Gerardo Vallejos, presidente de la Fedecoop y Piporé, dijo que el precio que se paga por hoja verde, canchada y salida de molienda se debe a que la “demanda supera a la oferta”.

Jueves 30 de abril de 2020 (AFS – Misiones Plural). El presidente de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Misiones Limitada (Fedecoop), Gerardo Vallejos, fue uno de los tantos dirigentes que apoyó el nombramiento de Juan José Szychowski como presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym). “Nos parece una persona idónea para ejercer el cargo. Estoy convencido que será una persona que le servirá al sector yerbatero”, dijo para recordar que ese nombramiento despierta mucha y buenas expectativas en el sector cooperativista.
En una entrevista con Misiones Plural, Vallejos también evaluó la situación del cooperativismo yerbatero ante la pandemia del Covid 19, donde está “convencido que el sector no tendrá una gran baja en la producción”.
También se refirió a las exportaciones, donde la Cooperativa de Productores Yerbateros de Santo Pipó, que produce y elabora yerba mate Piporé es líder en el mercado chileno. Gracias a este mercado, Piporé es la única yerba que llega a los supermercados de las Islas Malvinas.
En otro orden se refirió a los valores que se están pagando por la hoja verde, canchada y salida de molino.

-¿Cómo analiza la situación del sector yerbatero desde el punto de vista de las cooperativas? Productores consultados asegurar que la cuarentena producirá un 30 por ciento de baja en la zafra (cosecha) de invierno. ¿Coincide?
-No puedo precisar si la baja será de tal magnitud. En lo que respecta a la empresa que me toca presidir (Cooperativa de Productores de Yerba Mate de la localidad de Santo Pipó, para la marca Piporé) estamos trabajando muy bien. La recepción de hoja verde para el secadero es muy buena, con una pequeña baja que seguramente se corregirá en los próximos meses y que se produjo debido al rediseño que tuvimos que hacer producto a la cuarentena. Según nuestro proyecto, tendremos un muy buen volumen de hoja verde como en canchada.

-¿Qué opinión le merece que se pague por la hoja verde entre 20 y un 25 por ciento más del precio oficial estipulado en 20 pesos por kilogramo?
-En este tema vamos a tener un problema que espero pueda solucionarse en el corto plazo. Cuando la demanda supera a las ofertas no hay nada que lo pueda equilibrar. Es lógico y evidente que cuando sucede esto el precio aumente. El Instituto Nacional de la yerba Mate (Inym) sirve como una herramienta de precio sostén cuando la oferta de materia prima superaba a la demanda. En este caso el organismo oficial lo que hizo es fijar un piso y el techo lo pone el mercado. En esa situación, por supuesto que el producto terminado, el que va a la góndola debe tener el ajuste correspondiente y el gobierno nacional tiene que entender que no podemos mantener una actividad cuando suben el piso, pero se baja el techo. Eso será primordial porque hoy por un kilogramo de yerba canchada fresca el mercado está pagando 90 pesos. A este importe se le debe agregar el costo financiero del estacionamiento de la yerba.

-Si se está pagando 90 pesos por el kilogramo de yerba mate canchada, ¿cuánto debe costar a salida de molino?
-A salida de molino debería costar entre 150 y 2160 pesos el kilogramo.

-¿En la góndola, a cuánto debería venderse al consumidor el kilogramo de yerba mate?
-Aquí no me quiero entrometer, porque todos saben que represento a una marca de yerba. Y, por otro lado, el precio en góndola lo fija no solamente el mercado sino también los costos de la empresa que están dados por la mayor o menor eficiencia en planta.

-Además, en góndola las empresas yerbateras, como otras deben pagar al híper o supermercado la punta de góndola, entre otros y por consiguiente eso influye en el costo final…
-Es cierto. Hay toda una política que incluye en el precio final del producto.

Exportaciones: Asia, Europa, Chile, Malvinas

-La cooperativa que usted preside es exportadora; de hecho, ganó mercados en Siria, Alemania, Turquía, Australia, Canadá, Estados Unidos y Chile, entre otros países. Ante la pandemia por el Covid 19, ¿Cómo se encuentran esos mercados?
-Estamos exportando muy bien. No tenemos problemas ni con los despachos, ni con los volúmenes. Es más, en lo que va del mes de abril hemos tenido un aumento interesante en los volúmenes exportables despachados.

-Ante la situación de los mercados de Europa y Medio Oriente, ¿también ganaron el mercado patagónico chileno?
-Veníamos haciéndolo desde hace varios años. Es cierto que es un mercado que va en aumento para la actividad yerbatera en general. Es un mercado que tenemos cerca. En el caso específico de nuestra cooperativa tenemos proyectado para el 2020 exportar a Chile en volumen el doble de lo que exportamos en 2019.”

-Concretamente. ¿A cuánto asciende esa proyección?
-En 2019 mandamos un camión por mes. Y, este año la exportación superan dos camiones mensuales. Cada equipo transporta 25 toneladas.

-En 2012 visité Malvinas y me sorprendió ver en las góndolas de los supermercados la yerba mate de la Cooperativa, la Piporé. ¿Cómo llegaron a ese mercado?
-Piporé es la única marca de yerba mate que está en las Islas Malvinas. Allí residen tanto en forma temporal como permanente muchos chilenos. Nosotros llegamos con nuestro producto a través de las exportaciones que hacemos a Chile. Al tener un liderazgo muy marcado en toda la Patagonia, desde Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires) a Ushuaia, (provincia de Tierra del Fuego) cruzamos hacia la Patagonia chilena por la ciudad trasandina de Punta Arenas y quienes consumen nuestra yerba en esa zona del país vecino son los que llevan el producto a las Islas Malvinas.

-¿Qué venta tienen en las Islas Malvinas?
-No podemos determinar con certeza porque como le dije son ventas que salen de Chile. No tenemos las estadísticas. Nosotros tenemos los volúmenes exportables a Chile como destino final. Sabemos que es importante e interesante si lo manejamos en la escala propia del lugar a donde va. Lo más importante, más allá de los volúmenes es estar presente en ese pedazo de suelo tan caro a los sentimientos de los argentinos.