A través de un proyecto de Ley nacional busca asistencia crediticia; la suspensión de ejecuciones, la prescripción y caducidad en los procesos de ejecución de créditos hipotecarios y prendarios; una moratoria especia por deudas tributarias y previsionales; y un ingreso familiar de emergencia para las tres actividades.

Lunes 27 de abril de 2020. El diputado nacional por Misiones, Diego Sartori, presentó el proyecto de Ley que establece el régimen transitorio de emergencia aplicable al sector turístico, gastronómico y hotelero, en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid19, que dispone de cinco artículos de fondo donde establece un programa de asistencia crediticia; la suspensión de ejecuciones, la prescripción y caducidad en los procesos de ejecución de créditos hipotecarios y prendarios; una moratoria especia por deudas tributarias y previsionales; y un ingreso familiar de emergencia para los tres sectores.
Esta propuesta del diputado misionero surge a raíz del fuerte impacto económico que sufre la actividad a causa de la cuarentena obligatoria y el cierre de los pasos fronterizos de la mayoría de los países, ocasionados a partir de la pandemia de Covid19.
El proyecto propone que el Gobierno establezca, en el marco de la emergencia, un Régimen Transitorio de Emergencia aplicable al Sector Turístico, Hotelero y Gastronómico de la Argentina, circunscripto a la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social establecida por la Ley 27541, la ampliación de la emergencia sanitaria dispuesta por el Decreto 260/20 y su modificatorio y el Decreto 297/20 que estableció la medida de “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, y sus normas complementarias, lo cual genera un estado de manifiesto de estancamiento e incertidumbre entre quienes llevan adelante estas actividades.
En ese sentido, sostiene que las medidas adoptadas por el presente proyecto de ley son razonables, proporcionadas con relación a la amenaza existente, y destinadas a paliar una situación social afectada por la epidemia, para evitar que se agrave y provoque un mayor deterioro en la salud de la población y en la situación económica y social, indica.

Asistencia crediticia

bares

El artículo 2 de la propuesta del diputado Sartori instituye un Programa de Asistencia Crediticia para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, según la Legislación vigente, que se dedican como actividad económica principal a la actividad turística, hotelera y gastronómica hasta el 31 de marzo, de acuerdo con el Nomenclador de actividades vigente.
Deja en manos del Banco Central de la República Argentina, como órgano de aplicación, las condiciones para acceder a esos créditos de asistencia que tendrán –de aprobarse- una tasa máxima del doce por ciento anual con un periodo de gracia de al menos doce meses desde el otorgamiento del crédito.
Esos créditos se podrán utilizar solamente para el sostenimiento de la actividad turística, hotelera o gastronómica mientras duren las medidas de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y luego del mismo, durante un plazo máximo de 18 meses.

Suspensión de ejecuciones

alojamiento

El proyecto de ley también contempla, para todo el país, la suspensión hasta fin de año de las ejecuciones correspondientes por créditos hipotecarios o prendarios, judiciales o extrajudiciales, en las que el derecho real de garantía recaiga sobre bienes destinados a la actividad turística, hotelera o gastronómica, con la idea de que la medida alcance a los lanzamientos ordenados que no se hubieran realizado a la fecha de entrada en vigencia de esta eventual ley.
El texto del proyecto agrega que “las suspensiones establecidas en el presente artículo de la suspensión de ejecuciones importan, por el plazo allí previsto, la prórroga automática de todas las inscripciones registrales de las garantías, y no impedirán la traba y mantenimiento de las medidas cautelares en garantía del crédito. Asimismo, importan, por igual período, la suspensión del plazo de caducidad registral de las inscripciones y anotaciones registrales de las prendas, y de las medidas cautelares que se traben o se hayan trabado en el marco de los procesos de ejecuciones hipotecarias y/o prendarias.
La propuesta indica que hasta el 30 de diciembre del año en curso, quedan suspendidos los plazos de prescripción y de caducidad de instancia en los procesos de ejecución de créditos hipotecarios y prendarios comprendidos dentro de esta ley.

Moratoria especial

camping

En otro artículo la normativa propone que se la Afip agilice los trámites para que el acceso a los beneficios de la Moratoria en vigencia para Pyme, monotributistas y autónomos, adoptando todas las medidas necesarias para que el acceso a los beneficios se haga efectivo con celeridad.
En ese sentido propone modificaciones. Plazo de inscripción: durante todo el tiempo que dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Plazo de pago: hasta 120 cuotas para obligaciones tributarias, contribuciones patronales y retenciones, percepciones y anticipos. Condonación total de los intereses y multas. Tasa: 1.5 por ciento mensual fija por el tiempo en que dure la financiación de la moratoria. Alcance: Se puede incluir deuda vencida hasta la finalización de la cuarentena obligatoria y planes de pago vigentes hasta el 30 de abril de 2020 o caducos. Beneficio inmediato: levantamiento de embargos y suspensión de la acción penal. Será requisito de adhesión a la presente Moratoria, el mantenimiento de al menos el 80 por ciento de la nómina salarial declarada al 31 de marzo del corriente año.

Ingreso familiar de emergencia

cruz santa ana

La Ley, de aprobarse, instituye el ingreso familiar de emergencia para los tres sectores, de todo el país, como una prestación monetaria no contributiva de carácter excepcional destinada a compensar la pérdida o grave disminución de ingresos de personas afectadas por la situación de emergencia sanitaria declarada por el Decreto 260/20, y demás normas modificatorias y complementarias.
En consecuencia, este Ingreso Familiar de Emergencia alcanzaría a quienes trabajen formalmente en el sector Turístico, Gastronómico y Hotelero ya sea como empleados en relación de dependencia o monotributistas inscriptos en las categorías “A” a “D”, inclusive al 31 de marzo de este año, siempre que sean argentinos nativos o naturalizados y residente con una residencia legal en el país no inferior a dos años y tengan entre 18 y 65 años de edad.
Este ingreso sería de 10 mil pesos y lo podría cobrar sólo un integrante del grupo familiar. Se abonaría medio del Anses en los mismos términos que el IFE otorgado por Decreto 310/2020 mientras dure el “aislamiento social, preventivo y obligatorio.
El beneficio será ajustado en cuanto a su monto en la misma proporción que el Gobierno nacional incrementa el IFE que fue otorgado por el Decreto Presidencial antes mencionado.

Fundamentos del Proyecto de Ley

san ignacio

En los fundamentos del Proyecto, el diputado Sartori expone:
Que, con fecha 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del nuevo coronavirus como una pandemia, luego de que el número de personas infectadas por Covid19 a nivel global llegara a 118.554 y el número de muertes a 4.281, afectando hasta ese momento a 110 países, para luego seguir extendiéndose a los diferentes continentes llegando a la mayoría de los países del mundo.
Que, por el Decreto 260 del 12 de marzo de 2020 se amplió en nuestro país la emergencia pública en materia sanitaria establecida por la Ley 27.541, por el plazo de un año, en virtud de la pandemia declarada.
Que, en virtud de la situación epidemiológica y con el fin de proteger la salud pública, obligación indelegable del Estado, se estableció por el Decreto de Necesidad y Urgencia 297/20, para todas las personas que habitan en el país o se encuentren en él, la obligación de permanecer en “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, desde el día 20 de marzo hasta el día 31 de marzo del año en curso inclusive, el cual fue prorrogado hasta la fecha por los DNU 325/20 y 355/20, siendo extendido el mencionado aislamiento por este último hasta el 26 de abril de 2020 inclusive, por el momento, ya que en palabras del Presidente de la República nos encontramos en un escenario dinámico.
Que, como es de público conocimiento, salvo las actividades económicas consideradas esenciales y por lo tanto excluidas de los términos generales de la Cuarentena decretada por el PEN, se estableció la prohibición de desplazarse por rutas, vías y espacios públicos nacionales como así también el cierre de la fronteras internacionales, con el fin de prevenir la circulación y el contagio del Covid19 y, esta situación, en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto, ya ha generado un merma significativa en la situación económica general y también en las economías familiares. Por lo expuesto, es fundamental extremar esfuerzos para enfrentar no solo la emergencia sanitaria, sino también la problemática económica y social. En efecto, el Estado debe hacerse presente para que los habitantes de nuestro país puedan desarrollar sus vidas sin que sus vidas y patrimonios se vean seriamente amenazados por una situación adversa de características globales.
Que, la emergencia antes aludida, con sus consecuencias económicas, torna difícil el cumplimiento, para un gran número de trabajadores, comerciantes, profesionales, agencias de viaje y pequeños y medianos empresarios, de todas sus obligaciones contractuales y de otros tipos contraídas con anterioridad a la pandemia, en forma íntegra y para disponer al mismo tiempo de lo necesario para el sustento diario de sus familias, siendo el sector turístico, uno de los más afectados ya que registra un estado de parálisis total. De acuerdo a datos publicados por Cámara Argentina de la Mediana Empresa, el sector antes mencionado habrá registrado solo, Semana Santa del año 2020, pérdidas millonarias cercanas a 15.000 millones de pesos por mencionar solo un ejemplo reciente, debido a la falta de turistas locales y extranjeros que habitualmente se mueven dentro del país.
Que, la Federación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos (FEHGRA), por medio de su titular, Graciela Fresno explicó en medios periodísticos que “la mayoría de los establecimientos hoteleros y gastronómicos dependen en gran parte del turismo interno y de los 7.000.000 de turistas internacionales, que no se recuperarán en mucho tiempo, por lo que la mejora de la actividad de nuestro sector, a diferencia de otros, no se verá durante este año”. Fresno también resaltó que los aproximadamente 50.000 establecimientos hoteleros y gastronómicos de todo el país, donde trabajan algo más de 500.000 personas, perderán unos 28.500 millones de dólares este año a raíz de un 45% en la caída de su facturación por la pandemia del coronavirus, remarcó que “el sector ligado a la actividad turística enfrenta una crisis terminal” y dijo que por ese motivo necesitan “la ayuda del Gobierno nacional para evitar el cierre de miles de establecimientos” (Fuente Télam).
Que, acorde con las estimaciones globales, en el sector se estima que las agencias de viaje que sobrevivan a la pandemia, van a tardar al menos hasta fines de 2021 en superar este golpe, porque ya se descarta una mala temporada para 2021, cuando deberán afrontar nuevas pérdidas, sin recursos acumulados. En este sentido, la experta en Comercio Internacional de la consultora Abeceb, Eva Bamio, señala que las exportaciones turísticas serán las últimas en recuperarse, en una secuencia que -claramente- será precedida por los alimentos y de las exportaciones industriales.
Se calcula que un millón de personas está involucrada directa o indirectamente al sector turístico, hotelero y gastronómico en la Argentina y que si bien la mismas se benefician con medidas correctamente adoptadas por el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales para paliar la crisis económica imperante, su caracterización dentro de actividades críticas queda escueta ya que no solo son víctimas de como se dijo anteriormente de un disminución a cero de su posibilidad de trabajar, sino porque además su recuperación luego de superada la pandemia, Dios mediante, será lenta y probablemente uno de los últimos sectores en recuperarse económicamente.
Que, a modo de ejemplo es dable resaltar la dramática situación económica, que vive Puerto Iguazú en mi provincia de Misiones donde se encuentra como es de público conocimiento una de las siete maravillas naturales del mundo, podría extenderse por al menos un año, según indican los empresarios, ya que el turismo es una actividad muy diferente a los demás rubros. Es que depende de que las demás actividades económicas estén a pleno, el movimiento de extranjeros y la apertura de fronteras. Desde la Asociación Hotelera Gastronómica y Afines de Iguazú (Aghai) indicaron que el gobierno nacional debería planificar un paquete de medidas económicas especiales para el sector, sobre todo teniendo en cuenta la particularidad del rubro y la liquidez del negocio, explicó Santiago Lucenti, presidente de la Ahgai en un medio periodístico local los primeros días del mes de abril del corriente año. Luego, afirmó: “Producto de esta crisis nos llevará un año recuperarnos. Hasta que la gente no vuelva a la normalidad, nosotros tampoco podremos hacerlo”. Según los datos proporcionados por la entidad, 11.500 personas trabajan en turismo en Iguazú, al menos un 40% es autónomo y los demás dependen de las empresas que se encuentran pasando por un momento terrible. Los ejemplos sin innumerables y siguen, solo en Mendoza, uno de los tantos puntos turísticos que suele concentrar visitantes en días el fin de semana largo de Semana Santa, las pérdidas diarias superaron los $125 millones, según el ente de turismo provincial. Además de los u$s 1,9 millones diarios que la provincia podría haber percibido por los turistas extranjeros. También en Bariloche, el impacto es fortísimo, dado que el 50% de su PBI proviene de los ingresos por Turismo. Vuelvo a destacar, que no solo debemos ver las pérdidas que se generaran durante la pandemia, problema en el que están sumidas la mayoría de las empresas del país, sino que además es fácil inferir que la recuperación luego de la crisis sanitaria que vive el mundo para el sector turístico, hotelero y gastronómico será muy dura y extensa por lo que entiendo que es urgente la implementación de medidas como las que se proponen en el presente proyecto de Ley.
Que, en este sentido es dable destacar que el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales establece en su artículo 11, párrafo primero, que: “Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia. Los Estados Partes tomarán medidas apropiadas para asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la importancia esencial de la cooperación internacional fundada en el libre consentimiento”. Es por ello que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha reconocido la constitucionalidad de las leyes que suspenden temporaria y razonablemente los efectos de los contratos como los de las sentencias firmes, siempre que no se altere la sustancia de unos y otras (CSJN Fallos 243:467), con el fin de proteger el interés público en presencia de desastres o graves perturbaciones de carácter físico, económico o de otra índole (CSJN Fallos 238:76). En estos casos, el gobierno está facultado para sancionar las leyes que considere conveniente, con el límite que tal legislación sea razonable, y no desconozca las garantías o las restricciones que impone la Constitución. No debe darse a las limitaciones constitucionales una extensión que trabe el ejercicio eficaz de los poderes del Estado (CSJN Fallos 171:79) toda vez que acontecimientos extraordinarios justifican remedios extraordinarios (CSJN Fallos 238:76).
Que las medidas adoptadas por el presente proyecto de ley son razonables, proporcionadas con relación a la amenaza existente, y destinadas a paliar una situación social afectada por la epidemia, para evitar que se agrave y provoque un mayor deterioro en la salud de la población y en la situación económica y social.
El proyecto de Sartori leva las firmas, también, del presidente del bloque, Ricardo Wellbach y de la diputada Flavia Morales.

Imágenes: fotografías de actividades turísticas de Misiones, sin actividad.

RP – Misiones Plural.