Más allá de afirmaciones propias de las campañas electorales, como “la vamos a dar vuelta” o “habrá balotaje”, Miguel Ángel Pichetto dejó definiciones de fondo en su paso por Posadas y Oberá donde estuvo el viernes. Rescató la fuerte intensidad de la gente, que constituye un tercio del electorado argentino en sostener el proyecto de Macri al salir a la calle. Subrayó que “dos visiones de país” es lo que está en juego y defendió las políticas de ajuste y de apertura para sostener un modelo de crecimiento en base a las exportaciones. Se reunió en la misma mesa con todos los candidatos de las Paso en un contundente respaldo a la candidatura de Alfredo Schiavoni

Sábado, 19 de octubre de 2019. Más allá de afirmaciones propias de las campañas electorales, como “la vamos a dar vuelta” o “habrá balotaje”, Miguel Ángel Pichetto dejó definiciones de fondo en su paso por Posadas y Oberá donde estuvo el viernes. Pero fundamentalmente, el integrante de la fórmula presidencial de Juntos por el Cambio logró mostrar la unidad que existe al interior de la alianza en Misiones al reunir en la misma mesa a los tres candidatos de las primarias. Refutó así gestual y simbólicamente las versiones en contrario alimentadas por la judicialización del resultado. La visita de Pichetto constituyó así un respaldarazo para la candidatura de Alfredo Schiavoni.
Volviendo a las definiciones de fondo, podríamos subrayar:
1.El protagonismo del tercio de la población que sigue votando a Mauricio Macri y que ganó la calle espontáneamente e inspiró las 30 marchas del “Sí, se puede”.
2.Los dos modelos de país que definen las elecciones del domingo 27.
3.El acople del modelo exportador a la política internacional.
La gente en las calles
En la conferencia de prensa que dio en Posadas antes de poner en movimiento una intensa agenda programada en Oberá, Pichetto rescató y puso en la centralidad de la campaña en el acompañamiento y en la decisión de los votantes de Macri de ganar la calle. Cuando Pichetto afirma que “si el presidente Macri hubiera salido a la calle como lo viene haciendo hace 40 días la historia hubieras ido otra y agrega que hoy la campaña es altamente exitosa con la gente en la calle” está rescatando la actitud de su base social. Ante el desconcierto y la depresión que traslucía la dirigencia, por ejemplo en los reproches que hacía en público la diputada Carrió y el distanciamiento que empezaron a poner desde el círculo rojo, fue la gente la que recuperó el optimismo al responder a la convocatoria que se realizó a través de las redes sociales y por iniciativa de referentes de la Cultura y la sociedad civil. Los miles de manifestantes que marcharon en la Capital del obelisco y otros puntos de la ciudad a la histórica Plaza de Mayo constituyeron el 24-A en una fecha de inflexión histórica para la consolidación de la alianza social que encabeza Macri. Es cierto que ninguno de los miles que se movilizaron ese día imaginó que Macri llegaría en el helicóptero presidencial para saludar desde el balcón, pero lo cierto es que se mostraron como la base de sustentación del proyecto. No es casual lo que dice Pichetto ya que aunque esté obligado en la campaña a decir que ganará, sabe que el desafío de la dirigencia es contener orgánicamente a ese tercio de argentinos. “Ahora vemos una fuerte intensidad de la gente y una decisión que supera la voluntad de los dirigentes de que demos la pelea y demos vuelta el resultado y creo que esto está ocurriendo”, remató para que no queden dudas del valor que le otorga a la calle que tiene la densidad política, que aún en la era tecnológica o posmoderna, tienen las redes y la comunicación en las aplicaciones de los teléfonos “móviles” más que celulares. Y no es casual tampoco que sea un dirigente con la trayectoria que tuvo en el peronismo el que hable de la “intensidad” de las manifestaciones como significación política.
Los modelos en pugna
“El 27 de octubre vamos a confrontar dos visiones de país”, sostuvo también en Posadas el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio.
Aunque no abundó en precisiones sobre las diferencias de los dos modelos en pugna, quedan expuestas en las consideraciones que hizo en Oberá en la reunión con empresarios.
Un dato es cuando dice que se va a alentar la producción fundamentalmente a los sectores exportadores para contribuir a generar empleo. Mieles para los oídos del sector tealero pero interrogantes para los empresarios madereros que pasan por crisis recurrentes pero vinculas siempre a los vaivenes del mercado interno y también a colapsos como el registrado en los Estados Unidos después de la explosión de la burbuja inmobiliaria que derribó bancos y paralizó las importaciones de puertas y ventanas de madera.
De su paso por Oberá, el propio Pichetto hace un resumen de sus exposiciones: “la etapa que viene en la Argentina será de crecimiento, para eso vamos a requerir de grandes acuerdos nacionales, de un compromiso con políticas de estado, de construir una agenda que esté ligada al crecimiento, tenemos que volver a reconstruir la cultura del trabajo”.
Reivindica en otro mensaje de Twitter el rumbo de las políticas económicas de Macri y revela que por eso aceptó su propuesta. Destaca: “por primera vez en Argentina en el 2018 se votó un presupuesto con déficit cero, lo que se recauda es lo que se tiene que gastar, esto es una buena base de sustentación para empezar un proceso se crecimiento”.
Defiende de esa manera el ajuste fiscal y seguidamente lo articula con la política de apertura comercial al mundo. Subrayó ante los empresarios en la zona centro que “además, se está trabajando en un tratado de libre comercio con la India, con Vietnam y con Canadá. Estos temas que son de política internacional tienen que ver con la economía, tienen que ver con el mercado interno y tienen que ver con la generación de empleo. No hay nada neutro. El presidente restableció relaciones con EEUU y con Europa. Junto con Brasil acaba de firmar un acuerdo con la UE, que es fundamental, por primera vez nuestra producción primaria va a entrar en la UE, un escenario poblacional de más de 500 millones de habitantes”.
El modelo explicitado que se entiende asimismo en contraste con el otro. Y en ese sentido criticó como intervencionista la intención deslizada desde el Frente de Todos de reinstaurar en la Argentina un esquema como la Junta nacional del Granos.
Sube también Pichetto a su cuenta de Twitter la “reunión en la Cámara de Comercio de Oberá con productores regionales. Escuché su preocupación sobre temas de la economía, de la PyME y de las principales actividades en la provincia que tienen que ver con la madera, la producción industrial de celulosa y la agropecuaria de té”.
Es de destacar que entre otras apreciaciones informa desde su ventanita que “en Misiones nos reunimos con vecinos. Les manifesté mi reconocimiento a su pujante provincia, donde se demuestra que el esfuerzo del trabajo hace crecer a la economía. Un modelo para pensar un país con crecimiento y desarrollo”.

crp