La disminución estimada en los ingresos totales de los aeropuertos a escala global sería de alrededor de 39,2 mil millones de dólares solamente en el segundo trimestre del corriente año y más de 97 mil millones de dólares para todo 2020.

Martes 5 de mayo de 2020 (Télam). El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI World), la entidad que agrupa a los aeropuertos de todo el mundo, proyectó hoy que este año se reducirá en 4.600 millones la cantidad de pasajeros que circularán por las principales terminales aéreas del planeta respecto a 2019.
En tanto, la disminución estimada en los ingresos totales de los aeropuertos a escala global sería de alrededor de 39,2 mil millones de dólares solamente en el segundo trimestre del corriente año y más de 97 mil millones de dólares para todo 2020.
Las previsiones de impactos y efectos prolongados, y más generalizados, de la pandemia de COVID-19 han dado lugar a un empeoramiento de las predicciones de pérdidas de tráfico e ingresos para los aeropuertos de todas las regiones.
Desde la ACI señalaron que “esta perspectiva ofrece otra clara ilustración de la necesidad de asistencia gubernamental para los aeropuertos a fin de preservar las operaciones esenciales y proteger los empleos y los medios de vida de los millones de personas que trabajan en los aeropuertos de todo el mundo”.
La semana pasada, ACI World y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) se unieron para pedir un alivio fiscal urgente y asistencia financiera directa en beneficio de todo el ecosistema de aviación.
“El impacto de la pandemia de COVID-19 en los aeropuertos, el ecosistema de la aviación más amplio y la economía global continúa empeorando y representa una amenaza existencial para la industria a menos que los gobiernos puedan proporcionar ayuda y ayuda apropiadas”, dijo la directora general mundial de ACI, Angela Gittens.
“A medida que el tráfico y los ingresos se han derrumbado, la industria aeroportuaria ha tomado todas las medidas posibles para preservar la estabilidad, pero el desafío sigue siendo que una parte significativa de los costos del aeropuerto siga siendo fija”, agregó.
Gittens puntualizó que “los trabajos deben protegerse y los aeropuertos deben recibir apoyo financiero para que las personas puedan regresar rápidamente al trabajo mientras que las operaciones se pueden ampliar para satisfacer la demanda a medida que la industria se reinicia”.