El gigante de la venta en línea de servicios turísticos suspenderá 500 empleados, recorta salarios en hasta un 50 por ciento y posterga el pago a las empresas que operan a través de la plataforma por servicios que ya fueron abonados por los clientes. Además, anuncia su intención de ingresar al Plan de Asistencia para Trabajo y la Producción, con la intención de que el Gobierno les ayude a pagar sueldos.

Viernes 24 de abril de 2020. La Asociación Hotelera, Gastronómica y Afines de Puerto Iguazú (AHGAI) solicitó la intervención formal del Ministerio de Turismo de Misiones a partir de la decisión unilateral de empresas como Despegar SA de diferir pagos por un plazo de 120 días mediante un plan de revisión de sus políticas y procesos, lo que llevaría los plazos de pago a 160 días, explican.
Para las empresas de turismo de Puerto Iguazú, trabajar con Despegar le reporta casi el 80 por ciento de sus ingresos, por lo que una medida de este tipo los afecta de lleno, en un contexto ya de por si complejo por el parate total de la actividad a causa del Coronavirus que azota a todo el planeta.
Despegar, el gigante de la venta en línea de servicios turísticos anunció esta semana una serie de suspensiones que alcanzarían a 500 empleados, recortes salariales de hasta el 50 por ciento y su pretensión de ingresar al Plan de Asistencia para Trabajo y la Producción, con la intención de que el Gobierno les ayude a pagar sueldos.
En ese contexto, posterga, además, el pago a las empresas que operan a través de la plataforma por servicios que ya fueron abonados por los clientes que adquirieron alojamientos y otros servicios a través de la página.
El abogado de AHGAI, Martín Rivas Anaya, solicitó al Ministerio de Turismo de Misiones su intervención como organismo provincial que regula y atiende todo lo atinente al Turismo en la jurisdicción a partir de los problemas del sector respecto de la cobranza de servicios de alojamiento prestados a la empresa Despegar SA. La provincia interviene con la cartera nacional del área para solucionar la problemática que afecta a un amplio sector del turismo.
El abogado, en ese sentido, expone a través de una nota que “Despegar constituye una importante plataforma de reservas hoteleras, pasajes aéreos, alquiler de autos, etcétera, con oficinas en siete países y más de 3.500 empleados. Por sus servicios percibe una comisión por las ventas, la que normalmente, en Hotelería, es liquidada a los 40 días de la facturación de los mismos por el prestador (el hotel). El pago de las ventas de alojamiento lo percibe Despegar y liquida su importe -deducida su comisión- a los hoteles mediante transferencia bancaria”.
Recuerda que las empresas hoteleras de Puerto Iguazú operan en gran medida con Despegar, “al punto que para algunos establecimientos constituye el 80 por ciento de su facturación. Las facturas pendientes de pago corresponden a servicios prestados en febrero y marzo del corriente año” y que el 14 de abril los asociados de AHGAI recibieron un comunicado de Despegar donde les informan que, “con motivo de la Pandemia y su afectación al rubro, y supuestamente siguiendo el ejemplo de otras empresas, se disponen a diferir pagos por un plazo de 120 días mediante un proceso de revisión de sus políticas y procesos, lo que llevaría los plazos de pago a 160 días” y que esta “decisión unilateral, arbitraria e inconsulta generó absoluto rechazo”, indicó el abogado de las empresas.
En el informe que presentan ante el Ministerio de Turismo recuerdan también que además del diferimiento de pagos anunciado, “existe un perjuicio de naturaleza fiscal por los impuestos -IVA, IIBB (ingresos brutos)- correspondientes a los servicios facturados por los hoteles”.

Retienen lo que ya cobraron

“Lo más grave de la situación radica en que Despegar percibió los servicios facturados y pretende retenerlos por 120 días, financiando su enorme organización con el sector hotelero, que en Iguazú, en su mayor proporción, está constituido por establecimientos PYME y estructuras de tipo familiar. Ello en un momento de aguda crisis del sector, sin actividad y con graves problemas de financiamiento que ponen en riesgo la preservación de las empresas y consiguientemente de las fuentes de trabajo”, agregan.
En principio, la Asociación Hotelera Gastronómica y Afines de Iguazú gestionó el reclamo ante Despegar a través de la Asociación Hotelera de Turismo argentina pero al no recibir respuestas solicitaron la intervención del Ministerio de Turismo de Misiones. En ese sentido, el ministro provincial del área, José María Arrúa, gestionó ante la cartera nacional también a intervención a los efectos de solucionar este problema a la mayor brevedad: busca el campo político que Despegar, y cualquier otra que intente la misma maniobra, cese en la retención del pago de servicios que ya fueron prestados y que los abone en tiempo y forma, teniendo en cuenta que ya cobraron cuando cerraron las operaciones.
Las autoridades políticas analizan también alguna sanción a las empresas que utilicen esta modalidad unilateral de suspensión de pagos porque, como sostiene en abogado de AHGAI, “la conducta constituye, sin duda alguna, una indebida retención de fondos ajenos, lo que podría constituir un supuesto de defraudación”.

La estrategia de Despegar

Esta semana trascendió que la multinacional argentina Despegar dispuso recortes salariales y suspendió personal en el marco de la pandemia del Covid-19, solo tres meses después de adquirir la empresa BestDay por unos 136 millones de dólares, lo que demuestra la solvencia de la empresa.
Frente a la crisis que generó la emergencia sanitaria, esta empresa líder comenzó su plan de reducción de al menos el 35 por ciento de sus costos de operatividad, ideado como plan de reestructuración temporal, con recortes e incidencia directa en el personal, además del congelamiento de sus inversiones.
El propio CEO de la empresa, Damián Scokin, informó que unos 500 empleados (un tercio de la compañía) serían suspendidos al menos hasta septiembre, además de aplicarles descuentos salariales de hasta el 50 por ciento, lo que significa un fuerte impacto en el personal responsable del crecimiento de la compañía en la región.
Pese a la fortuna que respalda a la empresa, Despegar no ocultó su intención de ingresar al Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción para que el Estado les pague el 50 por ciento de los sueldos a sus trabajadores, una medida que impulsa el Ministerio de Desarrollo Productivo a las empresas en crisis y que también contempla la reducción de hasta un 95% de las cargas patronales, entre otros aspectos.
El diario Ámbito Financiero da cuenta que la empresa Despegar creció en el último tiempo hasta convertirse en una de las más grandes de Latinoamérica, con una espalda mayor que otras agencias del rubro. En los últimos años, Despegar amplió su participación en el mercado regional a partir de la compra de dos firmas del sector: por un lado, a fines de enero de este año adquirió BestDay por un monto total de 136 millones de dólares mientras que en abril de 2019 se hizo con la participación de Viajes Falabella, por un total de 27 millones de dólares.