El diputado Carlos Goring asumirá, el 10 de diciembre, como intendente de Colonia Aurora. Páez lo sigue en la lista de diputados del FPAyS. Desde la banca buscará “aportar a la construcción de una provincia más justa”. Las necesidades que impulsan las organizaciones sociales serán parte de su agenda de trabajo, adelantó.

Fotos y texto: Patricia López Espínola

Martes 27 de agosto de 2019. Jorge Páez, dirigente del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) Vía Campesina, que reside en Comandante Andresito, reemplazará como diputado provincial a Carlos “Cali” Goring a partir del 10 de diciembre cuando este asuma como intendente del municipio de Colonia Aurora, cargo para el que fue electo en los comicios provinciales del 2 de junio.
Jorge Páez sigue a Goring en la lista de los candidatos a diputados que propuso el Frente Agrario y Social (FPays) en las elecciones de junio. “Mi objetivo es sumar a la estrategia de equipo con el que trabaja el PAyS. Sabemos que logramos algunas conquistas importantes y proyectos valiosos que se aprobaron en la Cámara de Representantes”, dijo, para destacar además que espera “aportar en esa dirección de forma coordinada con el Bloque de Diputados que preside el compañero Martín Sereno”.
Y en consonancia con el trabajo del equipo que integra, expresará las voces de los sectores más desprotegidos y postergados del norte misionero, como la hace habitualmente; pero ahora con más visibilidad y otras herramientas, dijo.
En ese sentido señaló que llevará las voces de la zona norte de Misiones, “que está muy desprotegida” y porque –entiende- el Poder Legislativo debe tener ese federalismo que tanto se reclama desde toda la provincia y que “salvo por los legisladores del Pays, se ve poco”.
Tiene en agenda trabajar las problemáticas que visibilizan las organizaciones sociales, como la tenencia de la tierra, la producción, los servicios y la comercialización para las economías populares, la vivienda, el acceso a la salud y a la educación.
“Hay mucho por hacer. Esperamos poder llevar esa voz al recinto e impulsar soluciones, principalmente para cuestiones de necesidades estructurales”, insistió el militante de los movimientos campesinos.

Enfoque en campesinos y pueblos originarios

Jorge Páez.jpg
Jorge Páez –próximo legislador del PAyS- reside con su familia desde hace años en Comandante Andresito. “Siempre trabajé enfocado en el pueblo, en defensa de los derechos y el desarrollo productivo y económico del campesino y la campesina. Después di el paso a la militancia política partidaria con el PAyS, sin abandonar la tarea con los pequeños productores, las cooperativas, los pueblos originarios, la situación de familias empobrecidas; con el objetivo puesto en trabajar para ayudar que los sectores con menores recursos materiales tengan una vida digna”, expresó.
Frente a la multiplicidad de cambios que necesita la sociedad pretende “revertir las situaciones de injusticia, defender los mejores valores que tenemos los seres humanos, en un trabajo en conjunto con tanta gente que lucha para que logremos un mundo mejor, principalmente con un campo capaz de producir alimentos sanos, orgánicos, que no todo sea mercancía, y a partir de ahí construir un entramado de derechos, una sociedad solidaria que cuide de todos y no solamente a aquellos que tiene éxito de acuerdo a la mirada capitalista”, dijo.

Frenar el avance de transgénicos

En una marcada postura política respecto a la salud del campesinado, Páez apuntó a los padecimientos que existen en los pueblos originarios y campesinos que viven soportando la falta de políticas concretas direccionadas a mitigar el impacto que tienen los transgénicos que ahogan a pequeños productores, dijo, sin desconocer las situaciones que provoca que la agricultura familiar que tiende a la soberanía alimentaria esté parada.
En ese combo señaló la fuerte incidencia negativa, nuevamente, de los transgénicos, que “son la punta de lanza de un modelo que trata de desplazar a los pequeños productores, donde los agronegocios intentan subordinarlos para que se vuelvan dependientes y, obviamente, estamos totalmente en descuerdo con eso”.
Recodó que el mercado busca imponer la semilla transgénica que trae por detrás una facultad menos para el productor, haciéndolo depender de esas semillas. Y que además, trae consigo, no solamente una calidad relativa, sino también un paquete tecnológico de consumo de tóxicos que generan un agujero económico en el productor, deteriora de los suelos y la fertilidad, destroza la biodiversidad y genera contaminación genética, señaló.
“Estamos ante una situación desastrosa si tenemos en cuenta los registros nacionales, ya que no paramos de crecer en el consumo desde los años 90. En la actualidad consumimos unos doce litros de agrotóxicos por persona, las consecuencias para la salud y para el ambiente y la producción son terribles, y desde el Movimiento Nacional Campesino Indígena en Misiones y la Cotrum estamos en constante alerta y movilización contra los cultivos con transgénicos”, enfatizó.