“Misiones acompañala visión federal”, sostuvo hoy Oscar Herrera Auhad tras participar de un acto en Tucumás con Alberto Fernández. El candidato, rodeado de gobernadores, volvió a proclamar su fe federal y su compromiso de gobernar con las provincias. Puso a la Educación Pública como herramienta para corregir las inequidades entre el norte argentino y Buenos Aires. Ya en campaña además de las definiciones estructurales, y como peronista vinculó la Argentina próspera con la ampliación de derechos institucionalizados por el peronismo.

Miércoles, 11 de septiembre. Alberto Fernández volvió a proclamar hoy su convicción de restablecer un orden federal en su Presidencia como sustento de recuperación de la Argentina y comprometer a las provincias en la toma de decisiones.
Junto a gobernadores entre los que estuvo el electo de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, dio un marco esencialmente político a la celebración por el Día del Maestro organizado en Tucumán por el gobernador Juan Manzur, quien fuera uno de los primeros en trabajar la unidad al interior del peronismo cuando Alberto fue nominado como candidato a presidente.

tucumás
El candidato del Frente que en las Paso obtuvo casi el 50% de los votos volvió a iniciar la campaña electoral para el 27 de octubre aunque siempre tiene acotada la palabra por la extraña configuración del tablero político que dejó el pronunciamiento popular del 11-A y que puede resumirse en la ecuación: Macri ya fue, pero Alberto todavía no es.
El Día del Maestro fue el contexto adecuado para que Fernández asocie las inequidades y asimetrías sociales, económicas y culturales entre el norte argentino y Buenos Aires, las visibilice para volver a proclamar su fe federalista, reiterar el pacto,, no sólo escrito que tiene con las provincias, sino asociar y poner en el centro de las prioridades a la Educación, y más precisamente a la Educación pública como la herramienta fundamental para romper con las estructuras de las desigualdades configuradas en la Argentina desde el fondo de la su historia.
Esta prédica del candidato ya muestra su carácter disruptivo con la política tradicional y no es arriesgado interpretar que en el territorio de las provincias y la alianza con los gobernadores anida el “albertismo” en la conformación de una idea pero fundamentalmente como fuerza aliada en las relaciones de poder, tanto al interior del Frente como en la constitución de una proyecto de país.
Los pactos federales firmado con los gobernadores el 7 de agosto en Rosario, que tuvieron una adenda global y pactos específicos con cada distrito, trascienden lo electoral para constituir un hito histórico en la política argentina en los últimos. No es papel vacío si se siguen los pasos de Alberto que ha trasmitido su convicción a los gobernadores. No es casual que Hugo Passalacqua haya manifestado su optimismo y las expectativas por el rumbo que se iniciará con Alberto en la Presidencia a “quién le creemos su voluntad federalista”.

tucumás

Pero Fernández, en campaña no deja de reivindicar también su fe peronista y el legado del peronismo que instituyó derechos de los trabajadores y configuró una sociedad con expectativas y certezas, con capacidad de planificar una vida mejor, tener dignidad en los trabajos o mandar los hijos a la universidad.
Salió así al cruce de la ideología dominante y la estigmatización de los pobres y específicamente ironizó para responder el barbarismo social de la gobernadora Vidal cuando dijo que los hijos de los pobres no llegan a la universidad. Para vergüenza de los radicales rescató la reforma universitaria como conquista que fue construyendo sentidos en la sociedad argentina que proyectaba a todo el continente la fuerza de su pueblo en ampliar y defender derechos sociales.