Contra todos los rumores y operaciones mediáticas, Aguirre no deja la política, sostiene el periodista de Eldorado, Alejandro Spivak. Ninguna fuerza puede darse el lujo de prescindir de dirigentes con un liderazgo político que demostró saber navegar en tiempos bonanza como en tiempos de crisis. Según nuestras fuentes, Aguirre recorrerá la provincia llevando su impronta a las nuevas generaciones de renovadores.
Por Alejandro Fabián Spivak.

Viernes, 15 de noviembre de 2019. El martes 12, el Concejo Deliberante de Eldorado aprobó por unanimidad la licencia anual del intendente Norberto Hermes Aguirre que se extenderá hasta el viernes 22.
Como ya había sacado su licencia el 30 de octubre, se abrieron especulaciones de todo tipo que no tienen sustento en la realidad.
Estamos en condiciones de afirmar que Aguirre no deja la política ni ha perdido la pasión que lo llevó en 1999 a postularse desde el llano a la Intendencia de Eldorado para enfrentar desde un humilde sublema de la Alianza al poder hegemónico del Partido Justicialista que en ese momento tenía como presidente formal a Luis “Lucho” Viana pero que era conducido por el ex gobernador Federico Ramón Puerta.
Entonces, un candidato nuevo y sin muchos recursos y, gracias a la Ley de Lemas, accedió a la jefatura del municipio, desde donde pudo construir un espacio renovado que, inexorablemente se sumó a las rupturas con los capangas de la política encabezada por Carlos Rovira y Maurice Closs en 2003. Se puede decir que fue uno de los socios fundadores de la Renovación y donde sigue militando a conciencia y sin renunciar a sus convicciones. Siempre se sintió un aliado, leal a la conducción pero no afecto a la “obediencia debida”. La experiencia de 2007 lo evidencia.
Hoy, a pesar de los rumores y las operaciones que siempre existen, Aguirre ha ratificado su compromiso con la gente y afirma que no hay otro proyecto alternativo al Frente Renovador de la Concordia Social.
En charlas informales, superando cuestiones de salud, asegura que seguirá en la actividad política luego de tomarse unos días de descanso cuando el 10 de diciembre deje la intendencia en manos de Fabio Martínez.
Fueron veinte años de gestión y construcción política que Aguirre considera suficientes para entender que se ha cerrado una etapa que, entiende coincide con la nueva fase de la Renovación que filosóficamente dice está condenada a renovarse permanentemente. De esa manera procesó el resultado electoral del 2 de junio que consagró como intendente al médico Fabio Martínez. Atrás deja un municipio que la Fundación Mediterránea lo ubica entre los 22 más trasparentes entre los más de 2 mil que existen en el país.

ranking eldorado
No se gobierna una ciudad como Eldorado dos décadas sin haber forjado un liderazgo social, que en el caso de Aguirre nunca tuvo el perfil de autoridad sino más bien de capacidad de influir en la gente y hacerlos sentir parte de la decisión, la ejecución y los resultados del gobierno municipal.
Ninguna fuerza política puede darse el lujo de prescindir de dirigentes con un liderazgo político que demostró saber navegar en tiempos bonanza como en tiempos de crisis. Según nuestras fuentes, Aguirre recorrerá la provincia llevando su impronta a las nuevas generaciones de renovadores.
Después del duelo del 2 de junio, vimos esta semana un Aguirre, diríamos “resilente”, para utilizar el término que en psicología habla de la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas y adaptarse a las adversidades.