El Equipo Misionero de Derechos Humanos Justicia y Género reclamó al Juzgado de Instrucción 1 “medidas urgentes para evitar contagios de Coronavirus en penales y comisarías”, en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia.

Jueves 26 de marzo de 2020. El Equipo Misionero de Derechos Humanos Justicia y Género presentó ante el Juzgado de Instrucción 1 a cargo de Marcela Leiva el Hábeas corpus que reclama medidas urgentes para evitar contagios de Coronavirus en penales y comisarías.
Este jueves se conoció el pedido que realizó a Comisión Provincial de Prevención de la Tortura que reclamó, también, cuidados especiales y el cumplimiento de las leyes para evitar situaciones que compliquen la moral y la salud de los detenidos.
Ahora, el Equipo Misionero de Derechos Humanos Justicia y Género informó que la situación de las cárceles es un polvorín a punto de estallar t reclamó, en ese sentido, “medidas alternativas al encierro a fin de descomprimir estos lugares de encierro denunciados por el hacinamiento y las condiciones de altísimo riesgo no solo para lxs internos, lxs trabajadores del Servicio Penitenciario y la Policía sino también de la comunidad en general”.
Ante el reclamo de familiares y de personas en contextos de encierro, el Equipo Misionero de Derechos Humanos Justicia y Género presentó este jueves el Hábeas Corpus Colectivo y Correctivo ante el juzgado de Instrucción 1 de Posadas, que se sustenta en la preocupación cierta de las condiciones de hacinamiento e insalubridad que se registran en penales y comisarías las que están agravadas en este contexto de emergencia sanitaria y epidemiológica, que motivó entre otras cuestiones la prohibición de visitas y las dificultades para que los familiares puedan acercarles alimentos, elementos de higiene y medicamentos.
“El Hábeas corpus se presenta en base a dos situaciones uno a los parámetros de los tratados internacionales firmado por Argentina, especialmente las reglas de Mandela que establecen cuáles son las exigencias al Estado para mantener a una persona detenida, condiciones de salubridad, condiciones de aireación, condiciones de alimentación, celdas por una persona, cama por cada persona y además que estén solamente encerrados quienes han sido condenados efectivamente”, remarca Eduardo Paredes, abogado penalista e integrante del Equipo.
El escrito rescata información relevada por la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura en su informe del 2019 donde quedan plasmadas las cuestiones mencionadas: “La comida que reciben los privados de libertad es deficiente en calidad, siendo en muchas oportunidades “incomibles” por los mismos.
Los entrevistados, manifestaron que los alimentos escasean y no se cumple con la prescripción médica para aquellos que por indicaciones médicas deben alimentarse específicamente. Cabe hacer mención que en esta unidad el desagüe cloacal es deficitario con permanentes obstrucciones de las cañerías y además con el pozo negro rebasando, lo que genera problemas de escurrimientos de los desechos y de las aguas que ocasionan fuertes olores nauseabundos.
“Hay escasez de ropa, frazadas, sábanas, toallas, zapatos, algunos se encuentran desnudos, solo cubiertos con trozos de trapos o frazadas. Tienen consigo botellas descartables cortadas que son utilizadas como platos o tazas donde reciben los alimentos. También lo utilizan como recipiente para el mate y un canuto recortado de una birome le sirve como bombilla. No cuentan con ningún elemento de higiene personal como ser jabón, shampoo, desodorante, ni papel higiénico”, se destaca en algunos tramos del informe de la Comisión.
Roxana Rivas, abogada de ATE y CTA Misiones e integrante del Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género, remarcó que es imprescindible que el Poder Judicial intervenga para evitar que el virus se propague en esos lugares multiplicando por miles las posibilidades de contagio.
“Sabemos que el virus es altamente contagioso por lo que ambientes como la cárcel y sus características de hacinamiento son terriblemente propagadores de epidemia y pandemia. Ponemos eso en conocimiento de la justicia y esperamos que actúe al respecto”, sostuvo.

El petitorio del Habeas Corpus

derechos 2

El Equipo advierte que la situación en los penales y comisarías es un polvorín a punto de estallar y que es de extrema urgencia arbitrar los medios para descomprimir esa situación, la que debe hacerse haciendo cumplir las normas vigentes y que el Estado está obligado a hacerlo.
“El Hábeas Corpus es a los efectos de que adecuen las unidades conforme a la capacidad de las mismas, solo los presos condenados, a efectos que tengan espacios suficiente, medicamento suficiente y recursos alimentarios suficientes. Hacer cesar la cantidad de detenciones sin condena y además ver la manera se que los familiares puedan llegar con alguna alimentación”, agregó Paredes.
El petitorio se resume en cuatro puntos:
Solicitan en carácter urgente al Servicio Penitenciario la nómina de internos con prisión preventiva, juzgado que decretó tal cautelar; los nombres de los que se encuentren dentro de la población de riesgo y el listado de quienes estén cumpliendo pena con salida laborales, de estudio y semidetención.
Además, piden que se disponga la conversión inmediata de todas las prisiones preventivas en medidas alternativas, salvo excepciones extremas en los términos de la doctrina de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de los que hubieren excedido el plazo máximo de la Ley 24.390, con comunicación a los juzgados intervinientes.
En el punto tercero piden el otorgamiento de las libertades anticipadas de las personas encarceladas que tengan la posibilidad de solicitarlo, con comunicación a los juzgados intervinientes y finalmente, solicitan la libertad de las personas condenadas a menos de tres años o eventualmente el cumplimiento de pena en arresto domiciliario con comunicación a los juzgados intervinientes.

derechos 3derechos 4