El diputado Martín Sereno rechazó la protesta de los “dirigentes opositores disfrazados de chacareros” que libran una lucha de clases -dijo- en detrimento de la mayoría de los argentinos. Y reclamó una reforma agraria, “paulatina pero profunda”.

Jueves 12 de marzo de 2020. “No se trata de un paro del campo sino de un lockout de los grandes exportadores de granos que no quieren aceptar que les apliquen el 3 por ciento de impuestos a la exportación sobre las enormes ganancias que están acostumbrados a obtener”. De esta manera, el diputado provincial Martín Sereno rechazó la protesta de los mayores productores de soja que impulsaron un paro aduciendo que son perjudicados por el impuesto a las retenciones para ventas al exterior y sus derivados que impuso el Gobierno Nacional.
El presidente Alberto Fernández definió como “dirigentes opositores disfrazados de chacareros” al sector que está provocando el cese de comercialización, dispuesto por entidades como la Sociedad Rural (SRA), las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Coninagro.
Sereno, presidente del Bloque de diputados provinciales del Partido Agrario y Social consideró que se trata de una “lucha de clases”, donde queda bien marcado el malestar de una clase privilegiada que no quiere, con sus impuestos, redistribuir los ingresos en la Argentina para los que más necesitan que son el 80 por ciento.
“Si pensamos que 1000 toneladas son un millón de kilos, el que exporta esa cantidad de soja sólo tendrá que pagar un 3% más. Pero esa medida del Gobierno también incluye la protección a todas las economías regionales”, dijo.

“Sólo afecta a grandes productores de soja”

“El campo es otra cosa, y sigue trabajando. Son los pequeños agricultores que producen alimentos, los que plantan mandioca, los que tienen té, yerba, tabaco, los que trabajan en las economías regionales en nuestro país y no los grandes exportadores que se sienten afectados por una medida que decidió el Gobierno. Estamos totalmente de acuerdo con esa medida porque son tres puntos para los que producen más de 1000 toneladas de soja y les bajaron las retenciones a las economías regionales que estaban postergadas en muchas zonas del país”, explicó el diputado en diálogo con Radio News Misiones.
Esta decisión de la Nación incluye a un grupo muy pequeño, selecto, con intereses políticos y económicos muy fuertes y que lanzan esta campaña autorreferenciándose como ‘el campo’. “Si uno no lee, no distingue y no se informa pareciera que esta medida perjudica a los productores y a las productoras rurales y no es así. Sólo toca los intereses de un sector que pertenece a una clase muy alta y con mucho poder económico, político y mediático”, aseguró.

“Creemos en la vuelta al campo”

Pequeños productores de Gobernador Roca5

El legislador manifestó que de alguna manera, Argentina está debiendo una reforma agraria, paulatina pero profunda. “Nosotros, desde el PAyS creemos en la vuelta al campo, a las chacras, en el arraigo, en los proyectos, para que la gente que produce alimentos y que trabaja en el sector campesino y rural, viva en condiciones dignas; tenga acceso a los servicios y posibilidades de producir, pueda vender sus productos y vivir de eso”.
Puso como ejemplo el caso de Misiones donde su bloque elaboró la Ley de Soberanía Alimentaria y creo que esto se debe lograr de alguna manera en el país en su totalidad.
“Estaría bueno que los campesinos y pequeños productores puedan producir los alimentos que consumen y generar un excedente para la venta; pero hoy no están dadas las condiciones, hace falta un mayor apoyo del Estado en la distribución de tierras, en los proyectos productivos, en el acompañamiento técnico, y en la etapa de comercialización, que muchas veces falla.
En Misiones tenemos la capacidad geográfica y productiva de parte quienes constituyen el verdadero campo, y sin embargo estamos importando pollos, tomates, verduras de otras provincias, lo que es un despropósito”, cuestionó.

Misiones en deuda en el tema tierras

Pequeñas productoras de Garupá2

Para el diputado del PAyS en el tema tierras Misiones tiene una deuda con el pueblo. Todavía hay unas 300 mil hectáreas a nombre de Rudecindo Roca, y 300 mil que maneja la multinacional Arauco que contamina permanentemente, las aguas, el suelo y la población.
“Falta mucho para hacer en la regularización de la tenencia de la tierra, y eso a veces implica que no se hagan caminos, ni se construyan escuelas, ni centros de salud, que no se pueda bajar la conexión eléctrica, ni hacer una red de agua para una colonia.
Entonces es una deuda pendiente con el pueblo, y es muy importante avanzar en ese sentido para sostener la Ley de Soberanía Alimentaria y mejorar las condiciones de vida de la provincia, que se caracteriza por el minifundismo”.

Leyes dormidas

Pequeñas productoras de Garupá1

Sereno sostuvo que hay que acentuar el cooperativisimo que le dio origen a la provincia y sostenerlo con acciones contínuas y permanentes intervenciones del Estado.
“Creo que hay que buscar el equilibrio, indudablemente habrá muchas presiones; pero es necesario una decisión política de la mayoría. Nosotros lo estamos proponemos desde hace años, por ejemplo con el impuesto al latifundio, la Ley de Inmuebles Ociosos, la Ley de Arraigo.
Tenemos muchas propuestas legislativas y debemos encontrar la voluntad del resto de los bloques para que acompañen, las mejoren luego se apliquen, y que no pase como la Ley de Soberanía Alimentaria que sancionamos el año pasado y todavía no está en ejecución”, reclamó, “porque a veces pareciera que el Poder Ejecutivo no le puede seguir el paso al Legislativo”.
“Tenemos varias leyes sancionadas que no se terminan de ejecutar. La de Soberanía Alimentaria le vendría muy bien a la provincia porque también habla de mercados zonales, de abastecer a cada uno de los pueblos de los alrededores con la producción rural.
Y esto además serviría para frenar el calentamiento global, porque habrá menos emisión de gases, de fletes, producción a pequeña escala, sin agrotóxicos. Entonces si realmente pensamos en nuestra gente, en su presente y futuro, tendríamos que empezar a transitar ese camino, y no sólo declamarlo, que no quede en una expresión de deseo, sino demostrarlo con hechos concretos”, manifestó Sereno.