Raúl Alfonsín y los que sabemos que el país se saca adelante trabajando.
Somos la Unión Cívica Radical de Cacho Barrios el gobernador que puso en el centro de la gestión al misionero y a la protección de nuestras riquezas naturales, Ñande Gente, somos el partido de Raúl Solmoirago que peleó en el Congreso de la Nación por los derechos de nuestros productores yerbateros y el de Mabel Marelli, la única mujer presidente de la Cámara de Representantes de la historia de Misiones.
Somos los Unión Cívica Radical de Tulo Lamosas, Mario Losada y Sábato Romano que unida y fortalecida puede recuperar lo mejor que tiene esta provincia y asegurar el futuro para las generaciones que vienen .Hoy más que nunca tenemos que reconstruir nuestro partido, en estas paso te necesitamos para que juntos transformemos lo que nos incomoda
Somos la Unión Cívica Radical que Misiones necesita”.
El cierre, es contundente, uno de los masivos actos de Raúl Alfonsín recitando el Preámbulo de la Constitución.
Story line del guión
El storyline es el término que se utiliza para designar el conflicto principal de una historia que se quiere narrar, ya sea en una película de ficción, documental o de propaganda. Es el eje sobre el que girará la obra, su desarrollo y su desenlace. Encuadra el guión en lo que se quiere decir.
Desde esta perspectiva, el mensaje de Andersen adquiere transparencia. El conflicto que plantea está al interior de la UCR: “tenemos que reconstruir nuestro partido”, dice y a la vez desde el lenguaje denuncia. Porque nadie se propone reconstruir algo que anda bien. Y lo destaca de entrada “estamos acá”. ¿Dónde? En la UCR y no la de Gualeguaychú, sino la heredera de las tradiciones, desde Yirigoyen. Y apela, como dijimos, a los sentimientos con referencias que sólo pueden conmover a un radical ya que es distinta la representación que se tiene en el partido de Alfonsín y de Cacho Barrios de la que se tiene la sociedad que recuerda la hiperinflación y las regulaciones del plan Ñande Yerba, o la decisión de Cacho de abandonar la Gobernación después de perder las elecciones de 1987 para aceptar un ministerio en el Gobierno de Alfonsín. Es innegable que el mensaje va dirigido a la interna de la UCR.
Al mismo tiempo, se descuelga o se desacopla de Juntos por el Cambio. En ningún momento de la narración se hace referencia a la decisión de romper el pacto de palabra con el PRO y forzar las Paso para disputar la representación de ex Cambiemos de Misiones en el Congreso.
En el mismo sentido, hay otra omisión: no habla de Mauricio Macri ni de Miguel Pichetto que estarán en la boleta de las que se cuelgan los candidatos de la UCR.
Esto habla de una crisis de identidad o al menos de tribulaciones de los directivos de la UCR de sentir pertenencia en la coalición de Gobierno, liderada insoslayablemente por Macri y todo lo que representa.
Gestionar la visita de Freddy Storani para promover la candidatura de Andersen tiene vasos comunicantes con el story line del spot. En la charla que dio aquí en Posadas el viernes, el ex ministro de Fernando de la Rúa, a pesar de haber sido uno de los artífices de aceptar la alianza con el PRO, y a pesar de que es vicepresidente del Comité Nacional, fue implacable en las críticas a la conducción de su partido y a la relación establecida con la Casa Rosada. Asimismo, a diferencia de las declaraciones públicas y entrevistas, en la charla a la que asistieron Cacho Barrios, Mabel Marelli, Minino Losada, Gloria Llamosas y Titita Sodá, entre otros históricos de la UCR, su discurso fue muy diferente, además de lamentarse por la insustancialidad del partido en la toma de decisiones, fue lapidario al analizar las perspectivas económicas.