El presidente del Iguazú Turismo Ente Municipal, Leopoldo Lucas, analizó la situación del sector a raíz del aislamiento preventivo y los lineamientos para el momento en el que se flexibilice.

Miércoles 15 de abril de 2020 (Télam). El turismo en Puerto Iguazú, actividad que ocupa el 90% de la ciudad, tiene en la sostenibilidad y el turismo interno las claves para recuperar el sector una vez que se ponga fin a la cuarentena por la pandemia de coronavirus, dijo hoy el presidente del Iguazú Turismo Ente Municipal (Iturem), Leopoldo Lucas.
Lucas coincidió con la amplia mayoría del sector en todo el país respecto de que “el movimiento turístico se va a recuperar primero con el mercado interno”.
“Por eso nosotros vamos a fomentar el turismo local, el turismo nacional, y de hecho nuestro esfuerzo ahora en la promoción se está centrando en este público”, destacó en una entrevista con Télam.
En tal sentido, desde el organismo se está trabajando con los prestadores privados en la ejecución de buenas prácticas y protocolos, “porque así tendremos una ventaja competitiva al momento de que salgamos para ganar mercados”, remarcó.
Según los especialistas, el turista futuro (post pandemia) será más exigente con la higiene, la seguridad alimentaria, y las limitaciones en cuanto a la cantidad de personas en restaurantes, hoteles y destinos turísticos.
Es así que el Iturem está trabajando con los hoteles para que estén preparados ante un turismo que viene, que va a buscar “un lugar protegido y sano”.
En cuanto a la sostenibilidad, Puerto Iguazú tiene una ventaja competitiva, con el Parque Nacional Iguazú como emblema, y los sectores público y privado con años de preparación en ese segmento turístico.
“Iguazú ya dio un paso adelante trabajando muy fuerte con lo que tiene que ver con la sustentabilidad, donde hay muchísimas empresas que han certificado en diversos niveles”, precisó Lucas.
De esta manera la ciudad se muestra como un destino “que apunta justamente a la calidad del servicio, a tener menos impacto en el medio ambiente, y llegar a las comunidades locales”.
“Eso es tener en cuenta que el turista va a buscar personalización, tener atractivos turísticos con menos visitación -limitación a la cantidad de personas en restaurantes, hoteles y atractivos-, que es algo con lo que coincido plenamente y con lo que estamos trabajando”, declaró.
Para Lucas esta visión sostenible del destino, “a la que hemos apostado desde hace muchos años”, es una ventaja que “va a ayudar a salir mucho más fuerte y más rápido en el esperado día después”.
Este empeño en no bajar los brazos sobresale en un contexto en el que “el 100% los establecimientos hoteleros y gastronómicos están cerrados, con producción e ingresos cero para el destino, y muy preocupados”.
El funcionario local describió que la mayoría de los hoteles en la localidad “son de 30 a 40 habitaciones” y que algunos de ellos “podrán afrontar hasta al menos dos meses, pidiendo préstamos, pero el resto va a quedar afuera”, situación que hizo que los prestadores pidieran “un tratamiento diferencial con el destino”.
Otros ámbitos donde se está trabajando fuerte son los de la promoción a través de las redes sociales y la capacitación on line.
“Aprovechamos por un lado las fuerzas que tienen las redes sociales donde vamos publicando información constante del destino, invitando al turista a que no cancele sus reservas sino que las modifiquen para venir más adelante, que nosotros nos estamos preparando para recibirlos con toda la oferta”, explicó.
Agregó que se están generando “nuevos materiales que se producen todos los días para demostrar que la oferta está ahí, que estamos trabajando e implementando las mejores medidas para que el turista cuando venga se sienta seguro”.
También se realizan capacitaciones on line con diseños de cursos desarrollados por las autoridades turísticas locales y provinciales dirigidos tanto al turista directo como a los agentes de viaje y a los intermediarios turísticos.

Fotografía: vista frontal de la pista del aeropuerto de Iguazú.