Proyectan un trabajo conjunto y unificado para combatir el hambre. Solo las organizaciones sociales asisten con comida a unas 19 mil personas por día. Proponen primero alimentar y después enseñar a plantar y producir.

Informe y fotos: Patricia López Espínola

Lunes 7 de octubre de 2019. Los 76 municipios de Misiones se sumaron al trabajo del equipo técnico y político del Gobierno y las organizaciones sociales en el marco de la Emergencia Alimentaria.
La semana pasada se realizó la reunión de trabajo en el Centro Provincial de Convenciones y Eventos, en Posadas, presidido por el ministro de Coordinación general de Gabinete, Adolfo Pischik y el vicegobernador electo, Carlos Arce, acompañados por otros funcionarios del Gobierno y la presidenta del Colegio de Nutricionistas de Misiones, Gabriela Reyna Allan, además de las organizaciones sociales como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y otras.
Participaron más de 55 intendentes, entre ellos cuatro mujeres jefas comunales, con quienes determinaron los lineamientos de trabajo del Programa que es prioridad en la agenda del Poder Ejecutivo.
Arce, como vicegobernador electo, pidió a intendentes que finalizan su mandato en diciembre que mantengan comunicación con las nuevas autoridades de sus municipios ya que el trabajo que pusieron en práctica no termina este año y solicitó, también, que cada municipio organice un consejo asesor comunal dentro del esquema de la Emergencia Alimentaria.
Y adelantó que pedirá a las áreas sociales de cada intendencia un expediente técnico para saber qué tienen y qué necesitan en cuando a asistencia alimentaria y subsidios, merenderos y comedores y cantidad de personas a las que asisten. De la misma manera, la solicitud alcanza a las organizaciones sociales.
La idea es que todos los municipios cuenten con un Consejo que estén comunicados con el Gobierno provincial , a más tardar en una semana, para así determinar las necesidades que tiene la provincia: quieren que el consejo que trabajará la Emergencia Alimentaria cumpla su primera etapa entre octubre y el 15 de diciembre, dentro del período de clases.
“Lo fundamental es que después del cierre del ciclo lectivo sumemos a los 209 mil chicos misioneros que reciben asistencia en los comedores escolares” y el Gobierno, en ese sentido, “necesita saber cuánto tenemos que invertir y por eso debemos muy concretos con la información”, afirmó Arce.

“Apurar los tiempos”

emergencia alimentaria 1
El diputado Martín Sereno, secretario general de la CTEP y el Movimiento Evita y autor de la Ley de Emergencia Alimentaria, resaltó la urgente necesidad de implementar la herramienta de la Ley.
Sereno estimó que si los municipios que asisten con alimentos a comedores y merenderos cuentan con un mapeo de lo hacen, con información clasificada y organizada, en solo una semana podrán tener la base de datos que mostrará a dónde va la asistencia. “Pedimos por favor que hagan el esfuerzo de acortar esos plazos porque cada día que ganamos es un día menos de hambre”, señaló, entendiendo que con los Consejos Municipales podrán articular mejor el trabajo.
“Las organizaciones sociales somos parte del Consejo Provincial y ponemos a disposición en cada Municipio donde estamos trabajando, a nuestros referentes para que se sienten en esa mesa, que será una réplica local de lo que la que armamos acá, para articular y optimizar la llegada de los recursos a todos y a todas”, dijo Sereno.
Según los datos que manejan, las organizaciones sociales asisten con alimentos a entre 17.500 y 19.000 personas por día, de los cuales la mayoría son niños y niñas. “Todavía se puede modificar el mapeo; pero estamos haciendo esa tarea en unos 50 municipios. En algunos contamos con referentes de las organizaciones pero sin merenderos ni comedores porque no tenemos los recursos materiales para hacerlo. Ponemos a disposición nuestra estructura que es de más o menos 2000 personas que trabajan y lo seguirán haciendo para colaborar en paliar el hambre, y eso no tendrá ningún costo adicional para los Municipios”, expresó.
El diputado Sereno dijo que hasta ahora este trabajo que debe ser conjunto se realiza por separado –provincia, municipios y organizaciones- y como no damos abasto, combinemos los esfuerzos y las estructuras”, dijo.
Primero hay que llevar los alimentos y después fomentar la producción de comestibles frescos y sanos, como propone la Secretaría de Agricultura Familiar.
El programa pretende comprar los productos a los pequeños productores, quienes a su vez necesitarán menor asistencia de parte del Estado, indicó.

Duplicar las cocinas centralizadas

emergencia alimentaria 4
En el marco de la Ley de Emergencia Alimentaria el Gobierno duplicará la producción de las cocinas centralizadas de Posadas y extenderá la distribución a los 37 comedores que funcionan en el área del Ministerio de Desarrollo Social. Algunos poseen cocina propia y reciben mercaderías en vez de comida elaborada. En ellas se elaboran 40 ollas diarias y cada una tiene 180 raciones de comida equivalentes a 7.200 raciones y se brinda los lunes, miércoles y viernes.
“Pero ahora queremos llevar a 85 ollas por día de lunes a viernes: son 15.300 platos de comida”, indicó el ministro de gabinete, Adolfo Pischik. Misiones busca optimizar la producción y la calidad de los alimentos y para ello convocó al Colegio de Nutricionistas y de Trabajadores Sociales que ayudarán en el relevamiento y seguimiento de los casos.
El Ministerio de Salud Pública hará las medidas de peso y talla, con la colaboración de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM.

Comer no es nutrirse

emergencia alimentaria 2
La licenciada en nutrición, Gabriela Reyna Allan, destacó en la misma línea que Sereno que los Municipios pueden hacer compras locales y ayudar a los comerciantes, tal como se hace con los comedores escolares en la provincia: “hablamos desde 28 millones de pesos mensuales que llegan a las localidades; por eso los comedores no tienen compras centralizadas. Ese es el espíritu del programa que sostiene la importancia de la presencia de los intendentes, para poder replicar el modelo con las organizaciones sociales que tienen producciones de huertas o cooperativas”.
Rescató además la importancia de enseñar a plantar, que puede surgir de los propios consejos municipales, capacitados, “para empezar a mirar cómo y que estamos cocinando e incorporar nutricionistas de los municipios para lograr ciudadanos bien nutridos y enfrentar la realidad que estamos atravesando”, remarcó la nutricionista.
Pidió no olvidar a las escuelas EFAS y a las IEAS que también pueden aportar capacitación y alguna ayuda para sumar.