Alberto dijo que vino “a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato social”.

Martes 10 de diciembre de 2019. Asumió Alberto Fernández con anuncios que buscan fortalecer políticas públicas y revertir la pobreza, el desempleo y la crisis económica que afecta a todo el país. En una ceremonia breve, Alberto primero y Cristina después pronunciaron el juramento de rigor ante Gabriela Michetti y una vez asumidos en el cargo, Mauricio Macri entregó el bastón de mando y la banda presidencial.
Inmediatamente después Cristina Fernández asumió la presidencia del cuerpo e invitó a Alberto a pronunciar su discurso, que arrancó con anuncios y lectura de la situación económica que afecta al país.
“Querido pueblo argentino, el 10 de diciembre de cada año no es un día cualquiera en nuestra memoria colectiva”, expresó para rescatar la figura de la recuperación de la democracia en 1983 y el papel de Ricardo Alfonsín.
Fernández convocó a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato ciudadano social, que sea fraterno y solidario –dijo- porque ha llegado la hora de abrazar al diferente y porque en esa emergencia social es tiempo de comenzar por los últimos para después poder llegar a todos”, expresó.

Los principales conceptos del discurso

En su discurso, el presidente reafirmó la idea de las capitales alternativas para fortalecer el federalismo y relocalizar a entes nacionales en las provincias argentinas para que garanticen un nuevo federalismo, dijo, para prometer el plan de reactivación de obras públicas inmediatas que creen manos de obra.
Ambicioso plan del hábitat y de la construcción de viviendas. Es inadmisible que millones de argentinos no tengan un techo donde guarnecerse. Vamos a restituir el Ministerio de Salud. Anunció la declaración de la emergencia sanitaria y comprometió la integración de Argentina al mundo, con raíces en nuestros intereses nacionales. En esa línea reafirmó la vigencia del Mercosur y nombró a Brasil como socio estratégico, más allá de la opinión de quienes gobiernes estos países. Apostó a América Latina unida y reafirmó el reclamo por las islas Malvinas y los espacios insulares, acompañados por países hermanos.
“No hay lugar para colonialismos en el Siglo 21”. Para esta tarea exige una política de Estado de mediano y largo plazo y para ello, convocará a un consejo múltiple que diseñe y lleve adelante el reclamo más allá de los calendarios electorales.
Argentina necesite una política ambiental de transición y tomó la decisión de jerarquizar como ministerio al área ambiental, reafirmó el acuerdo de París y destacó al Laudato Si del Papa Francisco.
Anunció el envío al Parlamento para institucional un consejo social para trabajar las políticas de estado, con rango legislativo, que diseñe los grandes pilares institucionales y productivos de mediano y largo plazo. Espera que desde ese consejo haya debate, aportes profesionales para avanzar.
Hoy, en el Día Internacional de los DDHH, nos volvemos a comprometer con levantar las banderas inclaudicables en cualquier lugar del mundo”. Habló de una justicia independiente como garantía de la democracia, independiente del poder político. “Vimos injusticas silenciada por la complacencia mediática y por eso nunca más a una justifica contaminada por los servicios”, ni que se entrometa a favor o en contra de unos y otros. “Una justicia manipulada es una democracia acosada y denegada” y nadie puede establecer que hay culpables sin debido proceso y condena judicial firme, destacó.
Propone una real reforma del sistema de justicia a través de un proyecto que ingresará a la Legislatura en poco tiempo, dijo.
La AFI será intervenida para impulsar una reestructuración de todo el sistema, de inteligencia. Derogó el decreto que destaca el secreto de los fondos de la agencia. Los fondos reservados no serán secretos sino que serán reasignados al plan de lucha contra el hambre en la Argentina, al igual que todos los fondos reservados de las fuerzas armadas y de seguridad. Que mantendrán, pero con el máximo nivel de control parlamentario. “Nunca más al Estado secreto, a la oscuridad, a los sótanos de la democracia. Nunca más es nunca más”.
Debemos escapar a la política del gatillo fácil y justificar las muertes por la espalda. Debe ser una política integral, ciudadana, conformada entre todos los sectores políticos que solo ponen en cuestión la credibilidad de las instituciones. Para poner Argentina de pie tienen que estar las fuerzas armadas, adiestradas, equipadas y con política de defensa autónoma, articulando con los países de la región con quienes no tenemos hipótesis de conflicto.
Anunció que Defensa de Argentina está a disposición de Chile, para contribuir a la búsqueda del avión que se perdió rumbo hacia la Antártida y que imposibilitó la presencia de Sebastián Piñeira en la asunción de Fernández.
Acompañamos los cambios de los medios, para consolidarlos como una industria del conocimiento: convocamos a una mejor relación y con la pauta de Estado que gastó 9 mil millones de pesos en propaganda Estatal. Queremos una prensa independiente del poder y de los recursos del poder. Vamos a reorientar la pauta. Los avisos contribuirán a mejorar los procesos de aprendizajes de los jóvenes, con contendidos generados por las pautas. “No queremos avisos pagos para que elogien las bondades del Gobierno” sino que las publicaciones serán herramientas pedagógicas para mejorar la calidad educativa.
El sistema de medios del Estado también contribuirá con ese propósito. No habrá pautas del Estado para financiar programas individuales de periodistas sino solo a instituciones periodísticas. Propondremos una escuela de Gobierno. Hay un nuevo contrato social. Pondremos los esfuerzos para universalizar la educación de la primera infancia. No descansaremos haya que un niño rural tenga el mismo acceso que una niña de un centro urbano, ejemplificó.
A final, mencionó que en su Gobierno estarán en primer plano los derechos de las mujeres: quiero ponerme al frente de sus demandas”. Reducir por diversos instrumentos las desigualdades y pondremos énfasis al cuidado. Ni una menos debe ser una bandera de la sociedad y de todos los poderes de la República. Es deber del estado reducir y erradicar la violencia contra las mujeres.
Respecto a la discriminación por género, sexo, color de piel o otras características debe ser sorteada.
En este contexto de gravedad, no existe la posibilidad de pedir más esfuerzo y sacrificio a quien no llega a fin de mes, debemos salir con solidaridad para que cuando salgamos, todos puedan verse beneficiados. A los que más tienen les pedimos más solidaridad. Y propuso detener el odio, que no nos colonice, que no sea un derroche.
Agradeció la solidaridad “que mi querida amiga” cristina expresó en este tiempo de la Argentina y recordó a sus padres, que me marcaron con su ejemplo la senda de la decencia. A Esteban Righi , que me inculcó los mejores valores del Estado de derecho. Y a Néstor Kirchner que en 2003 me permitió participar de la maravillosa aventura de sacar a la Argentina de la postración. Y a la militancia, que nos permitió llegar unidos.
Mi primer menaje es de preguntas. Seremos capaces como argentina unida de construir esta utopía que nos llama la historia? Seremos capaces como sociedad, como dirigentes. Quiero ser el presidente del dialogo, y convocarlos a que salgan a la calle a recordarme si me desvío. Prometo que volveré a la senda sin dudar. Un amigo me dijo que tenemos que aprender a escucharnos aún sabiendo que no pensamos igual. Todos debemos despojarnos del rencor, ganemos la confianza, convivamos con alegría y respeto. No perseguir al que piensa distinto.
Cuando concluya mi mandato, la democracia argentina tendrá 40 años. Me pregunto si Alfonsín tenía razón cuando decía que con la democracia se come, se cura y se educa, dijo finalmente.

Imagen tomada de Internet.