Ante la grave presencia de la pandemia del Covid-19, los herederos ideológicos y políticos de aquel antiperonismo fanático que celebraba la enfermedad de Evita Perón con las pintadas “viva el cáncer”, hoy ¿propician un mensaje similar: “viva el virus”?, se pregunta y reflexiona al respecto el autor de esta opinión.

Por Norberto Alayón (*)

Jueves 4 de junio de 2020. Cuando Eva Perón estaba gravemente enferma, surgieron en Buenos Aires mensajes y pintadas que decían “Viva el cáncer”, lo cual demostraba un malsano deseo y regocijo a la vez, ante el padecimiento de Evita.
Deseando la muerte, estos mensajeros de lo inhumano creían que se podría interrumpir el proyecto nacional y popular del peronismo de entonces. Varios de ellos participaron de acciones terroristas bajo la figura de lo que fue reconocido como los “comandos civiles”, quienes llevaban a cabo atentados diversos y colocación de bombas.
Fue el preludio de los asesinatos perpetrados por los aviones militares, en junio de 1955, con los bombardeos y ametrallamientos a civiles indefensos (hombres, mujeres y niños) en la Plaza de Mayo, provocando cientos de muertos y heridos.
Hoy, ante la grave presencia de la pandemia del Covid-19, los herederos ideológicos y políticos de aquel antiperonismo fanático ¿acaso propician un mensaje similar: “viva el virus”?
Los Sebreli, los Lopérfido, los Brandoni, los Sabsay, los Andahazi, los Kovadloff, los Palermo, los Tonelli, las Pitta, las De Riz, las Mandelbaum, forman parte y lideran una cruzada anticuarentena, con ribetes oscurantistas propios del Medioevo, ajenos a la racionalidad que debe ser patrimonio ineludible de investigadores e intelectuales.
Convocan a la “desobediencia civil” contra el Gobierno democrático; imputan al prestigioso infectólogo Pedro Cahn de un accionar “terrorista”; acusan al Gobierno de promover una “infectadura”, en un malicioso juego de palabras entre infección y dictadura. ¡Justo ellos, miembros y adherentes del proceso más devastador, con marcado autoritarismo incluido, que debió soportar la Argentina con el gobierno macrista!
Los personeros de la derecha desestabilizadora y sus aliados, con asombrosa y delirante insania, evidencian que están infectados. No por el coronavirus, si no por algo muchísimo más grave: están infectados de odio.

* Trabajador Social, profesor consulto de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).

Imagen: fotografía temática de los anticuarentena tomada de Internet.